Compartir

Los mercados financieros de todo el mundo continúan dando vueltas con cada noticia sobre la guerra comercial entre los Estados Unidos y China. Cuando el presidente Trump anunció que los chinos le habían telefoneado durante la reunión de la cúpula del G7 en Biarritz para iniciar negociaciones sobre el acuerdo comercial, las bolsas de valores subieron. Pocas horas después de que China dijera que ese llamado no había sido hecho y que esa era solo una fake news más de Trump, los mercados revirtieron y cayeron nuevamente.

Por: Michael Roberts

Claramente, lo que ocurre en la batalla comercial en curso se tornó un gatillo para el colapso del mercado de acciones y para la búsqueda desenfrenada de títulos del gobierno y de oro. Pero es más que eso. El crecimiento mundial está disminuyendo y la inversión corporativa cayó acentuadamente. Eso es causado por una caída en las ganancias corporativas, una recesión de los lucros.

Vea los resultados de las ganancias de las 500 principales empresas por el valor de mercado de acciones en los Estados Unidos, la S&P-500. Con la incorporación de casi todos los resultados del segundo trimestre de 2019 (abril-junio), la ganancia total (lucro) aumentó solo 0,5% y el ingreso por ventas solo 4,7%. Descontando la inflación, el aumento de ganancias reales fue negativo y el ingreso por ventas poco más de cero. Y eso para las 500 mayores empresas.

Para las empresas menores, la situación es aún peor. Las ganancias cayeron más de 10% en relación con el año pasado, y los ingresos aumentaron solo 2,2%, o se estabilizaron luego de descontar la inflación. Excluyendo el sector financiero, las ganancias cayeron 21%. Un análisis por sector muestra que el minorista se salió mejor (pues el consumidor norteamericano continuó gastando) al lado del sector financiero. Pero sectores productivos, como el de tecnología, tuvieron una caída de 6,3% en las ganancias. Y eso es fundamental.

Lea también  Todo apoyo al levante popular en Irak

Figura 1: Crecimiento de las ganancias por trimestre (en relación con el año anterior) – Real y Estimado.

En el primer trimestre de 2019, las ganancias están en territorio negativo en comparación con un aumento de 23% en el primer semestre de 2018. Y la previsión para las ganancias del tercer trimestre es de una caída adicional de 4,3% en relación con el mismo período del año anterior.

En todos los países, la producción local está cayendo. La respuesta usual es vender más en el exterior por medio de exportaciones. Pero el retrato del comercio mundial es sombrío. La empresa holandesa de banco de datos CPB suministra datos mensuales del comercio mundial. En junio, el comercio mundial cayó 1,4% en relación con mayo y comparado con junio de 2018. De hecho, el comercio mundial cayó 3,5% desde octubre de 2018.

Figura 2: Crecimiento del comercio mundial, base anual (%).

Y ahora tenemos la guerra comercial, que se está intensificando. Solamente durante la semana pasada, China anunció que estaba imponiendo tarifas sobre las importaciones de los Estados Unidos en represalia a las tarifas sobre las importaciones chinas en los Estados Unidos planificadas para setiembre, ya anunciadas por Trump. Trump prontamente anunció nuevos aumentos de tarifas, en respuesta.

Los economistas del JP Morgan calculan ahora que el efecto directo de esas medidas tarifarias en el crecimiento de China, que ya está desacelerando, sería el de una reducción de 0,2% en la tasa de crecimiento y una pérdida permanente de 0,5% en el PIB de China. Las nuevas tarifas amenazadas por Trump elevarían esa pérdida a 0,9%. El crecimiento de los Estados Unidos sería afectado, con una pérdida permanente del PIB de 0,25 y 0,5%. Aún más preocupante es que la incertidumbre sobre hasta qué punto esa guerra está yendo, está tornando las empresas, que ya sufren una desaceleración o incluso reducción de lucros, aún más renuentes a hacer nuevas inversiones.

Lea también  El impeachment a Trump

Figura 3: Empleo global (Línea azul) e Inversión en bienes de capital (línea naranja) (%), 2010 a 2020.

El crecimiento de la inversión global ya cayó para solo 1% al año, de acuerdo con el JP Morgan. Si la inversión fuera negativa globalmente en los próximos trimestres, el crecimiento global del PIB real, actualmente en alrededor de 2,5% al año (dependiendo de cómo es medido), caería en dirección a cero; en otras palabras, una recesión mundial.

Fuente: Michael Roberts, The Trade Trigger, https://thenextrecession.wordpress.com/2019/08/28/the-trade-trigger/

Traducción del original en ingles al portugués: Marcos Margarido.
Traducción al castellano: Natalia Estrada.