Compartir

Adentrarse en la realidad enfrentada por los migrantes y refugiados venezolanos. Esa fue la tónica del tercer día de la visita de la caravana de la CSP-Conlutas a Roraima.

Por: Bianca Pedrina y Rodrigo Correia, de la Caravana en Roraima, CSP-Conlutas

En la mañana del miércoles (13/6), los activistas de la Central que componen la misión de solidaridad fueron para la ciudad Mucajaí, distante 50 km de la capital Boa Vista. Allá nos encontramos con un grupo de alrededor de 40 venezolanos, que buscaban la regularización de su documentación en el Brasil.

En el contacto con los compañeros, los miembros de la caravana distribuyeron la cartilla producida por la CSP-Conlutas y conversaron sobre la realidad que viven aquellos trabajadores.

Mucajaí es una ciudad emblemática en la cuestión de la tragedia humanitaria que viven los venezolanos. En marzo, el municipio fue palco de una protesta xenofóbica, en que brasileños destruyeron alimentos y llegaron hasta prender fuego en las pertenencias de los trabajadores venidos del país vecino. La acción deplorable fue incentivada por políticos de derecha.

En el diálogo con los venezolanos, Atnágoras Lopes, que compone la caravana, dejó claro que aquellos actos no representaban la opinión del conjunto de los trabajadores brasileños. “La lucha de los trabajadores venezolanos es la misma de los trabajadores brasileños. Nuestro país vive una crisis también y actualmente está con 28 millones de desempleados. Tenemos la certeza de que eso no tiene nada que ver con la llegada de ustedes aquí para pedir socorro”, afirmó a los hermanos.

La visita a Mucajaí también fue acompañada por el Padre Carlos Dallospedale, de la Diócesis de Roraima y activista de las causas sociales. El líder religioso relató el trabajo hecho por la Iglesia en la región para combatir el preconcepto, lo que, en su opinión, es alimentado por los medios y por el gobierno. “La propia propaganda del gobierno incita a eso. Es dicho por ellos que el aumento de la violencia, la falta de empleo, es por causa de la llegada de los venezolanos. No obstante, esa siempre fue la realidad de la ciudad, [que] se hizo más difícil porque el Estado no supo acoger a los migrantes”, explicó.

Lea también  El polémico #EleNão de Roger Waters

El Padre Carlos citó el caso de una familia venezolana que vivía en la calle y fue víctima de un atentado. “Prendieron fuego [en las pertenencias] de una pareja con un hijo pequeño; sobrevivieron, pero el menor fue muy debilitado”, relató.

Este jueves, la delegación de la CSP-Conlutas va a la frontera del Brasil con Venezuela, en la ciudad de Pacaraima. El municipio, puerta de entrada de buena parte de los refugiados, queda a 14 km de la capital del Estado.

Alojamiento indígena y Ejército

Por la tarde, de vuelta en Boa Vista, los activistas de la CSP-Conlutas intentaron visitar un alojamiento que reúne a indígenas venezolanos de la tribu Warao. Con el auxilio del Ejército, el lugar es directamente administrado por el gobierno del Estado de Roraima.

Aunque fueron recibidos por la administración del espacio, no les fue permitida la distribución de las cartillas en el interior del abrigo, tampoco el registro de la situación de los Warao (para eso, según la administración, es preciso la autorización de la Asesoría de Comunicación del gobierno de Roraima).

Desde el lunes, la delegación intenta obtener acceso a los abrigos administrados por el Ejército. Un documento con el pedido fue protocolado al inicio de la caravana, el mismo lunes (11/6), pero hasta ahora, los militares no permitieron nuestra visita de carácter solidario y de clase.

La dramática situación de los venezolanos, que imploran por socorro y, encima de todo, un trabajo para providenciar el sustento, ha tocado a todos los miembros de la delegación de la Central.

“Lo que más me impresionó fueron los testimonios de los venezolanos. Ellos pasan necesidades, no hay trabajo. Es algo chocante. Yo no había tenido ese contacto con su realidad y este intercambio ha sido muy intenso. Somos todos un pueblo, somos todos seres humanos”, relata Auxiliadora Castro, del Movimiento Mujeres en Lucha de Manaus (AM), integrante de nuestra caravana.

Lea también  ¿Gobierno del cambio o gobierno de la represión?

Lea también:

Caravana 2° día: relatos del cotidiano y defensa de la organización de los refugiados y migrantes venezolanos.

Caravana de la CSP-Conlutas visita abrigo en Roraima y debate la realidad de los refugiados venezolanos.

Cartilla producida por la CSP-Conlutas trae derechos de refugiados y migrantes venezolanos en el Brasil.

Traducción: Natalia Estrada.