Compartir

Bajo la careta de querer ayudar a los trabajadores que han perdido sus trabajos, el gobierno habla de aprobar $2 billones de dólares: que incluiría combatir el virus y financiar algunas corporaciones como las aerolíneas, la industria hotelera, casinos y rental car, entre otras. Si los políticos y sus partidos, solo responden a los intereses de los grandes capitalistas y las corporaciones, la pregunta clave es: ¿a quienes en realidad se va a rescatar, a los trabajadores o al gran capital, a las grandes corporaciones?

Por Corriente Obrera, EEUU

Las emergencias suscitadas a partir del surgimiento y expansión del coronavirus que es ya una pandemia, complican muchos más los limitados niveles de vida de la clase trabajadora y pueblo pobre en general, creando un caos en la vida diaria de millones de trabajadores, que no se reflejan para nada en Wall Street y mucho menos en los datos económicos oficiales del país.

Trabajadores de cafés, restaurantes, hoteles, centros deportivos, cines, centros comerciales, , clínicas, entretenimiento, tiendas de ropa y calzado, escuelas, colegios, fábricas, y hasta sectores de la industria minera y automotriz, entre otros, han visto de un día para otro la reducción de horas de trabajo, suspensiones temporales o ser despedidos . Esto crea un caos, ya que la renta, las deudas personales, los pagos de agua, gas y luz, los préstamos y aseguranzas no perdonan retraso alguno.

Esta medida va a hacer pagar la crisis a los más pobres, precisamente a los que les hacen creer que el gobierno o un sector de el les representa, engañándoles que al ir a votar en cada periodo electoral está eligiendo a alguien que desde el gobierno les ayudará a progresar, ocultando que en verdad demócratas y republicanos son partidos que representan a ese 1% conformado por un puñado de millonarios, y que con su voto solamente legitiman ese poder corporativo, y que hoy esos políticos buscan salvar una vez más a las grandes corporaciones con esos $ 2 trillones de dólares, disfrazándolo de ayuda económica para los trabajadores que han quedado desempleados, o han visto reducidos sus ingresos ante el surgimiento del coronavirus .

Una medida que obviamente no incluye a los inmigrantes indocumentados, y que además en plena contingencia medica, el gobierno sigue implementando redadas al saber que hay mas posibilidad de que muchos inmigrantes se encuentren en sus viviendas.

En ese sentido denunciamos las falsas intenciones y planes de rescate económico para los más ricos, para las empresas y no para los más vulnerables, que son los trabajadores. Recordemos que el gobierno Demócrata, también durante la crisis pasada salvo a los bancos y grandes transnacionales, olvidándose de los pequeños negocios y la clase obrera en general.

Lea también  MP 936: Bolsonaro rebaja salario y no garantiza estabilidad

Exigimos que el gobierno garantice urgentemente la continuación de los salarios de las y los trabajadores afectados durante el periodo de tiempo que dure esta situación.  Exigimos se decreten ayudas económicas además de los salarios para los trabajadores y así hacerle frente a la crisis actual creada por el virus.

Que se implemente la distribución de productos de primera necesidad sin costo alguno en lugares que continúan operando y que sean accesibles para todos, y se contraten más empleados para hacerlo rápido y ordenadamente evitando así la ventaja que los sectores con más poder económico y privilegiados continúen aventajando a los más pobres.

Que se decrete por ley la suspensión de embargos de casas, vehículos,, suspensión de aseguranzas, desalojos de pequeños negocios o departamentos por no poder pagar.

Que se anule la reducción de impuestos a las corporaciones y así financiar la emergencia nacional e internacional, que se intervengan las cuentas bancarias de estos para evitar escapes financieros. Acceso ordenado y justo a la población más pobre y de clase obrera a los servicios de salud y del examen del coronavirus, pues artistas, deportistas y personas con grandes influencias políticas y económicas están recibiendo todo esto, pero no las comunidades pobres y de clase obrera.

Proponemos al mismo tiempo la construcción de una comisión nacional independiente de emergencia, integrada por las uniones más combativas para observar e intervenir en el proceso de implementación de todas estas medidas para garantizar que efectivamente sean llevadas a cabo sin demora y sin trampa.

Llamamos a los trabajadores sindicalizados a desplazar a todo aquel dirigente o representante sindical que no esté por la defensa a fondo y sin titubeo de los intereses de los trabajadores, que sea reemplazado por el trabajador más destacado y serio en defender a los trabajadores, con el propósito de crear organismos de poder obrero y popular que puedan intervenir en la defensa inmediata de la clase trabajadora ante la amenaza de infección con el coronavirus

Sabemos de antemano que el gobierno Demócrata – Republicano y la administración Trump en esencia son enemigos del pueblo pobre y la clase trabajadora, que son corporativos, que gobiernan para la burguesía nacional y las multinacionales, y por lo cual  llamamos a la clase trabajadora a que tome en serio su propia defensa; porque un gobierno de los ricos nunca lo hará y es tiempo ante la crisis del coronavirus de no continuar esperanzados que los que nos han venido discriminando, explotando y oprimiendo, hoy ante la amenaza del virus, si saldrán a ayudarnos .

Lea también  Venezuela | Los trabajadores no debemos pagar las consecuencias de la pandemia ni de la crisis económica

La clase obrera es la que está llamada a ser la que derrote a la clase explotadora y desarrolle los cambios políticos, económicos, sociales y culturales necesarios para instaurar una sociedad completamente nueva, dirigida por los organismos de lucha y poder de los obreros y sectores oprimidos, precisamente los que se utilizaran en la etapa para derrocar a ese aparato represivo institucionalizado de los capitalistas, que falsamente promueven como el más justo, democrático e invencible.

El mismo sistema que está provocando la migración de millones de seres humanos, guerras, miseria, y nos amenaza hoy con muerte ante la expansión del coronavirus, y esos políticos demócratas y republicanos piensan utilizar los recursos producidos por la clase obrera para protegerse ellos exclusivamente; condenando a los más pobres a sufrir las consecuencias, y eso es completamente inhumano.

Los trabajadores estamos amenazados por dos enemigos, uno es el virus y otro el gobierno Demócrata/Republicado y su segunda línea de defensa conformada por el propio Sanders y Ocasio Cortes: que están allí en caso fracasarán el grueso de los políticos abiertamente capitalistas y de primera línea, los mal llamados socialistas democráticos; solo garantizarían la continuación del capitalismo, de la desigualdad social y de la explotación de los pobres por la clase rica, aunque según DSA ya de una forma más justa .

Nuestro llamado se enfoca en la necesidad de la formación de un partido político de lucha, socialista y revolucionario que dirija a la clase obrera hacia la toma del poder, y hoy a pesar de lo demandante y urgente de la situación en que nos encontramos, continuamos con ese mismo planteamiento político pero con un nuevo agregado, que consiste en que ante la urgencia de tratar de sobrevivir está crisis en la que está de por medio la vida misma de muchos proletarios; llamamos a convertir esos organismos ya existentes de la clase obrera, como los sindicatos, en organismos de poder que impulse la defensa de nuestra clase y el acorralamiento y desenmascaro de la política represiva con la que se está privilegiando a la  clase rica con trato preferencial; con recursos, exámenes de coronavirus, toda clase de alimentos y la protección en general de su bienestar, y eso no debe ser aceptado por nadie .

Lea también  Una Salida Socialista a la pandemia del coronavirus en EEUU

Solamente organizados y listos para luchar se puede enfrentar los planes que el gobierno está impulsando y que deja en total abandono a la clase obrera, a las personas de la tercera edad, etc.

Así que, con las precauciones necesarias, la mascarilla, los guantes de protección y el distanciamiento social tendremos que encontrar la forma de salir en defensa de las masas trabajadoras y poder así salir adelante de esta crítica etapa y poder continuar con la lucha por la conquista de un gobierno socialista revolucionario e internacionalista, dirigido por una fuerza obrera y popular.

 ! Ante la amenaza del coronavirus y del gobierno de Trump de condenarnos a una posible muerte, todos a organizar sus sindicatos y organizaciones populares en instrumentos de lucha y defensa de la clase obrera!.

 ! Solo con la lucha decidida de los pueblos pobres junto a la clase obrera, se podrá confrontar la amenaza del coronavirus, los gobiernos burgueses y el sistema capitalista.