Compartir

Contra el Fanatismo. Contra la Corrupción. Contra la Explotación.

¿Quiénes somos?

El Movimiento Sindical se Levanta Contra Trump surgió después de la elección de Donald Trump en noviembre de 2016. El llamado para la primera reunión fue hecho varios activistas de la Universidad de California (Berkeley) unidos en la regional del UAW 2865, sindicato que representa 16.000 trabajadores académicos de la Universidad de California y que tiene una nueva dirección  democrática, independiente, anti-racista y anti-sexista desde 2010, y está comprometido a organizar las bases e impulsa la acción sindical de masas siempre que sea posible para ganar y defender nuestros derechos. En el mes que siguió a la elección decenas de activistas sindicales del área de la Bahía vinieron a las reuniones del Los Trabajadores se Levantan, en especial los trabajadores portuarios del ILWU Local 10 (Oakland) y maestros del Richmond K-12 (OEA y UTR), catedráticos y activistas sindicales de otras casas de altos estudios (UC AFT, CFA, AFT 2121), maestro contratados, trabajadores marítimos de  IBU, trabajadores del entretenimiento del sindicato IATSE entre otros.

Somos un colectivo abierto de trabajadores sindicalizados y no sindicalizados determinado a organizarnos para resistir los próximos ataques del gobierno Trump y aceptamos a todos los trabajadores que quieran organizarse con nosotros para una lucha sindical visible contra Trump, participar en acciones por los derechos democráticos, civiles y por el medio ambiente, luchar por un sistema de salud con beneficios para todos y, en el curso de nuestras diferentes acciones y campañas construir una base en diferentes sectores del movimiento sindical. Nuestro objetivo es educar, organizar y movilizar a los trabajadores de modo de ganar confianza juntos realizando acciones y llevando iniciativas a las regionales sindicales y lugares de trabajo.

¿Qué hemos hecho hasta ahora?

Desde que los activistas y organizadores comenzaron a reunirse en el Área de la Bahía hemos impulsado la organización de contingentes  en las siguientes movilizaciones: el 16 de enero en los reclamos del Día de Martin Luther King (MLK) en Oakland; el 20 de enero en las protestas contra el nuevo presidente (Universidad de California-Berkeley, Oakland y San Francisco) con la participación de dos sindicatos (UAW 2865 y ILWU Local 10), y el 21 de enero, participamos de la Marcha de las Mujeres en San Francisco y Oakland.

También estamos comprometidos a organizar eventos de educación política en nuestras comunidades, actividades informales a las que puedan asistir los trabajadores y sentirse cómodos para discutir e intercambiar de puntos de vista sobre temas que sean importantes para ellos. Con ese objetivo, organizamos durante el Día MLK la presentación de una película sobre su legado y su apoyo a la huelga de los trabajadores sanitarios en Memphis, en 1968 (“At the River I Stand” – “Permanezco en el río”). Planeamos continuar organizando esos eventos.

Como movimiento nos comprometemos a apoyar todas las huelgas en el Área de la Bahía, haciéndonos presentes en los piquetes y organizando solidaridad, así como las huelgas nacionales. También nos comprometemos a apoyar todas las campañas por nuevas organizaciones porque creemos que hoy los trabajadores necesitan más que nunca de sindicatos.

Hemos decidido iniciar dos campañas en los lugares de trabajo y sindicatos donde estamos presentes en California. Una campaña para defender y transformar la educación pública, involucrando trabajadores sindicalizados y no sindicalizados de la educación desde el nivel inicial hasta las universidades, y una campaña para defender los derechos de los inmigrantes y luchar contra las deportaciones y la discriminación en los lugares de trabajo. Apoyamos la resistencia del movimiento Standing Rock (NdT: contra el paso de oleoductos en una región de tierras indígenas), al movimiento Black Lives Matter y el combate contra los asesinatos policiales racistas y el  abuso contra los sectores negros y latinos de nuestra clase.

¿Cuáles son nuestros puntos de unidad?

Somos un colectivo abierto de trabajadores sindicalizados y no sindicalizados determinados a organizar la resistencia contra los próximos ataques del gobierno Trump. Pero nos comprometemos a continuar nuestra lucha por nuestros derechos y necesidades más allá de este gobierno. Queremos construir, con otros grupos sindicales de base similares y personas, una alternativa al curso actual del movimiento sindical. Queremos reconstruir un movimiento democrático desde abajo, un movimiento que luche por los trabajadores en los lugares de trabajo y que no haga concesiones. Nos comprometemos a construir un movimiento en el que las decisiones sean tomadas democráticamente por la bases, donde los dirigentes elegidos actúen con transparencia, rindan cuentas y no ganen privilegios por su ubicación. Creemos que los cuadros dirigentes deben servir y rendir cuentas a los trabajadores.

Creemos que la clase trabajadores está desilusionada con los dos partidos tradicionales del sistema. Pensamos que necesitamos construir nuestra propia alternativa política y que un movimiento sindical renovado y democrático tiene que jugar un papel clave en esto. Especialmente en la defensa de los derechos de los trabajadores indocumentados y en cambiar las tasas desproporcionadas de brutalidad policial y las encarcelaciones masivas que sufren la comunidad negra y los trabajadores.

Nos comprometemos a construir el camino de las acciones y huelgas sindicales, ya que nuestro poder se apoya en nuestra capacidad de retener nuestro trabajo, bloquear las máquinas, ocupar nuestros espacios laborales y comunitarios para hacerlos trabajar a nuestro servicio y el de nuestro pueblo.

La historia laboral de los Estados Unidos ha mostrado que las huelgas son la mejor arma de los trabajadores para ganar beneficios materiales concretos. La legislación laboral actual (especialmente la Ley Taft-Hartley de 1947) y otras traiciones de las direcciones sindicales han hecho difícil, para los trabajadores, las huelgas para defender nuestros derechos  y luchar por nuestras necesidades. Estamos determinados a llevar el tema de las huelgas a nuestras regionales sindicales y lugares de trabajo.

Nos comprometemos a combatir el racismo, la islamofobia, el sexismo, la homofobia y la transfobia. Creemos que luchar contra la discriminación y por la liberación de los sectores más sufridos y oprimidos de la clase (LGBTQI, mujeres, negros, latinos, pueblos indígenas, etc.) es parte de la lucha sindical y debe ser integrado en nuestros combates, en la política sindical y en las campañas educativas. Nos oponemos al registro de musulmanes y, si fuera establecido, lo boicotearemos activamente. Nos oponemos a las deportaciones y defendemos plenos derechos para los trabajadores inmigrantes. Si el gobierno ordena las deportaciones, organizaremos comités en los lugares de trabajo para luchar contra ellas. Hoy, es fundamental luchar contra la “supremacía blanca”. Nos oponemos a cualquier conducta discriminatoria o agresiva en los trabajos.

Además, nos comprometemos en la defensa de la Tierra y en la lucha por la defensa del medio ambiente. Estamos comprometidos activamente con la solidaridad internacional. La lucha de los trabajadores es internacional. Por esta razón, el movimiento laboral necesita rechazar la guerra, las fronteras militarizadas, y las industrias que se basan en esto. Porque estamos en los Estados Unidos, un país imperialista, necesitamos un movimiento sindical que apoye la solidaridad con las luchas los trabajadores en todo el mundo.

laborrisingagainsttrump.wordpress.com

facebook.com/laborrisingagainsttrump