Compartir

El POUM se fundó en 1935 por la fusión de la ICE (ex-trotskistas) y el BOC (escisión catalana del PCE). Sus principales dirigentes fueron Joaquín Maurín y Andreu Nin, quien había sido secretario general de la CNT y colaborador de Trotsky en Moscú. A pesar del balance del partido que presentaremos a continuación, cabe destacar su denuncia de la represión estalinista y que buena parte de su militancia formó junto a sectores de base de la CNT los mejores batallones de la Revolución de 1936.

Juan P. 

A pesar de criticarlo, el POUM estampa su firma en el acuerdo de formación del Frente Popular (FP), una coalición de la izquierda obrera con la burguesía “progresista”. El partido justifica lanzar una coalición con una parte de la clase enemiga, con un programa que no cuestionaba el capitalismo y la explotación, como una “táctica electoral” para no quedar “aislados” de la fuerte corriente de simpatía que levantaba el FP. Sin embargo, para conseguir la unidad en la acción con las fuerzas obreras, o incluso para pedir el voto para el FP y conseguir la libertad de los presos políticos, no era necesario comprometerse asumiendo como propias las políticas del recién elegido gobierno burgués-republicano del FP.

El momento decisivo

En julio de 1936, los generales dan el golpe y como respuesta las masas obreras desencadenan la Revolución Social. Las instituciones republicanas, totalmente inactivas para confrontar a los fascistas, quedan barridas y los partidos y sindicatos obreros dominan la zona antifascista. Los patrones huyen y la clase obrera empieza a gestionar las empresas, la policía y el ejército se disuelven y las milicias obreras se arman.

Lea también  El día que el Trotskismo chileno salió de la clandestinidad

El gobierno del FP, con el acuerdo de burgueses republicanos y estalinistas, combate a la Revolución. Buscan acabar con las milicias y el control obrero, restituyendo la propiedad burguesa y a la policía y al ejército. Los dirigentes de la CNT, como Federica Montseny y García Oliver, abjuran de su ideología anarquista y se suman como ministros al gobierno. Buenaventura Durruti, defiende y extiende la Revolución Social con su columna miliciana. Dos semanas después de amenazar al gobierno del FP en un discurso radiado, muere en el frente en extrañas circunstancias.

En julio de 1936, el POUM cuenta con unos 8.000 militantes. A finales de ese año, llegaría ya a 40.000. A pesar de ser una fuerza minoritaria, era una fuerza real, capaz de haber liderado la Revolución a condición de haber tenido una política arrojada. Sin embargo, preso de su endémico centrismo, el POUM saluda de palabra a la Revolución mientras en la acción forma parte del FP, llegando Andreu Nin a ser Conseller de Justicia de la Generalitat.

Mayo de 1937

En las jornadas de mayo de 1937 se vive el enfrentamiento final entre revolución y contrarrevolución en la zona antifascista. El gobierno del FP intenta arrebatar el control de las comunicaciones a las fuerzas obreras, ocupando el edificio de la Telefónica en Barcelona. La clase trabajadora vuelve a llenar la ciudad de barricadas, y la militancia de la CNT y el POUM domina la situación. La agrupación de “Los amigos de Durruti” saluda a los hermanos del POUM con los que comparten de nuevo batalla, y el pequeño grupo trotskista presente llama a conformar un nuevo gobierno revolucionario.

Tristemente, la dirección del POUM, siguiendo a la de la CNT, llama a desmontar las barricadas y a volver a confiar en el FP. El POUM no se atreve a romper con el FP, sino que intenta convencer lastimosamente al gobierno de que entre en la senda de la revolución, mientras ellos desmovilizan a su propia base en mitad de la batalla. Presos de la desorientación y la falta de una alternativa de poder, las barricadas van disolviéndose y el FP retoma el control.

Lea también  Solidaridad con Daniel Ruiz desde el municipio de Leganés, en el Estado español

Una vez que el impulso revolucionario había sido ahogado con la colaboración del POUM, los estalinistas del FP aplastan a la Revolución y al propio POUM, que es ilegalizado bajo la absurda acusación de “fascista”. Andreu Nin es secuestrado y torturado hasta la muerte, y miles de anarquistas, poumistas y trotskistas son ejecutados o encarcelados. Es el trágico fin del centrismo del POUM.