Compartir

La caravana migrante de hondureños y salvadoreños avanza firme hacia la frontera con Estados Unidos, enfrentando la represión de los gobiernos, la violencia del crimen organizado, el hambre y el cansancio que implica su extenso recorrido. Lejos de detenerlos, todas estas circunstancias son el motor que alimentan la lucha contra la barbarie de los países de los que huyen.

Por PT-Costa Rica

Son más de 7 mil migrantes cuyo grupo principal se encuentra en Irapuato, 327 kilómetros al norte de la Ciudad de México[1]. En su paso por el Distrito Federal recibió enormes muestras de solidaridad de organizaciones independientes de derechos humanos, sindicatos, sectores artísticos y pueblo pobre en general, no así de la ONU, que desde el primer momento negó su apoyo en albergues.

Al concluir este artículo un grupo de 80 migrantes, principalmente mujeres, niños, sectores LGBTI ya están en la ciudad fronteriza de Tijuana a la espera del grueso de la caravana.

Los gobiernos de sus respectivos países, así como el de Guatemala y México respondieron como mejor lo saben hacer: siguiendo las órdenes represoras de Trump. En la frontera, el presidente Enrique Peña Nieto mandó a atacar la primera caravana que tumbó los portones de acceso a territorio azteca. Las trabas impuestas por este gobierno tenderán a evitar a toda costa el avance de la caravana mediante deportaciones masivas y prolongación de trabas vigentes a su permanencia en el país.

Juan Orlando Hernández, mandatario hondureño, envió buses a la frontera de Guatemala con México para quienes deseen retornar y prometió la creación de 5,500 empleos mediante una inversión de 25 millones para evitar el éxodo masivo[2].

El presidente Donald Trump desplegó un contingente de 5,300 soldados y pretende situar 10 mil mas en caso de que la situación se desborde; ordenó a los militares “responder con balas si les tiran piedras” y responsabilizó al Partido Demócrata por fomentar la inmigración[3]. La militarización de la frontera, a la que se suman grupos paramilitares de ultraderecha, se combina con la suspensión de la ayuda económica a los países del triángulo norte (El Salvador, Honduras, Guatemala). También exigió a los países involucrados en la situación, especialmente México, endurecer las leyes migratorias inmediatamente para evitar que cada vez más grupos se incorporen.

Las mujeres trabajadoras y sectores LGBTI representan sectores importantes de esta caravana, los cuales se ven más expuestos a discriminación, violación a sus derechos humanos y hasta asesinatos. Estas poblaciones sufren doblemente la opresión y la explotación en sus países de origen, y son los más propensos a engrosar las filas de las diferentes caravanas migrantes que salen de los países de la región.

Las causas estructurales que impulsaron la caravana migrante

Un país como Honduras redujo su déficit fiscal de 7,1% a 1,2%[4] y presenta el crecimiento económico más alto entre los países centroamericanos de (4,8% según el FMI en 2017[5]).

Pues estos datos, que vislumbran una supuesta bonanza económica, no tienen nada que ver con la realidad de los trabajadores centroamericanos. Solo en Honduras, por ejemplo, la pobreza llega al 64% de la población, hay 350 mil desempleados y 70% de personas en el sector informal[6].

Las políticas neoliberales de recolonización orquestadas del imperialismo estadounidense y aplicadas al pie de la letra por los gobiernos títeres centroamericanos son las causas de fondo que tienen hundida a Centroamérica en la pobreza, la miseria y la violencia.

Cuando hablamos de políticas de “recolonización” nos referimos a toda una serie de medidas que aumentan la dependencia y el sometimiento económico de los países centroamericanos hacia el imperialismo estadounidense. Estas formas de dominación se expresan en convenios y acuerdos con organismos financieros internacionales, o directamente con países imperialistas como Estados Unidos o la Unión Europea.

Los TLC representan una de las principales políticas de recolonización porque impulsó la privatización de diferentes empresas estatales, la importación masiva de productos agrícolas que quebraron a los productores locales, y crearon un marco legal para que se aumenten los privilegios a las grandes empresas transnacionales que se instalan en la región bajo el régimen de zonas francas.

Con la aprobación de los TLC, los países centroamericanos vivieron una crisis brutal de la producción agraria en Centroamérica que no logra enfrentar los precios más bajos de los alimentos importados, generando el abandono del campo y el aumento de la migración de centroamericanos a EEUU.

Otro acuerdo de recolonización entre el imperialismo y los países de la región fue la Alianza para la prosperidad, la cual se firmó en 2014 a raíz de la crisis de los niños migrantes[7]. Se trató de dar mil millones de dólares por año durante cinco años a Guatemala, Honduras y El Salvador para evitar más oleadas migratorias hacia Estados Unidos.[8]

Lea también  La responsabilidad del PT en el ascenso de Bolsonaro

Es una iniciativa que implica crear mejores condiciones a las empresas para hacer sus negocios, políticas de flexibilización laboral, reforma del Estado para propiciar recortes e inversión en seguridad. El financiamiento viene de organismos financieros internacionales, así que ya sabemos que implica mayor dependencia económica. La sola existencia de la caravana migrante expresa el fracaso de esta alianza.

En favor de la libre competencia, los gobiernos proimperialistas de Centroamérica privatizaron sectores claves de la economía que estaban en manos del Estado. En Honduras, por ejemplo, se privatizó la electricidad en un 66%, lo que ha generado aumentos de hasta un 20% en el costo de la electricidad.

La concesión de obra pública, mediante la figura de las Alianzas Público Privadas, están a la orden del día. Entre 2012 y 2016 se adjudicaron más de 12 proyectos de infraestructura a manos privadas por un valor de 1800 millones de dólares. Entre ellos se encuentran el canal seco más grande de Centroamérica, un nuevo aeropuerto en Palmerola y dos ingenios cañeros en la zona de Olancho[9].

La entrega d los recursos naturales para grandes proyectos hidroeléctricos provoca el desplazamiento de miles de personas del campo directamente a Estados Unidos. De acuerdo con un estudio realizado en 2017, el Estado hondureño ha otorgado 105 concesiones de ríos para la instalación de represas hidroeléctricas, 950 concesiones mineras y más de 800 se encuentran en trámite. Organizaciones ambientalistas estiman que el 30% del territorio hondureño ya fue entregado a las compañías mineras[10].

Al saqueo de los recursos naturales y la entrega de la soberanía se suman los planes de ajuste mediante recortes al presupuesto estatal en salud, educación y programas sociales. Al lado de esto, se da un frecuente ataque a las condiciones de vida de los trabajadores públicos. El año pasado el gobierno JOH canceló 13,790 plazas del sector estatal durante tres años, como parte del compromiso de su gobierno con el Fondo Monetario Internacional para reducir el gasto público[11].

Las políticas de libre comercio trajeron más pobreza, desempleo y desigualdad a la región centroamericana. Los privilegios a las transnacionales e importaciones arruinaron a los pequeños campesinos, las privatizaciones de las empresas estatales ocasionaron alzas en el costo de los servicios públicos que el pueblo paga constantemente. La entrega de los recursos naturales al capital privado trasnacional sometió cada vez más la soberanía del país a manos del imperialismo.

Narcotráfico, violencia e injerencia imperialista

Otro dramático fenómeno que impulsa alta migración hacia EE.UU., ligado directamente al fracaso de las políticas neoliberales, son los altos índices de violencia que presenta Centroamérica, por ser ruta del narcotráfico a EEUU. El Triángulo Norte de Centroamérica es la cuarta región más violenta del mundo, sumando 13.000 homicidios en 2017[12]. En 2013, Honduras fue considerado el país más violento del mundo, con 90,4 homicidios a cada 100 mil habitantes. El Salvador y Guatemala tenían un promedio de 40 homicidios a cada 100 mil habitantes. Aunque los números presentan una leve mejoría, en la actualidad el control por parte de las pandillas en los barrios obreros principalmente, y el incremento de su poder político, generan la huida masiva de centroamericanos. En El Salvador se comprobó el financiamiento de las pandillas MS y 18 a las campañas políticas ARENA y FMLN. El gobierno del expresidente Mauricio Funes pactó una tregua con las pandillas que mantuvo los privilegios para sus líderes en las cárceles, mientras permanecían intactas sus formas de financiamiento provenientes del narcotráfico y la extorsión en muchos casos contra las familias trabajadoras.

En los países de la región, la miseria y la falta de oportunidades empujan a importantes sectores populares a sumarse a las filas del narcotráfico y el sicariato; es normal ver las cárceles llenas de personas condenadas por venta, transporte o tenencia de drogas, mientras que a los grandes capos del narco siguen amasando grandes fortunas a costa de la sangre del pueblo.

El aumento en el presupuesto de los distintos cuerpos de seguridad de los estados centroamericanos, los acuerdos de patrullaje conjunto y la presencia militar gringa con bases en Honduras o Panamá no han parado el baño de sangre que se despliega en nuestros países, donde la clase trabajadora es la que muere mientras que los ricos siguen incrementando sus ganancias.

Lea también  Con el Plan Fiscal es necesario preparar las luchas que vienen

Para lo que sí ha servido la política de militarización es para aumentar el control político del imperialismo en la región y para criminalizar la protesta social. En Honduras, el congreso aprobó el año pasado una reforma al artículo 557 sobre reuniones y manifestaciones ilícitas y desde el año 2010 se reportan más de 150 asesinatos a activistas, entre ellos el de la luchadora ambiental Bertha Cáceres. El despliegue del aparato represivo del Estado se vio hace unas semanas en la comunidad de El Guapinol, donde mil efectivos de la policía desalojaron un campamento popular que durante 90 días resistió contra la construcción de una represa hidroeléctrica[13].

El aumento del autoritarismo en la región allanó el camino para la implementación de las políticas económicas y de seguridad antipopulares que causaron el éxodo masivo de migrantes hacia Estados Unidos. En esto tiene gran responsabilidad las organizaciones políticas que se denominan de izquierda como LIBRE, que lejos de ir a fondo en la lucha contra el fraude, llamó a sus bases a desmovilizar y a confiar en ellos para, según ellos, desde la Asamblea Legislativa lograr los cambios que la clase trabajadora requiere.

Desde el golpe de Estado de 2009 apoyado por Estados Unidos y más recientemente el fraude de la reelección de JOH en la presidencia del país permite que ahora los planes de saqueo se implementen a un ritmo más acelerado mediante más obra pública concesionada a manos privadas o la apertura de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES)[14] que implican más privilegios a las grandes empresas mientras que la clase trabajadora sigue pagando por los costos de la crisis. Esto no hará sino aumentar la migración mediante caravanas cada vez más grandes.

Por un programa antiimperialista y socialista para Centroamérica

La principal tarea de las organizaciones sindicales, sociales, estudiantiles y políticas de izquierda como la Liga Internacional de los Trabajadores es rodear de solidaridad a la caravana migrante. Ningún ser humano es ilegal; si familias enteras ponen en riesgos sus vidas para llegar a EE. UU. es porque en sus propios países no pueden garantizarse condiciones de vida dignas. La burguesía trata por todos los medios de mantener dividida a la clase obrera para aumentar sus ganancias; para ello busca resaltar los nacionalismos y exaltar las supuestas diferencias nacionales para ponernos a pelear a trabajadores de diferentes países. Por eso rechazamos los discursos xenófobos y decimos que nacional o extranjera, somos la misma clase obrera.

Condenamos la política represora del gobierno Trump y de los gobiernos serviles de la región; exigimos el retiro inmediato de sus tropas, la apertura total de las fronteras para que las y los integrantes de la caravana puedan ingresar libremente a territorio norteamericano. También levantamos la exigencia de brindar atención médica y resguardo en albergues seguros y en condiciones dignas, así como la legalización del estatus migratorio para todos los migrantes en Estados Unidos ¡Abajo el Muro de la Vergüenza y todas las acciones represivas en la frontera! ¡Que el gobierno mexicano garantice el paso y la seguridad de los migrantes desde su frontera sur hasta la frontera norte!

El principal responsable del éxodo migrante hacia EE UU es el imperialismo gringo que, con sus políticas de saqueo de las riquezas, la entrega de las instituciones y recursos naturales generó la miseria y la pobreza que empuja la caravana.

Las oligarquías y gobiernos locales defienden y protegen los intereses del imperialismo gringo, aplicando al pie de la letra los planes de ajuste, las privatizaciones y beneficiándose de una guerra contra el narcotráfico que solo ha traído más pobreza, violencia y represión contra la clase trabajadora.

Ahora más que nunca levantamos la necesidad de combatir mediante lucha y movilización para lograr la caída de las dictaduras de Daniel Ortega en Nicaragua y JOH en Honduras, principales impulsores de las políticas antipopulares de Trump en la región que generan las oleadas migratorias, tanto a Estados Unidos como a Costa Rica. Ellos no tienen contemplación al matar a cientos de activistas que protestan en las calles contra el ajuste y las medidas de ajuste. Las elecciones anticipadas o el depositar esperanzas en la mediación de sectores burgueses o instituciones del imperialismo es condenar la lucha al fracaso, de ahí que levantamos la necesidad de retomar los tranques, cortes de ruta y la organización de autodefensas populares como única vía para sacar del poder a los dictadores centroamericanos.

Lea también  Relato sobre el paso por México de la primera caravana migrante

Gobiernos abiertamente oligarcas y corruptos como el hondureño o el de Jimmy Morales de Guatemala, o bien con un discurso de izquierda como el FMLN de El Salvador, todos ellos siguen apoyando los tratados de libre comercio, el patrullaje conjunto y los privilegio a las grandes transnacionales que se instalan en nuestros países.

No habrá paz, trabajo ni una mejora en la calidad de vida del pueblo trabajador si no se rompe con la ofensiva imperialista y su política recolonizadora para la región. Ya quedó demostrado que están ahí para someter a los pueblos centroamericanos a condiciones de barbarie que son las que generan las migraciones masivas.

Enfrentar al imperialismo significa romper con los TLC, la Alianza para la Prosperidad y demás acuerdos de someten económica y políticamente a nuestros países.

Es necesario derogar todas las leyes que brindan privilegios a las transnacionales (fin del régimen de zonas francas), renacionalizar sin indemnización a las instituciones y empresas estratégicas de la economía que han sido privatizadas.

Defendemos un plan obrero y popular para enfrentar el desempleo, mediante la escala móvil de horas de trabajo sin reducción de salario, aumentos salariales automáticos para combatir la inflación. A su vez, nos pronunciamos en defensa de todas las conquistas laborales y el sistema provisional público extensible a todos los trabajadores.

Reivindicamos la demanda de los campesinos de tierra para quien la trabaja. Defendemos la realización de una Revolución Agraria con la expropiación del latifundio y sin indemnización.

La construcción de obra pública debe correr por cuenta del Estado y eso se debe reflejar en condiciones salariales y laborales que garanticen una adecuada calidad de vida, por ello nos oponemos a los planes de ajuste que atentan contra los sectores populares.

Defendemos la suspensión inmediata del pago de la deuda y la realización de una auditoría desde las organizaciones populares para saber cuánto se han robado y quiénes son los principales acreedores.

Todas estas iniciativas solo se pueden llevar a cabo en el marco de una revolución socialista que lleve a la clase obrera al poder. La disyuntiva “revolución Socialista o colonia” está más presente que nunca para combatir la pobreza, el desempleo y el poder del narcotráfico; es decir, las raíces de la barbarie en Centroamérica. Sólo un triunfo contundente de la clase obrera en algún país y la ruptura total con el imperialismo puede hacer pender este proceso hacia la revolución. Lejos de ser una utopía, la revolución socialista es una necesidad apremiante para las masas.

La LIT-CI con sus diferentes secciones se pone al servicio de la construcción de una alternativa de dirección política que lleva a cabo esta tarea, en función de la lucha por la Segunda Independencia de América Latina y por la Federación de Repúblicas Socialistas de Centroamérica.

Notas:

[1] https://www.voanoticias.com/a/caravana-de-migrantes-que-avanza-a-ee-uu-esta-en-irapuato-mexico-/4654573.html

[2] https://larepublica.pe/mundo/1344033-caravana-migrante-presidente-honduras-anuncia-5500-empleos-pide-migrantes-vuelvan-juan-orlando-hernandez

[3] https://www.eluniversal.com.mx/mundo/ejercito-disparara-si-migrantes-tiran-piedras-trump

[4] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45973289

[5] https://www.efe.com/efe/america/economia/el-fmi-dice-que-crecimiento-de-honduras-en-2017-fue-mejor-lo-esperado/20000011-3582744

[6] https://www.efe.com/efe/america/sociedad/la-pobreza-en-honduras-aumento-1-5-pese-a-una-millonaria-inversion-segun-un-estudio/20000013-3663009

[7] Según datos del gobierno del expresidente Obama, durante ese año la Patrulla Fronteriza detuvo a más de 46.000 niños y jóvenes menores de 18 años que viajaban sin la compañía de un adulto, una cifra que supera en más de un 60% a la registrada 12 meses antes.

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/06/140620_eeuu_crisis_humanitaria_menores_indocumentados_jg

[8] https://www.plazapublica.com.gt/content/un-proyecto-de-la-elite-empresarial?fbclid=IwAR2zNX_oBwQq5OY-L9GWFn3byarTDOzAT_AUIn64VrRQgpkd7sL3K4—SE

[9] http://www.latribuna.hn/2018/04/16/honduras-lidera-divulgacion-proyectos-infraestructura-app/

[10] http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/3499-entrega-de-recursos-naturales-significa-muerte-pobreza-y-destrucci%C3%B3n-ambiental

[11] https://www.elheraldo.hn/economia/1074676-466/honduras-el-sector-p%C3%BAblico-del-pa%C3%ADs-cancel%C3%B3-13790-plazas-en-tres-a%C3%B1os

[12] https://elperiodico.com.gt/mundo/2018/01/20/el-triangulo-norte-entre-las-zonas-mas-violentas-del-mundo/

[13] http://movimientom4.org/2018/11/tacoa-alto-a-la-represion-al-campamento-guapinol-en-defensa-del-agua-y-la-vida/

[14] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-42030850