Compartir

El 20 de noviembre, AFSCME 3299 [filial de la Federación Americana de Empleados Estatales, de Condados y Municipios], que representa más de 22.000 trabajadores de servicios y de cuidado de la salud de toda la Universidad de California (UC) seguirá adelante con una huelga de un día.

Es el más grande sindicato de empleados públicos del estado de California y de todo el país, y otros sindicatos de la Universidad, como el UAW 2865 (sindicato que representa al sector de quienes son a la vez estudiantes y trabajadores de la Universidad de California), y UPTE-CWA 9119 (Cuidados de la Salud, Investigación y Técnicos, de la sede de Berkeley) entrarán en huelga de solidaridad. Esto elevaría a 35.000 el número total de trabajadores de la salud en huelga. La huelga de AFSCME“es el resultado de una campaña coordinada de intimidación ilegal, coerción, y amenazas contra Cuidados de la Salud y Trabajadores de Servicios, que ya originaron una huelga de dos días (21 y 22 de mayo de este año), por condiciones inseguras de trabajo en hospitales de la UC mantenidos por impuestos [taxpayer, NdT], mientras que esa misma semana el hospital declaraba una ganancia récord”. Los otros sindicatos del campus, que comparten problemas similaresen relación con presupuestos por debajo de los costos por inflación, les aumentaron la carga laboral y los ritmos de trabajo, así como recortes a pensiones, planes de saludy otros beneficios laborales.

Ganancias récord

La ofensiva continua contra los trabajadores del campus, que son los que hacen funcionar la UC, ocurre en un momento en donde la Universidad está consiguiendo un récord de ganancias en sus centros médicos y, en general, se da después de los recortes de presupuestos y el programa Operación Excelencia (una política creada por la agencia privatizadora Bain& Co., que hace los recortes a las oficinas y ha empeorado las condiciones de trabajo de muchos trabajadores). 

Estudiantes endeudados

No sólo esto, sino que los estudiantes, la comunidad principal a la que la UC debe responder, están pagando un ojo de la cara por la matrícula y los costos de vida (este año, para los estudiantes del Estado, la matrícula con intereses es de USD$12.864), y están endeudándose con créditos gigantes, sin conseguir pagar por el estudio. En muchos casos, esto los ha llevado a tener que hacer trabajos por fuera de la Universidad para sobrevivir.

Aún más, esto significa que los estudiantes que pertenecen a la clase trabajadora, principalmente afroamericanos y latinos, se ven obligados a abandonar, es decir, son expulsados de hechopor no poder pagar. Los únicos ganadores en el campo de la educación pública hoy son los administradores de la Universidad, de alto rango y sueldo, y las compañías privadas que hacen dinero con la construcción, la guerra y las investigaciones de petróleo: multinacionales que invierten en la UC.

Intimidación

Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que en vísperas de la huelga, la Administración de la Universidad mandó e-mails intimidando y amenazando a los trabajadores de AFSCME, y especialmente a los estudiantes del UAW [sindicato de la industria automotriz]. Incluso consiguieron que algunos profesores y concejeros del Departamento desmintieran estas amenazas. Con gran coraje y determinación, los estudiantes-trabajadores del UAW no se echaron para atrás, y continúan con su huelga de solidaridad.1Como señala la estudiante-trabajadora Amanda:“se ha estado transmitiendo como verdadera una información engañosa, ilegal y contradictoria acerca de las leyes laborales, y está siendo transmitida a los graduandos como forma de confundirlos e intimidarlos para que no se sumen a una acción colectiva que está legalmente protegida”

Represión

Los mismos funcionarios y administradores de la Administración son los cerebros de esto–el saliente vicecanciller de Berkeley, George Breslauer, una de las cabezas de la UC2–, creadores de las políticas que generan desastrosas condiciones laborales y bajos presupuestos, así como impulsores de la brutal represión que enfrentaron trabajadores y estudiantes, que fueron golpeados y arrestados durante las ocupaciones de los predios en 2009; de los acampes del Occupy Cal (Ocupar California) en 2012, y tantos otros ejemplos en donde estudiantes y trabajadores lucharon contra los recortes y ataques a las condiciones laborales.

Unificar las luchas en la UC

Más allá de lo que los administradores y dirigentes de la UC están diciendo, la huelga de los trabajadores de AFSCME, los trabajadores-estudiantesdel UAWy los estudiantes de la Universidadsigue en pie, y debe continuar. Los trabajadores del campus ejerciendo su derecho de huelga, y las huelgas de solidaridad, son medidas que buscan solucionar problemas colectivos en los lugares de trabajo a través de la disminución de los ritmos de trabajo, y todos los trabajadores y estudiantes que quieren una educación pública de calidad deben sumarse a ellos en esta lucha. 

Los estudiantes pueden jugar un rol importante

Por esto,es importante que los estudiantes, uno de los sectores principales a los que los trabajadores del campus brindan servicio, deben pronunciarse en apoyo a los que hacenfuncionar la Universidad. Debemos combatir la intimidación y las amenazas que los trabajadores están enfrentando, así como hicieron los trabajadores cuando apoyaron las luchas estudiantiles de 2009 contra las escaladas de tasas y los recortes de presupuesto; AFSCME, UPTE y los otros sindicatos del campus fueron a la huelga el 24 de septiembre y los días 19, 20, 21 y 22 de noviembre de 2009 no sólo para pelear por mejores condiciones de trabajo sino para apoyar a los estudiantes que estaban enfrentando escaladas de tasas y matrículas.

Los estudiantes tienen importantes razones para sumarse a la huelga, como los mencionados costos de vida y estudio en la UC, la enorme baja de inscripciones de latinos y negros (algunos de los cuales son más bajos que nunca), el aumento de cantidad de estudiantes por clase (algunas materias llegan a 100 estudiantes por instructor), y el deterioro general de la calidad de la educación en la UC.

La solidaridad entre estudiantes y trabajadores fue lo que permitió que las protestas y luchas contra los recortes y alzas de tasas ganaran la suficiente fuerza para obligar al entonces gobernador Schwarzenegger a retrocederen los recortes educativos en la UC (en 2010), detener la escalada del precio de la matrícula y congelar futuros aumentos (la Presidente de la UC, Napolitano, dice que respetará el congelamiento por lo menos por el próximo año). Estas conquistas del movimiento se lograron gracias a la solidaridad construida entre trabajadores y estudiantes en las huelgas, movilizaciones, ocupaciones y sentadas desde 2009.

Aún más, el claustro de profesores y otros trabajadores (sindicalizados o no) tienen un interés común apoyando la huelga y sumándose a la batalla que continuará luego de la huelga. El claustro de profesores ha visto incrementada su carga horaria debido a los recortes de personal (algunos profesores que eran representados por el sindicato centralmente clerical Teamsters local 2010, y otros no sindicalizados) en los últimos 4 años, y han visto reducidas sus chances de titularización (posición permanente como profesor). Similarmente, otros campus están trabajando bajo condiciones tan deterioradas como las de los trabajadores de AFSCME, y enfrentando congelamiento de salarios, aumento de la carga laboral debido a recorte de personal, y reducción y recortes variables de las pensiones y los beneficios médicos.

¡Unidos podemos ganar!

La construcción de un movimiento unificadode estudiantes con sus organizaciones, trabajadores sindicalizados y no afiliadosy el claustro de profesores es la clave para defender la educación pública de los ataques de la Administración de la Universidad y del gobierno. Debemos mostrar la misma fuerza que los trabajadores del país (y del mundo) han mostrado el año pasado, como en la huelga de 2012 del Sindicato de Maestros de Chicagoy la huelga de los trabajadores de BART (Tránsito Rápido del Área de la Bahía) de este año. En ambos casos, los trabajadores –con el apoyo de la comunidad– enfrentaron intimidaciones, amenazas y presión pública por parte de sus empleadores, de los periódicos, de la TV y de los grandes medios. Por eso, debemos trabajar para unificar nuestras luchas para crear un movimiento que pelee por la educación pública. Y lo haremos mejor haciendo y apoyando huelgas, paros y otras protestas en los campus y los lugares de trabajo.

Traducción: Ariadna Russo  

Notas:

1-    1.  http://www.tikkun.org/tikkundaily/2013/11/19/student-workers-face-intimidation-on-the-eve-of-a-historic-strike-at-the-university-of-california/ “Los abogados y concejeros laborales del sindicato de trabajadores-estudiantes de UC tienen razón: como trabajadores para los estudiantes,trabajando en el sector de educación superior en California, cuyos previos contratos han expirado, los instructores graduados de los estudiantes de la Universidad de Iowa, lectores, y tutores aún no graduados, ahora tienen el derecho legal a sumarse a la huelga de solidaridad este miércoles”. 

2-   2. Ibid:“En diciembre de 2011, el Vicecanciller Breslauer y posteriormente el Canciller Birgeneau fueron condenados por el Senado del Claustro de Profesores por su rol en impulsar a los oficiales de policía a arremeter con palos, en múltiples ocasiones, contra el abrazo simbólico alrededor del acampe en la UC. Breslauer fue parcialmente responsable de esta violencia”