Compartir

Una situación Insoportable.

Los trabajadores y habitantes de los barrios y sectores humildes del país atravesamos una verdadera tragedia social, la crisis económica se profundiza, la escasez de alimentos y medicinas no cede, el hambre azota, las largas colas para adquirir alimentos permanecen en los supermercados y mercados del país y también en los bancos para obtener efectivo los trabajadores somos víctimas de la especulación al momento de comprar comida o medicinas para curarnos y también para adquirir efectivo que el cual debido a su escasez se ha convertido en un negocio para especuladores que lo venden hasta en 500%.

La hiperinflación es inaguantable, recientemente cifras publicadas por la Asamblea Nacional (hay que recordar que desde 2012 el Gobierno no publica cifras oficiales de la inflación) expresan que los precios suben a razón del 2,7% diarios y 128,4% mensual. En lo que va de año, la inflación ha superado el 4600%, es decir, 46 veces los precios de inicio de año, y si comparamos los últimos doce meses, tenemos que la inflación ha escalado a la increíble cifra del 46.305%, es decir ¡463 veces los precios del año pasado! La canasta básica familiar, según el CENDAS se ubica en el para el cierre del mes de junio en más de Bs. 600 millones.

El salario se ha vuelto sal y agua, y es necesario rescatar su poder adquisitivo o capacidad de compra, debemos manifestar nuestro desacuerdo con los aumentos salariales decretados por el Gobierno porque son un completo engaño, que no alcanza para siquiera comer en la semana, los trabajadores debemos tener un salario que sirva para garantizar nuestra alimentación, gastos de vivienda, salud, vestimenta y entretenimiento. es por eso que exigimos Aumento de salario acorde a la Canasta Básica Familiar, ajustable a los incrementos de la inflación. Lo que se conoce como Escala Móvil de Salarios o Indexación Salarial.

El Mito Sobre que los Aumentos Salariales son los Responsables de la Inflación.

Debemos salir al paso a los argumentos de los gremios patronales, la oposición burguesa, de algunos “sesudos” economistas chavistas e incluso intelectuales de la izquierda reformista, que afirman que los aumentos salariales generan más inflación y/o que inclusive serían los responsables de la misma. Hay que decir claramente que esto No es Verdad, que los Aumentos Salariales no son Inflacionarios.

En Venezuela el salario real ha sufrido desde 2001 hasta enero de 2018 una caída superior al cien por ciento, mientras que la inflación ha ido en constante ascenso, como explican estos analistas burgueses entonces que sea el incremento salarial el responsable de la inflación, no será acaso al revés y la inflación la que se constituye en un impuesto que destroza el salario de los trabajadores del país. De otro lado un estudio de la Fundación Universitaria Konrad López, señala que en Venezuela el costo laboral (salarios), representa en promedio el 10% de los costos totales, lo que sería una muestra de la baja incidencia de nuestros salarios en los costos patronales. Además no hay que olvidar que en el país apenas 55% de la población económicamente activa esta empleada en el sector formal de la economía, es decir, percibiendo un salario propiamente dicho.

Lea también  Venezuela: !Liberen a Luis Chaparro!

Los datos sobre la caída del salario real muestran una caída en la capacidad de compra de los salarios, es decir, en la demanda, por lo que no pueden ser los salarios los responsables de la subida de los precios que responden a fin de cuentas a la ley de oferta y demanda.

Pero admitamos por un momento que son los aumentos salariales los que generan inflación, es qué acaso son inflacionarios entonces sólo los que perciben los trabajadores? No lo son los salarios de los militares que perciben aumentos considerables?, no son inflacionarios los ingentes salarios de los ministros?, o acaso no son inflacionarias las altas rentas de los patronos privados, directores y gerentes de PDVSA, las empresas básicas y demás empresas públicas y privadas.

Otra cosa que no consiguen explicar los detractores de los aumentos salariales en Venezuela, es por qué se producen aumentos de precios en periodos donde no hay aumentos salariales, y por qué en países del continente (para no meternos con el resto del mundo) como Brasil; Chile, Argentina, Colombia, Perú, entre otros donde los trabajadores devengan salarios más altos que en Venezuela, se observan índices inflacionarios más bajos.

La diferencia a favor de los patronos entre el valor del trabajo realizado por los obreros y lo que reciben por dicho trabajo como salario destruye el argumento de que son los incrementos salariales los responsables de los aumentos de precios, una subida general de salarios no da como resultado necesariamente un aumento general de precios, sino que estrecha la brecha existente entre la ganancia de los patronos y lo que perciben los obreros como pago por su fuerza de trabajo, intentando dar a la misma un valor digno. 

Supongamos por un momento que los trabajadores logramos un aumento tan considerable que reducimos casi a cero la brecha ganancia – salarios, eso sólo equipararía la relación entre el valor de las mercancías, con los salarios. Dentro de la lógica capitalista, los patronos buscaran resarcirse de esto (y de cualquier aumento salarial) aumentando los precios, lo que máximo debería llevar los precios al nivel anterior con relación al nuevo salario, cualquier aumento por encima de esto (inflacionario), obedece a factores especulativos, la necesidad (en los marcos del sistema capitalista) de existencia de una ganancia para los patronos, o a cualquier otra causa, es decir, nada que este asociado al incremento de la remuneración salarial, la conclusión es clara, el salario siempre puede ser aumentado a costa de la ganancia patronal. Se trata entonces de una disyuntiva o nuestras condiciones de vida en tanto trabajadores o el lucro de los patronos.

En Venezuela esta lucha esta expresada en la exigencia por un salario mínimo igual a la canasta básica familiar. 0¿Y qué pasa si vuelven a aumentar los precios? se preguntaría alguien, entonces debemos aplicar la escala móvil de salarios o indexación salarial, es decir ajustar el salario conforme cada aumento de la inflación para recuperar la pérdida salarial y reducir a cero ese flagelo. Son el aumento salarial a nivel de la canasta básica familiar y la escala móvil de salarios, la única arma que tenemos los trabajadores para enfrentar la galopante elevación de los precios.

Lea también  Venezuela: !Liberen a Luis Chaparro!

Los Verdaderos Motores de la Inflación.

Los analistas y economistas de la oposición burguesa, explican la inflación, responsabilizando al Gobierno por la excesiva emisión monetaria (que a la vez sería consecuencia de la necesidad de cubrir los permanentes “aumentos de salarios” y cancelar los “bonos de la patria”), el déficit fiscal y la falta de confianza de los inversores en el mercado venezolano. El Gobierno responde argumentado que hay una guerra económica, una inflación inducida por la especulación y e bachaquerismo, una escasez generada por el contrabando de extracción de alimentos y medicinas y pare usted de contar.

Lo cierto es que todos estos argumentos encierran sólo medias verdades, con más elementos de mentira que verídicos. Lo que no dicen ni la oposición burguesa, ni el Gobierno, es que la inflación en Venezuela, está directamente relacionada con la deuda externa y la fuga de capitales. Estos al contrario de los quince motores de los que permanentemente habla el Gobierno, son dos motores que realmente funcionan generando y empujando hacia arriba la inflación.

Y es que para garantizar los pagos de deuda externa a banqueros, transnacionales y fondos especuladores, el gobierno tiene que desembolsar extraordinarias sumas de dólares, recortando unilateralmente la importación de los bienes y servicios necesarios para el consumo de los venezolanos. Se estima que sólo el año pasado se destinaron 19 mil millones de $ en pagos de deuda externa, lo suficiente para más de un año de importación de alimentos. Los pagos de deuda externa también conllevan a que no se invierte nada en el aparato productivo nacional, en PDVSA, las empresas básicas, para recuperar la producción y la industria nacional.

A esto hay que sumarle que durante los diez años de existencia de CADIVI (2003 – 2013), se fugaron del país por la vía del otorgamiento de dólares baratos a empresarios especuladores (boliburgueses y burgueses tradicionales) aproximadamente 500.000 millones de $, sin sumar lo que se fugó posteriormente vía CENCOEX y DICOM. Todo esto es dinero que se dejó de invertir en importar la comida, medicinas, insumos y repuestos que hacen falta y se dejó de invertir en la producción nacional.

Todo esto constituye la verdadera base para explicar la actual situación de hiperinflación. 

Trabajadores de la Salud y Universitarios Marcan el Camino. Es Necesario Unificar las Luchas.

Desde hace varías semanas las enfermeras y enfermeros salieron a la lucha con una consigna clara SALARIO MINIMO IGUAL A LA CANASTA BÁSICA FAMILIAR, la valentía de esta lucha, pero también su propia situación, despertó la solidaridad del resto de los trabajadores del gremio de la salud, quienes se sumaron a la misma (hay que decir que este es un gremio donde los trabajadores devengan salarios de hasta apenas 600.000 Bs Quincenal), con la misma consigna, y no dejándose embaucar por las promesas gubernamentales de un “bono millonario” (de 20 millones de Bs sin incidencia salarial) y una caja clap cada quince días.

Lea también  Venezuela: !Liberen a Luis Chaparro!

Lo mismo viene ocurriendo con los trabajadores universitarios quienes han expresado su inconformidad con los salarios de hambre que devengan y han rechazado el pírrico aumento que les ofrecen, sobrepasando a las traiciones de las dirigencias de la FTUV y FETRAESUV, quienes han competido codo a codo para ver quien entrega mejor la lucha.

En los últimos días han salido a luchar también los trabajadores de las cementeras, con acciones de calle para manifestar su protesta ante el incumplimiento de las promesas patronales. Igual por reclamos salariales y exigencias de convenciones colectivas dignas comienzan a movilizarse los trabajadores eléctricos, los de CANTV, de manera más incipiente los petroleros, incluso la oficialista junta directiva del Sindicato Bolivariano del Metro, presionada por su base ha tenido que introducir un pliego conflictivo ante la Inspectoría del Trabajo, en otras instituciones públicas como el mismo MPPPST, MinMujer, IVSS, ENASAL (empresa estatal de sal) los trabajadores empiezan a expresar su malestar y a emprender pequeñas acciones de protesta.

Es necesario que aunque trabajemos en sectores diferentes, unifiquemos nuestras luchas, tenemos iguales problemas e iguales padecimientos, principalmente en la cuestión salarial. Unidos somos fuertes, unidos podemos luchar de mejor forma para ganar un salario digno, igual a la canasta básica familiar.

POR UN SALARIO MÍNIMO IGUAL A LA CANASTA BÁSICA,

POR LA APLICACIÓN DE LA ESCALA MÓVIL DE SALARIOS.

UNIFIQUEMOS NUESTRAS LUCHAS.

Unidad Socialista de los Trabajadores (UST)

 Agrupación Antímano Marxista