Compartir

Se dice que hay aproximadamente 200 ‘’ciudades santuario ‘’ en todo el país y que el término ‘’santuario’’ tiene origen en la década de los 80’s cuando algunas iglesias dieron protección a refugiados que llegaban de las guerras de Centroamérica y el gobierno de los EEUU los perseguía y deportaba.

Por: José López – Corriente Obrera, Estados Unidos

Hoy los demócratas están usando el término ‘’ciudad santuario ‘’para supuestamente limitar la colaboración de la policía con las autoridades federales de inmigración (ICE), entre otras cosas, y no es un término legal, no es una ley, y su forma de ser implementada puede variar; no existe una definición oficial y sus políticas pueden ser establecidas en legislaciones locales bajo el propio criterio de las ciudades o condados y da simplemente recomendaciones a la policía y al sheriff de no reportar indocumentados al departamento de inmigración (ICE). Lo raro de esta política es que a pesar de que Los Angeles, New York y Chicago son “ciudades santuario”, las redadas se han llevado a cabo de todos modos; entonces, en realidad, ¿que está pasando?

Continúan las redadas, unas tras otras

No se ha visto mayor diferencia entre lo que sucede en una “ciudad santuario” y las que no lo son, pues las redadas de todas maneras se han implementado y a solo dos semanas de tomar posesión como presidente el 20 de enero de 2017, Donald Trump ordenó redadas en diferentes puntos del país y, así, un total de aproximadamente 800 personas fueron detenidas, incluyendo redadas en “ciudades santuario”, en Estados como Texas, Arizona, Florida, New York y California, en esta última, en la ciudad de Los Angeles se detuvieron a varias docenas, de un total de 160 personas en todo en Estado.

Hoy se dice que se están deteniendo solo a personas que cometieron delitos pero los datos en los periódicos revelan que un gran número de personas, sin ser criminales han sido detenidos y deportados, y vale señalar que años atrás, en las redadas ordenadas por Obama, 65% de los deportados no eran delincuentes . En un reporte de Univision de julio 2017, un representante del ICE dijo que ellos son notificados después de que a un arrestado se le toman las huellas, ya sea por la policía o por el sheriff.

Independientemente de que gobernadores, alcaldes o políticos de diversas ocupaciones y que son demócratas hayan declarado una “ciudad santuario” para supuestamente proteger a los inmigrantes, y aunque suene bien y se vea como algo humanitario, en realidad, solamente es una política vacía, diseñada para engañar a los trabajadores inmigrantes haciéndoles creer que están protegidos, y así engañados los convierten en presas fácil de las redadas.

“Santuario”, solo para la apariencia demócrata

No sería ni la primera ni la última vez que los Demócratas se involucran en falsas promesas y traicionan al pueblo, pues lo han demostrado ya muchas veces con las elecciones durante sus gobiernos y con la hipocresía más nefasta llevada a cabo en cuanto a la crisis que los trabajadores inmigrantes padecen; su última jugada fue en todas las ilusiones truncadas por el deportador en jefe Obama, que siendo Demócrata deporto a más de 3 millones de inmigrantes y nunca aprobó una reforma migratoria.

Hoy el turno le toca a otros y tienen enfrente de la jauría salvaje a uno de los depredadores más perturbado, Donald Trump, su gabinete de gobierno, el partido republicano y, aunque parezca increíble, también cuentan con la colaboración y complicidad del partido demócrata. Para poder explicar mejor este último señalamiento hay que ir en detalle sobre lo que es la política de una “ciudad santuario “, pues se dice que supuestamente da protección a los inmigrantes y también se menciona que no permite que los cuerpos policiales colaboren con los agentes federales del ICE, y se supone “limita“ las redadas en escuelas, lugares de trabajo, iglesias, e incluso en la calle, es decir, redadas de forma indiscriminada, mas hay varios elementos que dicha proclama no explica bien y eso es a propósito. Estos son:

1. No explica para nada que no pueden parar las redadas.

2. Deja la decisión de capturar y deportar a jueces de inmigración escogidos por Trump.

3. También deja en manos de la policía el poder de decidir si reporta al ICE personas indocumentadas.

4. Está criminalizando a la mayoría, para que sea deportable.

5. Engaña a los inmigrantes, para que así sean presa fácil.

1 y 2 : Una “ciudad santuario“ solamente permite redadas con permiso de un juez de inmigración, mas no dice que los jueces son nombrados por Trump y estos solo deben reportar sobre su trabajo a él, además de que obtener una orden de un juez para ICE nunca ha sido complicado, es decir, que de todos modos se darán las redadas.

3. Deja a discreción de la policía para que estos decidan, bajo su propio criterio, quien sí y quien no es reportado al ICE. Cómo es posible que se deje a instituciones como son los cuerpos policiales y del sheriff, que son racistas, abusadores y represores, el poder de mando para decidir el destino de los indocumentados. Es como decirle a una persona que se le protegerá de ladrones pero con criminales violentos.

4. Solo basta tener una infracción de tránsito para ser considerado criminal, y muchos policías, por el solo hecho de estar sin documentos en el país, ven en un inmigrante a un criminal. Bajo esta nueva modalidad, la gran mayoría de inmigrantes está siendo deportado.

5. Lo peor de todo es que los demócratas, con la política de las “ciudades santuario“, engañan y hacen que los inmigrantes centren sus esperanzas en los políticos demócratas que están en el gobierno; les hacen creer que serán protegidos por estos, desarmándolos políticamente y para que no vean la necesidad de organizarse y de luchar más y crear un movimiento obrero y popular fuerte que sea independiente de toda esa basura Demócrata/ Republicana, y de esta manera los convierte en víctimas fáciles de las redadas.

Corriente Obrera insiste en organizarse en comités de lucha, en el trabajo, en donde se vive, en la escuela, en todo lugar posible, para así, con los comités, organizar la defensa y la lucha de los trabajadores inmigrantes contra los ataques del gobierno, y crear un movimiento amplio y firme, que con métodos de la clase obrera pueda ir dando pasos que hagan avanzar en la conquista de los derechos plenos para todos los inmigrantes, que incluya un mecanismo para reunificar las familias, y [para] no dejarse engañar por la propaganda que tanto se hace sobre las “ciudades santuario ”.

Solo con organización y lucha conquistaremos los plenos derechos.