Compartir

Todas las mujeres sufrimos un permanente acoso sexual, en la calle, en los trabajos y en los centros de estudio. Este acoso se ha asumido de manera naturalizada por una sociedad que es profundamente machista. Pero en los últimos años, las denuncias de las mujeres han empezado a tomar fuerza, evidenciando que el acoso sexual es una expresión más de la violencia machista, que genera miedo, culpa e inseguridad, e impotencia a quien lo sufre.

Por Rebecca Chaves

En los primeros meses del 2019, se han hecho denuncias públicas y legales a figuras como el exmandatario Oscar Arias, por casos de abuso, también diecisiete mujeres denunciaron al escritor Warren Ulloa por agresiones sexuales, y la última denuncia que ha tomado fuerza ha sido contra el Catedrático Minor Salas, profesor de la Facultad de Derecho de la UCR, que fue sancionado en el 2015, con ocho días de suspensión.

Las mujeres en todas partes del mundo han empezado a levantar la voz. En Costa Rica, ante el último hecho, varios colectivos y representantes de las federaciones estudiantiles de las Universidades Públicas (UCR- UNA y el TEC, emitieron una declaratoria de “estado de emergencia” ante los casos de hostigamiento sexual que se sufren en las aulas. En el Semanario Universidad estos colectivos “resaltaron que la problemática de acoso sexual responde a las relaciones de poder que poseen los acosadores como autoridades, profesores, catedráticos, se denuncia que estos casos de acoso no se limitan únicamente a las estudiantes, sino a profesoras y al personal administrativo”.

El acoso sexual es un mecanismo de opresión terriblemente perverso, pero las denuncias que han salido a la luz en el último periodo, han demostrado que la mejor forma de combatir esto, es a través de la unidad de los distintos sectores para luchar, haciendo públicas las denuncias y apoyándose en las organizaciones políticas, estudiantiles y sindicales. Requerimos de la más amplia unidad, para que la lucha contra el acoso sexual siga extendiéndose a todos los centros de estudio y de trabajo.