Compartir

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de separar a los hijos de sus padres (inmigrantes sin documentación) y ponerlos en jaulas en centros de detención chocó al mundo. Esa actitud fue tomada, según él, para “obedecer la ley”, pues los hijos no pueden ir con los padres que son enviados a prisión. Ese episodio es solo un dramático capítulo más de la cobardía imperialista contra los inmigrantes.

Por: Marcos Margarido

El gobierno de Estados Unidos y de los países de la Unión Europea planean el cierre de sus fronteras para nuevos inmigrantes. Trump también quiere expulsar a los que ya viven allá, pero no tienen visto de residencia.

El mundo vive su mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial. Esta alcanzó un récord en Europa en 2015, con la llegada al continente de más de un millón de personas venidas de países en guerra como Siria, Irak y Afganistán, o de países donde millones de personas mueren de hambre, como los del África subsahariana.

Desde 2014, cerca de 1,8 millones de refugiados entraron en los países de Europa. Atraviesan el mar Mediterráneo, cando vienen de África, en barcos superpoblados y sin seguridad, para desembarcar en Italia o en España. O por tierra, provenientes del Medio Oriente, a través de Grecia y Hungría. Aun cuando el número de migrantes haya bajado a 37.000 en el primer semestre de 2018, la Unión Europea vive una gran crisis política causada por este problema.

El nuevo gobierno de Italia prohibió el desembarque de un navío con 600 inmigrantes y los gobiernos de la República Checa y de Hungría cerraron sus fronteras. En este último país, se aprobó una ley que considera crimen la ayuda a inmigrantes por cualquier ciudadano u organización, como las ONGs.

Lea también  ¡Las trabajadoras migrantes y sus hijas, vamos a la huelga!

En Estados Unidos, cerca de cinco millones de extranjeros fueron a intentar la vida allá, entre 2010 y 2016. La mayoría de los inmigrantes viene de América Latina, a través de la frontera con México. Para impedir eso, Trump quiere construir un muro de 3.000 kilómetros entre los dos países.

Más represión

La decisión de Trump de separar a los hijos todavía fue usada como chantaje para forzar la aprobación de leyes aún más duras contra la entrada de nuevos inmigrantes. Trump quiere la aprobación del dinero para la construcción del muro entre Estados Unidos y México.

En Europa, se decidió que se construirán “centros de triaje”, o sea, campos de concentración, en países fuera de la Unión Europea, como Argelia, Egipto, Libia, Marruecos, Nigeria y Túnez, para mantener allá a los que fueren detenidos fuera de aguas europeas. Los países que acepten la propuesta recibirán dinero de la Unión Europea.

Traducción: Natalia Estrada.