Compartir

Lo que antes el departamento de migración  supuestamente hacía solamente contra criminales de guerra nazis y  personas que habían violado los derechos humanos, hoy se aplica a  inmigrantes, sin tener ni una sola de esas características señaladas, es decir, revocar la ciudadanía ya obtenida años atrás, enjuiciar o deportar. Todo esto ha comenzado a ser parte de la represión desatada contra comunidades inmigrantes y a pesar de no conocer estadística de cuántas personas han sido afectadas, este es ya un elemento represivo más que se agrega en los métodos abusivos de la administración Trump .

Por:  José López – Corriente Obrera – Los Ángeles – California (E.E.U.U.)

En efecto, un equipo de Servicios de Ciudadanía e Inmigración en Los Ángeles, ha estado revisando más de 2,500 archivos de naturalización para quitar la ciudadanía a personas que bajo esta nueva modalidad represiva, y con diversos también nuevos señalamientos para criminalizar inmigrantes, opera ya como un departamento exclusivamente para esto .

El periódico ‘HOY’ en Los Ángeles, señaló en la portada de una de sus publicaciones ( 8-17-18 ) “ NADIE ESTÁ A SALVO, agentes federales investigan archivos de naturalización para posiblemente retirarles la ciudadanía ” .

Precisamente el artículo reporta que varias agencias del gobierno de los Estados Unidos están creando un departamento que específicamente investigue más detenidamente a ciudadanos que ellos, es decir el gobierno de Trump sospechan han cometido irregularidades en sus procesos para que sean investigados y de ser hallados culpables se les retire la ciudadanía y sean deportados .

Con esto el estado es quien señala a los sospechosos, quien investiga, el que determina los delitos, y quien establece la culpabilidad. Política represiva que atenta contra toda persona que el gobierno señale de indeseable, o de ser considerado peligroso o que simplemente no lo quiere en el país y que claramente será víctima del racismo supremacista blanco y del odio nazi que tiene particular distinción en la actual administración, pero que ha sido una característica ya sea mayor o menor en todas las administraciones existidas hasta hoy en los Estados Unidos, mas no así las medidas de por ley hoy establecidas.

Lea también  Estados Unidos: una derrota parcial de Trump

Claramente, se construye una maquinaria mucho más represiva que la existente hasta hoy, y  será utilizada para reprimir no solo a los inmigrantes indocumentados, sino que contra todo ciudadano perteneciente a una de las minorías existentes en el país, o contra toda persona que esté en lucha defendiendo los derechos democráticos del pueblo, que este organizado contra la discriminación a las minorías o que en términos generales se oponga a las políticas de los demócratas y republicanos.

 Mientras los demócratas solo han simulado querer hacer algo contra  Trump, y que por ser sirvientes leales de la clase corporativa y su sistema de dominación, el cual los republicanos también defienden, una vez más dan una pálida y cobarde reacción sometiendo al proceso electoral la posible confrontación contra Trump, anteponiendo como condición que  voten por ellos primero, y salir después supuestamente a enfrentar los ataques de la actual administración

Establezcamos por un momento una hipótesis, que el movimiento pro inmigrante y el movimiento en lucha por las diferentes causas populares, estuvieran unidos, fueran completamente independientes, no fuera una fuerza de tipo burgués y controlara toda esa variedad de recursos que los demócratas tienen, y se tuviera por lo tanto una afiliación masiva de miembros. Cuáles serían las prioridades para enfrentar a Trump ?  Acaso serían las elecciones el camino correcto y la vía en la cual invertir los recursos ?.

 Nosotros junto con todo un sector del pueblo pensamos sería mejor poner los  recursos para organizar, crear conciencia política de clase obrera en la mayor parte de la población, para movilizar, y crear una respuesta contundente, algo así como preparar una huelga general nacional que exija la salida inmediata de toda la administración Trump, empujar con fuerza organizada para  de una vez quitar el poder que los dos partidos tienen, revertir todas las leyes racistas y todas las medidas políticas y económicas establecidas contra el pueblo pobre y los trabajadores, y nosotros enfatizamos principalmente en hacer todo lo que esté a la mano para que los mejores luchadores de clase obrera, toda la clase obrera y el pueblo pobre en lucha construyeran y dieran continuidad a esa organización capaz de tomar en sus manos toda esta tarea, y dirigirla no solo para eliminar todo lo mal establecido, sino que para tomar las riendas de la dirección del país, consolidar y defender un gobierno obrero-popular, verdaderamente socialista, revolucionario e internacionalista.

Lea también  Responder a las amenazas nucleares de Trump con movilización

Para que así todo cambie de verdad y no sea solo una ilusión, como ha sido hasta hoy producto de ese sucio y corrupto juego electoral, el cual no cambia más que los personajes en el gobierno, pero deja intacto el sistema político social de la desigualdad, de la corrupción, super-explotación y  represión.

Imaginemos pues, no solo la capacidad que se tendría de recursos económicos y de aparato, sino también la capacidad política con la que se contaría con tantos miembros en ambas cámaras, con los gobernadores de los estados y los alcaldes etc. etc. que demócratas han  tenido todos estos años.

 Es decir, sí recapacitamos un rato sobre esa hipótesis, veríamos que los demócratas no han estado haciendo algo que sea contundente con todo el poder que tienen, y no lo hacen por que no puedan, sino porque no quieren, porque su lucha, su existencia es en favor de los ricos, de los grandes capitalistas, de las corporaciones multinacionales, y sus diferencias con Trump no son por lo que él hace , sino de la forma que hace las cosas, de su falta de ética política corporativa, ya que lo que más les preocupa no es el ataque a los inmigrantes, a las mujeres, los musulmanes, la comunidad afroamericana, a los trabajadores y al pueblo pobre, su desacuerdo radica en esa mal representación que deja como presidente de los Estados Unidos de Norte América, con esa personalidad narcisista, incoherente y de enfermo mental.

No hay que olvidar que el gobierno imperialista gringo es uno solo, con dos componentes políticos dentro de él, uno es demócrata y otro republicano y los dos se complementan entre si para garantizar la continuidad del poder capitalista y con quienes nosotros insistimos hay que romper completamente, y que en la actualidad seguirles sería caer en la trampa electoral que ellos señalan es la forma que hay que emprender para luchar contra Trump.

Lea también  Inmigración: el nuevo (sucio) juego de la política

Corriente Obrera plantea un camino diferente en el cual más bien debemos organizarnos para luchar y luchar bien, de la mano con los inmigrantes, la mujer, todas las minorías y la clase trabajadora, sin ni una sola esperanza en esa fuerza corporativa imperialista .