Compartir

Contra el toque de queda y la Ley marcial

Desde el segundo día de las protestas contra el asesinato de George Floyd por la policía, la Guardia Nacional fue enviada a Minneapolis, seguida por la policía militar.

Declaración de Worker’s Voice (Voz del Trabajadores-EEUU)

Se identifican en videos a ambas fuerzas patrullando los barrios residenciales y comportándose como tropas de ocupación, aterrorizando y enardeciendo a la mayoría de los que viven en nuestro país, así como existen muchos videos e informes sobre el uso recurrente, arbitrario y desproporcionado de la violencia y las detenciones ilegales contra los manifestaciones pacíficas e incluso pasajera.

Según la dirección de la Guardia Nacional, a partir del 3 de junio, “fueron activados una cantidad histórica de 74.000 soldados y aviadores de la Guardia Nacional para las operaciones domésticas en los Estados Unidos”, en 31 estados y en el Distrito de Columbia. En comparación, más soldados, que los soldados estadounidenses que existen hoy en la ocupación de Afganistán con 9.000 y 5.000 en Irak.

Desde este lunes 1 de junio, varios gobiernos de ciudades y distritos han impuesto toques de queda en más de 80 áreas urbanas. Sabemos que el número es realmente mayor, ya que esta cifra es el resultado de una compilación de 30 departamentos de policía, y sólo en el distrito de Los Ángeles hay más de 3.000 reclusos desde el viernes 29 de mayo, de los cuales la enorme mayoría fueron detenidos por cosas no violentas como, por ejemplo, negarse a dispersarse o no respetar el toque de queda.

Como si eso no fuese suficiente, Trump amenaza con movilizar a las Fuerzas Armadas para aplastar las protestas. El gobierno también está movilizando a los alguaciles, policías de las calles y ahora más recientemente, a la Patrulla Fronteriza y al Servicio de Inmigración para unirse al ejército de fuerzas militarizadas para atacar a los manifestantes en las calles.

Lea también  Sus símbolos y los nuestros

Nos oponemos categóricamente a estas medidas y exigimos la retirada inmediata de la Guardia Nacional y la policía militar de las calles, así como el fin de todos los toques de queda. Estas medidas son, en la práctica, una ley marcial impuesta en las zonas urbanas donde se concentra la mayor parte de la población de los Estados Unidos, especialmente las comunidades negras y no blancas. Ellas son una violación fundamental de nuestro derecho a la libertad de expresión, reunión y protesta. Pero, lo que es más importante, están organizadas para «dominar», aplastar, reprimir y humillar este movimiento multirracial de rebelión contra la violencia racista y la negativa del gobierno a minimizar significativamente los efectos devastadores que la pandemia está teniendo sobre la clase trabajadora.

Tanto demócratas como republicanos apoyan y hacen aplicar estas medidas de la Casa Blanca en los gobiernos estatales y locales. Utilizan imágenes de saqueo y violencia para justificar estas medidas, y dicen que esas medidas son para «protegernos» y «restaurar la paz». No son para eso.

Esta movilización masiva de las fuerzas militares contra la población civil no es para protegernos del riesgo en un contexto de pandemia, ni para proteger a las pequeñas empresas; su significado es la intimidación política y la legitimación de la violencia permanente a personas negras y no blancas. Es la dominación y subyugación política. Como el propio Trump dijo a los gobernadores el 1 de junio: «si ustedes no dominan, están perdiendo el tiempo, ellos te atropellarán a ti, van a parecer ustedes un montón de idiotas… por eso ustedes necesitan arrestar a las personas, y deben demandarlos, y ellos tienen que ir a prisión por muchos años».

Por esta razón, hacemos un llamado a todos los sindicatos, organizaciones de clase trabajadora, grupos de derechos de los inmigrantes, organizaciones comunitarias, estudiantiles y otros para que se unan al movimiento que se dispone a enfrentar estas medidas. Necesitamos organizar protestas masivas, con medidas de seguridad y con dirección clara, para desafiar este intento de silenciarnos. No podemos permitir que esta respuesta se vuelva algo normal contra la agitación social y las acciones políticas de las masas. ¡Necesitamos defender nuestro derecho a luchar, necesitamos crecer, porque necesitamos ganar!

Lea también  Rebelión en el corazón del capitalismo

Ellos quieren dominarnos… ¡Nosotros queremos liberarnos y liberar a todos/as!

¡Prisión para TODOS los policías asesinos! ¡Justicia para George Floyd, Ahmaud Arbery y Breonna Taylor!

¡Retirada de la Guardia Nacional y la policía militar!

¡Fin de las detenciones en masa y todos los toques de queda! ¡Retiro de todas las acusaciones!

Por la solidaridad de la clase trabajadora y contra el racismo: ¡Todos a las calles para Protestar por George Floyd!

Traducción: Ana Rodríguez