Compartir

Este año conmemoran 50 años de la revuelta de Stonewall cuando travestis, gays, negros y negras enfrentaron a la represión policial. Mediante barricadas, piedras, botellas y manifestaciones de afecto homosexual en público mostraron su rechazo a los acostumbrados golpes, manoseos y extorsiones. Este hecho marcó un hito en la historia de la lucha contra la opresión, el silencio y la humillación se convirtieron en fuerza, y la vergüenza se convirtió en orgullo, desde ahí cada año se conmemora el GAY PRIDE, día del orgullo o de la ciudadanía.

Por Comisión de la Mujer, PST-Colombia

Durante estas décadas en varios países como Colombia se ha avanzado en la conquista de algunos derechos formales como las leyes de no discriminación, el matrimonio, etc. Sin embargo, decenas de personas LGBT en particular las mujeres trans, mueren cada año a causa de los crímenes de odio, el prejuicio social continúa así como la segregación en muchos sentidos, políticos de derecha auspiciados por varias iglesias desarrollan una agenda antiderechos contra las mujeres y los LGBTs.

En contraste con esta situación, y la necesidad de luchar para defender los derechos ya obtenidos y conquistar los que faltan, las últimas marchas se han convertido en eventos despolitizados, y muchas veces en fiestas patrocinadas por empresarios de bares, almacenes y hasta prostíbulos; olvidando completamente el origen y el objetivo de las mismas, convirtiéndolas en eventos comerciales.

Nosotros creemos que hay que recuperar este día para la lucha, sea con estilo festivo o combativo, un día de organización independiente como preámbulo para una revuelta que asegure nuestros derechos. Esto no lo lograremos de la mano de quienes quieren explotar nuestro “mercado” o peor aún nuestros cuerpos. Esto solo será posible si nos unimos a los demás sectores explotados y oprimidos por una sociedad radicalmente distinta.