Compartir

El texto siguiente es un pronunciamiento de la Plataforma del Pueblo en Lucha y el chavismo crítico (de la que la UST participa) para rechazar la convocatoria del Presidente Maduro a la Asamblea Constituyente. Este pronunciamiento es un paso, en nuestra opinión, para levantar una bandera independiente de los trabajadores ante la farsa de “constituyente” del gobierno y el PSUV. Como socialistas, seguiremos planteando que es necesario preparar una huelga general para salir de este gobierno.

La Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico rechaza enérgicamente el intento de imponer por parte del gobierno de Maduro, una estafa “Constituyente” desprovista de verdadera soberanía popular.

Lo primero que queremos dejar claro como Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Critico, es nuestra más absoluta convicción de que el tema constituyente no es un asunto meramente jurídico, ni mucho menos restringido a “expertos” constitucionalistas, es fundamentalmente un asunto político, cuyo auténtico protagonista y sujeto debería ser el pueblo trabajador. En tal razón, la mencionada “propuesta” es un absoluto contrasentido,  por un lado, porque no es una propuesta sino una imposición del gobierno de Maduro, quien es el que está tomando “la iniciativa”, al no consultar con el poder  originario, es decir, con el pueblo si está de acuerdo o no con “la constituyente”, y por el otro, que el mismo es un gobierno deslegitimado y con un alto rechazo popular el cual carece del liderazgo y la confianza necesaria para ponerse al frente de un genuino proceso constituyente, que además aplica un brutal paquete de ajuste, que reprime y nos mata de hambre, es el quien representa la verdadera manzana de la discordia en el marco de la terrible tragedia social que estamos viviendo. Es tal su zamarreria y descaro que intenta imponerle al pueblo una constituyente sectorizada y corporativizada, cuyas bases comiciales unilateralmente también las impone garantizándose más de la mitad de los delegados a la misma, siendo esta una vulgar copia de los congresos del PSUV y “de la patria”, manejados a su antojo por la cúpula gobernante. Con esta “propuesta de Constituyente”, el gobierno intenta evadir su responsabilidad en la catástrofe que vive el pueblo venezolano, y es una maniobra para distraer la atención de nuestros verdaderos problemas, como son el hambre, la falta de comida, la inflación, los salarios destruidos. Además, una verdadera Constituyente es un proceso de Revolución Permanente cuyo protagonismo decisivo lo ejerce el pueblo de manera cotidiana a través del debate de las cuestiones fundamentales del país, no en eventos epilépticos creados disparatadamente por las mismas cúpulas que lo relegan para la cual la democracia es solo una frase vacía y el pueblo un instrumento para su manipulación. Por otra parte habría que preguntarse si el problema central que vivimos los venezolanos es por la constitución del 99 o por una gestión gubernamental terrible y descarada a favor del capital.

Tampoco es un instrumento “superior para la “paz” ni para desarrollar “un nuevo modelo productivo”. En rigor lo que busca el gobierno es avanzar en medidas totalitarias y seguir restringiendo las libertades democráticas. Cambiar las reglas del juego para perpetuarse en el poder, a través de una “Constituyente” hecha a su medida. No realizar ningún proceso electoral, ni siquiera en los sindicatos, porque se saben derrotados.

Reivindicamos el derecho a la protesta y apostamos a la movilización del pueblo

Reivindicamos categóricamente el derecho a la protesta y a la movilización del pueblo por sus propios intereses y al margen de ambas cúpulas, en razón de la dramática situación que lo afecta y que hace estragos en su cotidianidad, que lo hace víctima de la escasez de alimentos, medicinas, de la inseguridad, de la corrupción y de su cada vez más precarias condiciones de existencia lo cual es responsabilidad absoluta de este gobierno hambreador, corrupto y represivo.

De lo anteriormente expuesto afirmamos que se viene gestando una rebelión popular, la cual se asoma sin vínculos ni identidad política con la MUD, pues comienza a ser fruto genuino de la desesperación, orfandad e indignación popular, de su rabia acumulada ante la estafa política de la cual ha sido víctima por parte de quienes se autoproclaman “hijos de Chávez”; por sus mentiras recurrentes y por el terrible “paquetazo” del gobierno de Maduro.

Hay evidencias que en estos momentos  el pueblo paso a paso ha venido perdiendo el miedo y zafándose del férreo control y chantaje de los distintos mecanismos planificados por el gobierno (los Clap, Carnet de la Patria, etc.), así lo vienen confirmando pobladas como las de Cumaná, Ciudad Bolívar, Pto. La Cruz, Maturín, Maracaibo, Mérida, Valera, San Cristóbal, Maracay, Valencia, y La Vega, en Caracas ocurridas a lo largo del 2016, y más recientemente en el 2017, El Valle, San Martín, La Vega, El Paraíso, Barrio 5 de Julio en Petare, Mérida, San Cristóbal, Valencia, Los Teques, Guarenas, Altos Mirándinos, Catia, San Bernardino, y otras expresiones de rebeliones y pobladas que cada vez son más continuas.

Reivindicamos el derecho a las protestas que se desarrollan en el país, exhortamos al pueblo venezolano, incluyendo a las bases de la MUD y del PSUV-GPP, a no servir de “carne de cañón” en las disputas por el control de la renta petrolera y del poder político para sus propios fines, que mantienen dos cúpulas pro capitalistas, corruptas y entreguistas, las cuales no tienen ninguna conexión ni sintonía con los intereses y expectativas del pueblo trabajador. !No vale la pena volver a derramar una sola gota de sangre venezolana por estas cúpulas tránsfugas!

Nos negamos rotundamente a descalificar a estos estallidos sociales  como “acciones vandálicas”, “actos terroristas” o “golpistas”, tal como lo viene haciendo el gobierno desde los medios oficiales, incurriendo en el reaccionario e hipócrita discurso de quienes también llamaron “delincuentes” y “subversivos” al pueblo que se lanzó a las calles el 27 de Febrero del 89. Incluso la MUD toma distancia de las protestas y saqueos que son consecuencia de la ira y frustración de los pobres, dejando al descubierto su carácter antipopular.

Y es que un estallido social es un proceso que refleja la desesperación de la gente, causada por el hambre, el desempleo, la incertidumbre, que lleva a millones de trabajadores, jóvenes y sectores populares a saquear, a buscar comida de cualquier forma, que le arrebatan todos los días los empresarios y comerciantes. Un hecho que no se atiene a formalidades jurídicas, políticas o morales pues son expresiones crudas y dramáticas de la frustración e indignación popular.

Otra interpretación de estos hechos es una falsedad y se corresponde con la idealización burguesa de la historia, no le hacemos exégesis a la muerte ni a la tragedia humana pero estos estallidos sociales confirman en toda su contundencia y crudeza, sin hipocresías, la frase de Marx: “La violencia es la partera de la historia”.

Jamás los revolucionarios ante la rebeldía y movilización popular podríamos optar por apaciguar o intentar “enviar a sus casas” al pueblo, pues movilizado es la única garantía de que las cúpulas no lo releguen de las decisiones fundamentales y del futuro del país, del cual es su único y verdadero dueño.

Por último, llamamos a la Plataforma de Defensa de la Constitución, a la Plataforma por la Nulidad del Arco Minero del Orinoco, a la Plataforma por la Auditoría Pública y Ciudadana, a las organizaciones de izquierda, sindicatos y organizaciones populares y estudiantiles, a que unitariamente convoquemos un piquete-rueda de prensa en la Fiscalía rechazando la farsa de la Constituyente.

Seguidamente, consideramos necesario que desde el seno de estas organizaciones e impulsadas por ellas se realicen asambleas, reuniones y foros por la base, para discutir las acciones a tomar de manera unitaria, para expresar el rechazo y preparar una lucha nacional contra esta fraudulenta “convocatoria” burocratica y para enfrentar el ajuste que afecta al pueblo pobre.

Por LA PLATAFORMA DEL PUEBLO EN LUCHA Y DEL CHAVISMO CRITICO

Sirtra Salud Dtto Capital

Unidad Socialista de Trabajadores (UST)

SINATRA –UCV

PARTIDO SOCIALISMO Y LIBERTAD

Programa “Tripalium, Memorias de la Clase”

Marea Socialista