Compartir

Estudiantes y trabajadores organizaron una lucha de masas y unitaria el 4 de marzo

 En un avance importante de la lucha contra la privatización de la educación, que comenzó como una lucha localizada principalmente en el sistema de la Universidad de California (el eslabón más elitista y restricto de la educación pública superior de California) que explotó el 4 de marzo como una resistencia unificada de todos los sectores de la educación. 

Estudiantes y trabajadores de la educación de todos los sectores del estado de California y en otros 33 estados hicieron acciones de protestas masivas el 4 de marzo, incluyendo huelgas, paralizaciones del trabajo, marchas, caminatas, protestas, “sit-ins”, ocupaciones y hasta dos ocupaciones de carreteras. Las reivindicaciones incluían el fin de los despidos, de las licencias no remuneradas y del corte salarial de los trabajadores, la cancelación de los aumentos de tasas estudiantiles, de los cortes de disciplinas y departamentos, de las privatizaciones de escuelas secundarias y del programa de Obama “Carrera al Tope” [1]. Muchos ligaron la lucha por la educación pública con la crisis económica, las guerras y el crecimiento de la industria de prisiones con la palabra de orden “Dinero para empleo y educación! ¡No a la guerra y al encarcelamiento!”

En California del Norte, donde los esfuerzos de organización eran de lejos los más fuertes, los estudiantes de la Universidad de California-Berkeley, Universidad de California-Santa Cruz y de la Universidad Provincial de San Francisco realizaron huelgas estudiantiles activas, con más fuerza en la UC Santa Cruz, que consiguió paralizar todo el funcionamiento del campus. Muchos trabajadores de los campus paralizaron el trabajo para dar apoyo. Trescientos Instructores de Graduación [2] de la UC Berkeley, donde las acciones de protesta resultaron en más de 100 detenciones sólo en el último semestre, desafiaron a los directores del Sindicato de los Trabajadores de la Industria Automovilística (UAW), a la cuál son afiliados, organizando y dirigiendo una huelga ilegal, que cerró la mayoría de los departamentos académicos.

Hubo acciones masivas en todos los campus y muchos paralizaron las principales avenidas. En la UCLA los estudiantes ocuparon el edificio de la Rectoría. Al mismo tiempo, facultades tecnológicas, escuelas secundarias, y aún algunas escuelas de enseñanza fundamental del estado, realizaron marchas; muchos desafiando a las hostiles administraciones escolares que llamaron a la policía para actuar contra los alumnos en base a normativas contra la ausencia a clases. Hubo manifestaciones de masas en Oakland (1500), San Francisco (10000), San Diego (3000) y Los Angeles (3500). Estudiantes, encabezados principalmente por homosexuales y negros en la UC Davis, intentaron ocupar la carretera a la tarde, pero fueron impedidos por la policía. Después, 150 estudiantes, la mayoría de la UC Berkeley, Facultad de Tecnología Laney, y escuelas secundarias locales marcharon hacia una importante carretera, paralizándola por horas durante la hora del “rush”. Ellos fueron espantados por la policía y presos. Una estudiante secundaria de 15 años cayó de la pista elevada mientras huía de la policía y se fracturó su cráneo cuando se chocó contra la acera al caer.

Lea también  Acuerdo que entrega la Base de Alcántara a los norteamericanos será votado en el Congreso la próxima semana

En Los Ángeles, el “Comité 4 del marzo” local incluía profesores y estudiantes de las escuelas secundarias, facultades aisladas y de las Universidades. Ellos ampliaron tremendamente sus acciones de organización en sus campus, escuelas y junto a los trabajadores de la educación, en particular del sindicato Profesores Unidos de Los Ángeles (UTLA). La lucha y la voluntad de resistir de los estudiantes en toda California empujaron a los sindicatos a realizar algún nivel de actividad. Mientras la base del UTLA exigía más acción militante, incluyendo acciones en el trabajo y huelgas, los líderes se movieron para formar una coalición de sindicatos de la educación que se dedicó a minar la resistencia con llamamientos legislativos y manifestaciones después de las clases. Los estudiantes se unieron a la base del UTLA y construyeron el apoyo entre sus profesores, inclusive yendo a los locales de manifestación y aprobando huelgas unitarias.

Estudiantes universitarios fueron a las escuelas secundarias, entrando en las clases y agitando en la salida de las clases. El 4 de marzo, ocurrieron marchas y manifestaciones de estudiantes en todos los sectores del sistema público de enseñanza, que se juntaron en el centro de Los Ángeles con profesores y otros trabajadores de la educación para una marcha y un acto público frente a la sede del Gobierno. La movilización bien realizada en Los Ángeles mostró el papel unificador que los comités locales pueden tener.

En el sistema de la Universidad de California, las acciones de protesta tuvieron un significado adicional debido a varios ataques racistas y homofóbicos en los campus las últimas semanas: una escalada de ataques contra estudiantes negros en la UC San Diego y un ataque a un centro de convivencia GLBT en la UC Davis. Los aumentos de las tasas y reducción del número de plazas empeoraron dramáticamente la situación de los estudiantes negros en los campus. Como los estudiantes oriundos de la clase trabajadora son forzados a salir de las escuelas y el número de estudiantes de las comunidades oprimidas disminuye cada vez más, su capacidad de resistencia se queda reducida, dejándolos más vulnerables. Pero, al mismo tiempo, estudiantes activistas negros están en la línea de frente de la lucha por la educación pública y han elevado el proyecto político del movimiento, transformando la lucha contra la opresión en uno de sus objetivos céntricos.

Muchos sindicatos en el estado, bajo la presión de los trabajadores de base, se embanderaran oficialmente del 4 de marzo. Las principales movilizaciones de trabajadores de base, particularmente de los profesores, fueron construidas, sin embargo, por los propios trabajadores de base. Los dirigentes sindicales enquistados intentaron canalizar los esfuerzos de protesta lejos de la acción directa, con visitas a los congresistas, campañas de presión parlamentaria, peticiones legislativas y manifestaciones nocturnas después de las jornadas de trabajo, con la estrategia desmovilizadora de hoy “nosotros marchamos, mañana nosotros votamos” [3].

Lea también  El significado político de los últimos acontecimientos en Siria

Esfuerzos similares fueron realizados por las administraciones escolares locales y los órganos oficiales de la burocracia estudiantil. Ellos lucharon para controlar el contenido político de las manifestaciones también, a través de oradores de la burocracia sindical y del Partido Demócrata, pero fueron repelidos por los estudiantes y trabajadores movilizados.

El Día de Acción y de Huelga del 4 de Marzo fue construido de abajo para arriba por los estudiantes y trabajadores de base de cada sector educativo. La decisión de construir un Día de Acción y Huelga unitario partió de una conferencia organizada en la UC Berkeley en octubre de 2009, donde 800 estudiantes y trabajadores de todo el estado se unieron para construir un plan unificado de lucha contra los cortes del presupuesto.

La conferencia también estableció tres principios políticos básicos que conformaron y empujaron la resistencia: la unidad de los trabajadores y estudiantes en todos los sectores, el carácter de masas democrático e independiente del movimiento y la necesidad de la acción directa militante. Los “Comités Regionales 4 de Marzo” fueron construidos a partir de la conferencia para coordinar las acciones en cada una de las regiones del estado. Ellos están transformándose en órganos de lucha y de defensa de estos principios para extender la unidad municipal y regional conquistada para decisiones y movilizaciones nacionales.

Hubo protestas en 33 estados, dando una dimensión nacional al movimiento.

El Centro del Movimiento fue California. El acto de San Francisco reunió a casi 20.000 personas frente a la Prefectura al final de la tarde. Varios contingentes marcharon de diferentes puntos. Los principales contingentes fueron de estudiantes secundarios y universitarios. Algunos activistas afirman que fue la mayor manifestación sobre políticas públicas en muchos años.

La marcha de la Universidad de California en Berkeley recorrió 10 kilómetros con más de mil personas hasta el centro de Oakland, donde se juntaron con contingentes de otras escuelas totalizando cerca de dos mil manifestantes. De estos, 150 bloquearon una carretera muy importante – la 880 – y consiguieron hacerlo por una hora (ni las grandes movilizaciones contra la guerra en 2003 consiguieron paralizar carreteras de ese tamaño).

Cuatro mil participaron del acto en el centro y otros mil en el norte de la ciudad; en Northridge. También aquí la presencia de secundarios fue significativa.

En San Diego hubo varias protestas, los mayores en los campus universitarios de la UC y de la CSU con cerca de mil cada una. Después se juntaron en un acto en el centro de la ciudad con cerca de dos mil personas, con presencia de estudiantes secundarios de varias escuelas.

Lea también  Todo apoyo al levante popular en Irak

En Sacramento, capital del estado, hubo cerca de 800 a 1000 activistas, la mayoría venidos de Berkeley.

En todo el estado, aún en locales pequeños, hubo protestas, tanto en universidades, así como en la enseñanza fundamental y media con la participación de padres, alumnos y profesores.

Varios rectores y directores de distritos escolares se posicionaron a favor de las protestas, lo que indica una raja en el establishment. La propia cobertura de la gran prensa critica los «excesos», aunque apunta al problema de los cortes de presupuestos.

En términos de solidaridad internacional, lo significativo fue la delegación japonesa del Zengakuren y del Doro-Chiba. Además de estos, el congreso de estudiantes de Sudáfrica llamó a manifestaciones en 9 campus, y varios países enviaron mensajes de apoyo de Brasil, Bangladesh, pasando por Europa.

Ahora en California habrá conferencias regionales el día 27 de marzo y después una Conferencia Provincial el 10 de abril.

Además de este movimiento, habrá manifestaciones marcadas para todo el país, contra la guerra, el próximo día 20 de marzo, y está en preparación marchas el día internacional de los trabajadores que recomenzó en Estados Unidos a partir de la gran movilización de los inmigrantes del 2006.

[1] – Programa de competencia del desempeño entre las escuelas para hacer la distribución del presupuesto en base a un ranking.
[2] – Estudiantes de postgrado que reciben una bolsa para que sean profesores asistentes en cursos de graduación. Ellos son llamados Instructores por qué la administración de la universidad rechaza usar el término “profesor asistente” por cuestiones de derechos laborales.
[3] – Campaña utilizada por sindicalistas del Partido Demócrata para desmovilizar a los inmigrantes en el 2006 y que, desde entonces, ha sido aplicada en campañas electorales de los demócratas.

Traducción: Pavel Romero