Compartir

Aún los hechos son muy recientes para formarnos una idea independiente de los hechos que el Gobierno ha calificado de “atentado terrorista e intento de asesinato” al Presidente de la República.

Por UST-Venezuela

Ello nos obliga a ser muy cuidadosos al pronunciarnos ante los hechos.

En caso de ser cierto el hecho, debemos decir que estamos en contra de utilizar la violencia individual y cualquier acción que no sea de la voluntad de los trabajadores para resolver la crisis que nos aqueja y salir del Gobierno de Maduro.

La salida a la crisis, seguimos opinando, pasa por salir del Gobierno de Maduro. Sin embargo, su salida debe ser por decisión democrática del pueblo trabajador, para instaurar un Gobierno de los trabajadores y el pueblo, basado en sus organizaciones democráticas, independientes y luchadoras.

Estos hechos sólo favorecen al Gobierno, quien los utilizará como excusa para aumentar la razzia represiva y criminalizar la protesta, precisamente cuando más y más sectores de trabajadores se suman a la lucha por salario digno, por condiciones de trabajo dignas, lo cual apunta al responsable común de tanto desastre: el Gobierno.

Aunque no negamos la posibilidad de la existencia de sectas disociadas y desesperadas por una drástica y abrupta solución, ningún sector de oposición en su sano juicio le haría el favor al Gobierno de presentar le la excusa para recrudecer la represión selectiva y restringir las libertades democráticas,  entre ellas el derecho de opinión, de organización, de reunión y manifestación.

Aun cuando el supuesto atentado hubiera tenido éxito, ello no hubiera terminado con el Gobierno, que hubiera cerrado filas con Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello.

Lea también  Refugiados venezolanos en Brasil: un drama provocado por los gobiernos y latifundistas

Hacemos un llamado a los trabajadores a estar atentos y no decaer en la lucha por mejores condiciones de vida para nuestras familias.