Compartir

La situación venezolana es cada vez más tensa. La crisis política se agrava y la economía del país sigue en picada, con tendencia a agravarse, cuestión que actúa como combustible para agudizar la crisis política; el régimen político se cae a pedazos y el gobierno pierde cada vez más apoyo popular.

Por UST-Venezuela

Han sido más de cien días de movilizaciones y protestas, sometidas a una fuerte represión, con un saldo considerable de muertos, heridos y presos.

La MUD, apoyándose en la bronca popular se monta sobre estas movilizaciones a fin de capitalizarlas y sobre todo controlarlas, sin embargo desde cada vez mayor cantidad de lugares surgen movilizaciones espontáneas, contra el hambre, la escasez, la miseria y la misma represión, que no siempre la MUD consigue controlar. Esa bronca es muy probable que aumente conforme se acerque el 30 de julio fecha de la elección de los candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), a sabiendas de que la situación económica no mejorará, y por el contrario los padecimientos de la clase trabajadora y sectores populares aumentarán.

Es por eso que la MUD, como buena dirección burguesa que es, dada a las transacciones y negociaciones, buscando evitar que la crisis política se resuelva en las calles busque mecanismos que les permita distensionar la calle, sin dejar de presionar al gobierno, para negociar en mejores condiciones una salida acordada.   

De manera que realizada bajo su convocatoria el pasado 16/07/2017, la consulta popular para rechazar el llamado oficialista a la ANC, y además consultar sobre el papel que debían cumplir las instituciones principalmente las FANB y la Asamblea Nacional y si se estaba de acuerdo con un gobierno de “Unidad Nacional”, la MUD continúa con su agenda de presionar para negociar y ahora convocan con el apoyo explícito de FEDECAMARAS, CONINDUSTRIA, CONSECOMERCIO, la Cámara de la Construcción, FEDEAGRO y otros gremios patronales para el día jueves 20 de julio a un Paro Nacional, cuestión que ya venían planteando desde antes de la consulta, incluso dirigentes sindicales (ligados a la MUD) como Iván Freites de la FUTPV y Marcela Máspero de la UNETE, han hecho declaraciones en los medios invitando a los trabajadores a sumarse a este paro.

Necesitamos una Huelga General con un programa obrero, popular y estudiantil

Lea también  Huelga minera en medio de la rebelión social chilena

La incontrolable inflación, la permanente escasez de alimentos y medicinas, una cesta básica por el orden de 1.500.000 Bs., un salario miserable de 97.000 Bs. que sumados a los 153.000 de cesta ticket configuran un ingreso mensual de apenas 250.000 Bs., la descarada especulación; el agravamiento de la crisis económica con los crecientes pagos de deuda externa y la fuga de capitales, junto a la creciente represión que el gobierno desata contra los manifestantes, contra el movimiento estudiantil y dirigentes y activistas políticos, sindicales y populares opositores; los ataques a las libertades democráticas, los despidos y las restricciones a los derechos de los trabajadores de elegir libremente a sus representantes sindicales y a organizarse de forma independiente; son sobradas razones para que la clase trabajadora venezolana desde sus organizaciones convoque a una Huelga General de manera democrática e independiente, haciendo eje en un programa que coloque en el centro la solución a los problemas acá planteados.

Pero no es a esto a lo que la MUD, está convocando para este jueves, ellos están pensando en una huelga organizada en función de sus intereses como políticos pro patronales, así como en los intereses directos de los gremios patronales que los acompañan en dicho llamado, y pretenden que los trabajadores vayamos detrás de esos intereses y objetivos, un paro donde a pesar de sus afirmaciones “buena voluntad” seremos los trabajadores los que pagaremos los platos rotos con ajustes, despidos y cierres de empresas.

Ellos quieren una salida negociada a la crisis, aspiran reprivatizar empresas, “mejores condiciones para invertir”, lo que en criollo significa, entre otras cosas, reducir las nóminas de las empresas reprivatizadas, congelar las convenciones colectivas, y que se le otorguen mayores facilidades para despedir; aspiran sacar derechos contemplados en la LOTTT como la inamovilidad laboral (que ya incumplen cuando les da la gana, pero que les resulta incómoda), de otro lado quieren la eliminación legal del control de precios (aunque estos ya estén liberados de hecho), captar una mayor tajada de la renta petrolera vía asignación de divisas para seguir fugándolas al exterior, etc; en fin: lo que buscan con este Paro Nacional, son garantías para aplicar mejor las políticas de ajuste contra los trabajadores (cuestión que ya viene haciendo el gobierno). Nada bueno podemos esperar los trabajadores de semejante convocatoria.

Una Huelga General indefinida hasta que Maduro se vaya.

Desde la Unidad Socialista de los Trabajadores (UST) hemos venido sosteniendo que ni la ANC, ni el diálogo entre políticos burgueses como los del PSUV y la MUD, ni las elecciones, representan una solución a los problemas de los trabajadores y del pueblo pobre, afirmamos que la misma pasa por llevar adelante una HUELGA GENERAL hasta lograr que Maduro se vaya.

Pero esta debe acordarse y prepararse desde las organizaciones obreras de manera democrática, previa realización de asambleas de base desde los sindicatos, federaciones y en los centros de trabajo, sin ningún relacionamiento con los patronos ni subordinación a sus intereses, que como es bien sabido, son completamente opuestos a los nuestros.

Esto es justamente lo que no hacen, ni Freites, ni Máspero, ni demás burócratas sindicales afines a la MUD, por la sencilla razón de que son dirigentes ligados a la patronal, que viven de los favores, prebendas y privilegios que les proporcionan estas relaciones, no representan los intereses de la clase trabajadora, así como tampoco representan a los trabajadores los dirigentes sindicales ligados al aparato del chavismo como Wills Rangel, Franklin Rondón, entre otros.  

Por eso los trabajadores debemos organizarnos y levantar nuestro propio programa, necesitamos organizar comités u otras formas de organización independiente para garantizar de verdad una Huelga General, obrera, estudiantil y popular para echar al gobierno.

El programa de esta huelga debe tener como consigna central el  Fuera Maduro;  y plantear el NO a la Fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, para seguidamente plantear la suspensión inmediata del pago de la deuda externa, investigación de los préstamos con China y Rusia, adonde fueron a parar los dólares asignados durante los años de control de cambio, repatriación de los capitales fugados, estatización del comercio exterior, ni un dólar más a la burguesía, fin de las empresas mixtas, nacionalización 100% de la industria petrolera, dólares para invertir en su recuperación, así como para recuperar las empresas básicas, inversión en la producción de alimentos, medicinas e insumos, no al Arco Minero, explotación minera y demás recursos en consulta a las comunidades indígenas, aumento general de salarios acorde a la canasta familiar, discusión de las convenciones colectivas vencidas, basta de despidos, basta de escasez, dinero para educación y salud, no para los banqueros y fondos buitres, plenas libertades democráticas; libertad a los presos por luchar, total garantía a los derechos políticos y sindicales, inmediatas elecciones en las organizaciones obreras y populares sin injerencia del CNE o el TSJ ni de los patronos, etc…  

Los trabajadores tenemos esta propuesta para salir de la crisis. Para aplicarla debemos gobernar con nuestro propio programa. Para eso necesitamos construir una alternativa política independiente de los patronos de la MUD y de los patronos del PSUV.

¡Necesitamos una huelga general para salir de Maduro! Independiente de los patronos, los burócratas y políticos patronales.

Lea también  Vicmary, hasta el socialismo siempre!

¡No a la Constituyente fraudulenta! ¡No votemos el 30 de julio!

¡No al pago de la deuda externa: Dinero para comida, medicinas, educación y salud, no para los banqueros!

¡Por un gobierno de los trabajadores, los campesinos y el pueblo pobre!

Unidad Socialista de los Trabajadores (UST) – Liga Internacional de los Trabajadores/Cuarta Internacional (LITCI).