Compartir

Al cumplirse 97 años del asesinato de Rosa Luxemburgo (en Berlín, Alemania, a manos de la policía del gobierno socialdemócrata), rendimos nuestro homenaje a la gran revolucionaria. Por ello, reproducimos este artículo publicado originariamente en Socialist Voice Nº 10 (marzo de 2013).

Rosa Luxemburgo fue una teórica y revolucionaria marxista nacida en Polonia pero naturalizada alemana. Fue activista, militante y dirigente en Polonia y Alemania, y autora de numerosos trabajos clásicos.

Rosa Luxemburgo y la Revolución Rusa

“… No es cuestión de tal o cual cuestión táctica secundaria, sino de la capacidad de acción del proletariado, de su fortaleza para actuar, la voluntad de poder de los socialistas. En esto, Lenin y Trotsky y sus amigos fueron los primeros, aquellos que fueron adelante como un ejemplo para el proletariado del mundo; ellos son aún los únicos hasta ahora que pueden gritar con Hutten: ‘¡Me he atrevido!’(*)

Esto es lo esencial y permanente en la política bolchevique. En este sentido, este el servicio inmortal e histórico de haber marchado a la cabeza del proletariado internacional con la conquista del poder y la ubicación concreta del problema de la realización del socialismo, y de haber avanzado poderosamente sobre la distancia entre capital y trabajo en el mundo entero. En Rusia el problema puede haberse planteado. Pero no será resuelto sólo en Rusia. Y en este sentido, el futuro de todos los países pertenece al ‘bolchevismo’.”

Lenin sobre Rosa Luxemburgo

“Las águilas pueden a veces volar más bajo que las gallinas. Pero las gallinas nunca pueden elevarse a la altura de las águilas. Rosa Luxemburgo estuvo equivocada sobre la cuestión de la independencia de Polonia; estuvo equivocada en 1903 en su aproximación con el menchevismo y sobre la teoría de la acumulación del capital; estuvo equivocada en julio de 1914 cuando, junto con Plekhanov, Vandervelde, Kautsky y otros, defendió la unidad entre bolcheviques y mencheviques; estuvo equivocada en lo que escribió en la prisión en 1918 [NdE sobre la disolución de la Asamblea Constituyente en Rusia] (corrigió su error al final de ese año e inicios del siguiente después de ser liberada). Pero, a pesar de sus errores, ella fue (y lo seguirá siendo para nosotros) un águila. Y los comunistas de todo el mundo no solo valoramos su memoria sino que su biografía y sus obras completas (…) servirán como un útil manual de entrenamiento de muchas generaciones de comunistas de todo el mundo.”

Trotksy sobre Rosa Luxemburgo

Lea también  Se lanza en Asunción el libro “La Guerra contra la Triple Alianza en debate”, de Ronald León Núñez

“La teoría de Rosa sobre la espontaneidad fue un arma saludable contra los osificados aparatos del reformismo. Pero el hecho de haber sido dirigida con frecuencia contra la propuesta de Lenin de construir una aparato revolucionario, reveló (para estar seguros, solo en embrión) sus rasgos reaccionarios. Con la propia Rosa, esto ocurrió solo episódicamente. Ella era demasiado realista en el sentido revolucionario para desarrollar los elementos de la teoría de la espontaneidad en una metafísica consumada. En la práctica, ella misma, como ya ha sido dicho, socavaba su teoría a cada paso. Después de la revolución [alemana] de noviembre de 1918, ella comenzó la labor ardiente de agrupar a la vanguardia proletaria. A pesar de su muy débil manuscrito sobre la Revolución Soviética, escrito en la prisión pero nunca publicado por ella, los trabajos siguientes de Rosa permiten la conclusión segura de que, día a día, ella se acercaba a la concepción leninista claramente delineada sobre la dirección consciente y la espontaneidad. (Han sido seguramente las circunstancias que la precavieron de publicar su manuscrito contra la política bolchevique y del que, más tarde, se abusarían vergonzosamente.)

(*) Ulrich von Hutten: estudioso, humanista y poeta alemán (1488-1523). Él impulsaba la ruptura de los lazos de Alemania con el papado. Comienza su libro Arouser of the German Nation (El despertar de la nación alemana) con el lema “Ich hab’s gewagt” [Me he atrevido].

Traducción: Marcelo Korman.