Compartir

El debate por la legalización del aborto en Argentina no ha terminado a pesar del rechazo del proyecto de Ley en 2018. Las mujeres seguimos luchando ya que cada minuto cuenta cuando hablamos de nuestras vidas y nuestros tiempos no son los tiempos de ninguno de los partidos que juegan en estas elecciones.

Por PSTU-Argentina

Ahora, la Campaña Nacional por el Aborto legal, seguro y gratuito ha anunciado la publicación del nuevo proyecto 2019 y exige a los candidatos expedirse respecto de la legalización del aborto, pero tanto políticos “verdes” como “celestes” descartan de plano que este año vaya a tratarse ya que esto interferiría con la campaña electoral. En la misma clave electoral, la Campaña se juega a incidir en el armado de las listas electorales y así, intentar vía el parlamento, tener chances de aprobar el Proyecto en el 2020.

Un Código Penal contra nuestros derechos

Claramente, a los políticos patronales les importan más las elecciones que nuestra vida. Sin ir mas lejos, y aprovechando el envión del 2018, Macri ha enviado el lunes pasado al Congreso el nuevo proyecto de reforma de Código Penal, donde se incorporan nuevos delitos relacionados a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y personas gestantes.  Se le otorga al feto un status jurídico determinado y ajeno al cuerpo de la mujer o persona gestante, tratando de equipararlo a una persona ya nacida, por lo cual atentar contra la “persona por nacer” prevé penas de 1 a 4 años de prisión. De la mano de las Iglesias y los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad, el gobierno intenta seguir avanzando sobre nuestros derechos sexuales y reproductivos, pero también sobre nuestro derecho a protestar y sobre nuestros pibes, bajando la edad de imputabilidad.

Lea también  ¡Fútbol es cosa de mujer!

Imponerles la legalización con la lucha y la organización

Es un gran error apostar todas las fichas a la aprobación de un proyecto de ley atado a las perspectivas electorales. Tuvimos la oportunidad de reventar el Congreso el 8A cuando cientos de miles nos movilizamos durante horas bajo la lluvia, para luego retirarnos con ese sabor amargo de que “los votos no alcanzaban”.

Todos los sectores Kirchneristas y la Campaña, actuaron para convencer a las masas que “el año siguiente se tiene que aprobar” y que ya habíamos ganado cuando logramos la media sanción. Otra hubiera sido la historia si nos organizábamos como el 18D, cuando por horas los legisladores no pudieron salir debido a la movilización popular en el Congreso de la Nación.  Tenemos la fuerza necesaria para imponerles la legalización del aborto, pero esa fuerza no debe estar orientada a “votar mejor”, a ver si esta vez los votos alcanzan.

Necesitamos que las centrales sindicales llamen a la huelga general por nuestros derechos, y dejen de lado la tregua que han negociado con el gobierno de Macri. En todos los sindicatos, en las escuelas, en los barrios necesitamos organizarnos por abajo para imponerles que salgan a pelear por nosotras, hemos esperado demasiados años y muchas han muerto, no podemos permitirles que sigan negociando con nuestras vidas y nuestros derechos.