Compartir

La movilización, a pesar del frío y la lluvia, llegó a más de un millón y medio de personas. El Congreso le dio la espalda, algo habitual en este sistema que gobierna para ricos. Pero la lucha no se detuvo.

Por PSTU-Argentina

Queremos debatir con la dirección de este proceso, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, sobre cómo debíamos luchar y qué tareas quedan pordelante.

El proceso de movilización por el aborto legal es masivo. Pero lamentablemente quienes se pusieron al frente no empujaron más allá del Congreso y eso dio “aire” para el voto en contra. Las expectativas en los acuerdos parlamentarios pusieron un freno objetivo a la lucha. Las dirigentes del colectivo Ni Una Menos, junto a organizaciones de mujeres y políticas cuyo norte son las elecciones 2019, no estuvieron a la altura de las circunstancias.

La conquista del aborto debía arrancarse y eso significaba radicalizar la lucha, profundizando el camino de las tomas de escuelas secundarias, planteando la necesidad del Paro General para lograrlo, organizando una movilización el 8A que tomara como ejemplo las jornadas de diciembre. Mostrando a esa juventud movilizada que luchar no es “esperar afuera para ver qué pasa” sino también enfrentar con lucha a las fuerzas de seguridad si hiciera falta.

Es una gran conquista que en todos lados se hable del aborto, que se cuestione los privilegios de la Iglesia y que se plantee el derecho a disfrutar de la sexualidad sin tener que ser madres, pero igualmente tenemos que saber que aún no ganamos. La vida de Liz se perdió igual, y si esperamos un año como dice la dirección feminista, las pobres seguirán muriendo sin el aborto legal.

Lea también  Así fue el Cordobazo

Si la lucha se radicaliza, si las CGT y CTA no nos dejaran solas como hasta ahora y llamaran a un Paro General y un Plan de Lucha, si sumáramos la legalización del aborto a todos los que tienen las y los trabajadores, si luchamos en las calles para echar a Macri y el plan de ajuste del FMI, si hacemos eso estaremos más cerca de imponer la legalización.

Lamentablemente el FIT y el resto de la izquierda no se han diferenciado planteando esta política, y generaron también expectativas en el antidemocrático Congreso. Los diputados de izquierda,que tanto nos cuesta conseguir, deben estar para multiplicar con su voz por millones la necesidad de salir ya a las calles a enfrentar al gobierno de Macri y no para sumar bancas en el 2019 como hacen el resto de los partidos.

Desde el PSTU queremos hacer este debate con quienes se movilizaron, con los que aún tienen dudas, con quienes siguen con fuerzas de lucha y con quienes se sienten derrotados. Para salir a luchar, para empujar asambleas en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los barrios.

Para ganar el aborto legal, seguro y gratuito, no tenemos que esperar nada, tenemos que seguir en la lucha, es el único camino que tenemos las trabajadoras para conquistar nuestros derechos.