Compartir

El cobarde asesinato del principal comandante militar iraní Qassem Souleimani por los Estados Unidos el 3 de enero último dividió a los partidos políticos palestinos.

Por: Hassan al-Barazili

La Autoridad Nacional Palestina (ANP), liderada por Mahmoud Abbas, no emitió ningún comunicado condenando la acción imperialista estadounidense.

La posición de la ANP representa una capitulación al imperialismo yanqui y sus aliados en la región –el Estado sionista y países del Golfo– que saludaron el cobarde asesinato.

Esa posición es inaceptable. El presidente Donald Trump está al frente de la iniciativa que él denomina “Acuerdo del Siglo”, cuyo objetivo es legalizar todos los crímenes del Estado de Israel contra los palestinos: la limpieza étnica, el robo de tierras y propiedades, el cerco criminal a la Franja de Gaza, entre otros. Para eso, cuenta con el apoyo de sus aliados en el Golfo. Son enemigos de la causa palestina. Además, los Estados Unidos no tienen derecho siquiera a estar presentes en Medio Oriente, cuanto más a realizar asesinatos de quien quiera que sea.

En la otra punta, Hamas envió una delegación a Teherán para participar del funeral del general iraní, liderada por nada menos que Ismail Haniyeh, quien llamó a Qassem Souleimani “Mártir de Al-Quds” (Jerusalén en las lenguas occidentales).

Esta posición también es equivocada, el general Qassem Soulemani fue el principal articulador de la masacre realizada contra el pueblo sirio y palestino-sirio desde 2012 hasta hoy.

Ciertamente los palestinos que vivían en el campo de Yarmouk, el mayor campo de refugiados fuera de la Palestina ocupada, no tienen buenos recuerdos suyos. Las fuerzas del régimen sirio, las milicias extranjeras traídas por Soulemani y la fuerza aérea rusa diezmaron el campo de refugiados. Más de 4.000 palestinos murieron en Siria fruto de esa intervención asesina ruso-iraní.

Lea también  Revolución y contrarrevolución en Medio Oriente luego del asesinato del líder iraní y de la caída del avión comercial

Es correcto denunciar la acción imperialista yanqui y exigir la salida de todas las fuerzas americanas de Medio Oriente. Pero no es correcto denominar “Mártir de Al-Quds” a uno de los carniceros de Yarmouk de 4.000 palestinos en Siria y de medio millón de sirios.

Hamas tiene el derecho de buscar apoyo de quien quiera para luchar por la liberación de Palestina y para defenderse de las diarias agresiones del Estado sionista. Pero denominar al general iraní como “Mártir de Al-Quds’ es romper los necesarios lazos de solidaridad con los verdaderos aliados de los palestinos, que son los pueblos árabe e iraní que luchan contra regímenes autoritarios en sus países.

Traducción: Natalia Estrada.