Compartir

Las personas trans y travestis tienen un promedio de vida de 35 años en Latinoamérica y el Caribe. Las causas de muerte están principalmente asociadas a crímenes de odio y problemas de salud derivados de la marginalidad en la que son obligadas a vivir.

Por PSTU-Argentina

Estas muertes son evitables, ya que son producto de la relación que existe entre la exclusión, la discriminación y la expectativa de vida de travestis, transgénero y transexuales.  

Desde temprano edad son discriminadas y excluídas, primero por sus familias y luego por las instituciones: la escuela, los hospitales, etc. Se les niega el acceso a la educación, ya que deben soportar el acoso, el maltrato y la discriminación, conduciendo al fracaso escolar y a la deserción. Las instituciones escolares todavía no están preparadas para afrontar el desafío de educar en la diversidad, y en este sentido la aplicación y ampliación de la ESI es fundamental. Por otro lado son arrojadas a un circuito de medicina privada de muy baja calidad, e incluso en muchos casos, clandestina, para poder acceder a las terapias hormonales o a las intervenciones quirúrgicas necesarias.

 Por otro lado, y como corolario de todo esto, tienen restringido  el acceso al trabajo  formal.  Son excluidas del sistema laboral formal, y son empujadas a la prostitución como casi exclusiva forma de subsistencia.

La explotación sexual no es trabajo

La prostitución es la máxima expresión de la misoginia, el machismo y la violencia contra las mujeres, travestis y trans, al servicio del capitalismo.

Es el Estado quien “ahorra” miles de millones en salud, educación y  trabajo y permite que  empresarios mafiosos aumenten sus ganancias a costa de la vida de les trabajadores.

Por todo esto es que exigimos trabajo genuino para mujeres, travestis y trans y cupo laboral para travestis y trans. Los sindicatos, la CGT y las CTA deben asumir esta pelea. Organización para erradicar la prostitución y no para garantizarle el negocio a les fioles. Resistencia y organización en las escuelas contra los embates de los grupos pro vida que vienen por la Educación Sexual Integral. Organización de les jóvenes dentro y fuera de las instituciones para seguir luchando por conquistar derechos.