Compartir

Un representante de la oligarquía herrerista, Lacalle Pou, del Partido Nacional (Blanco), logró acceder a la presidencia en Uruguay con una alianza de cinco partidos. Este agrupamiento autodenominado ‘Coalición Multicolor’, abarca desde la centro derecha a la ultraderecha de Manini Ríos. Lacalle Pou deberá ser un equilibrista para armar y mantener cierta cohesión en el futuro gobierno y para ello comenzó rápidamente con el reparto de ministerios a sus socios, lo que ha llevado a que aparezcan los primeros reclamos entre los llamados “multicolores”.

Por IST-Uruguay

El nuevo gobierno asumirá en marzo de 2020 con un parlamento fragmentado, llegando a la presidencia con una pobre diferencia de 29 mil votos en la segunda vuelta. Tomando nota de esta situación ya comenzó un fluido diálogo con la dirigencia del Frente Amplio, con quienes ya está tendiendo lazos de acuerdos para sostener la llamada “gobernabilidad”.

La polarización social que convulsiona la región, y subterráneamente estaba contenida en Uruguay, tuvo su expresión distorsionada en las elecciones. Por eso toda la burguesía expresa su preocupación ya que sobre este terreno frágil se deberá llevar adelante el ajuste, los recortes y las reformas contra los trabajadores que se anunciaron en la campaña de forma solapada. El propio Julio María Sanguinetti del partido Colorado, reconoció al semanario Búsqueda que el nuevo gobierno tiene que afrontar “una situación de fragmentación política mayor.”

Uruguay no está aislado del continente

El periodista Leonardo Haberkorn en su columna de opinión política del 25 noviembre, describe la situación regional y mundial que se está viviendo “(…) las calles de medio planeta están ocupadas por gente que reclama. Hay protestas en Chile, Ecuador, Colombia, Venezuela, Nicaragua, Francia, España, Hong Kong, Haitì”(…) En algunos lugares los motivos de estas manifestaciones parecen claros.(…) contra procesos autoritarios, fraudes y golpes de estado. En otros lugares las razones son más difusas: no hay dictadura ni golpe de estado pero la rabia es la misma”.

Citando al sociólogo español Manuel Castells, afirmó que a los chilenos lo que les está pasando no es algo exclusivo de ellos, «sino que es una ola mundial.” (…) Y explicó que «Lo fundamental es el descontento, la desconfianza, la insatisfacción con el sistema. Tratar las protestas como un mero problema de seguridad pública, solo las agudiza”.

Lo que describe Haberkorn, es el contexto mundial sacuadido, donde se ha producido un ascenso de las luchas obreras y populares de las cuales nuestro país no está excluido.

Tomando en cuenta esos elementos, en la propia noche de festejos de la elección, el miedo por los miles de movilizados y la polarización instalada en Uruguay llevó a que tanto Lacalle Pou como Daniel Martínez cerraran sus discurso de manera similar: exhortando a sus partidarios a “ir a la casa”, “a irse contentos” e intentando vender que los poderosos oligarcas y los trabajadores “somos todos parte de un mismo Uruguay”.

Javier Miranda presidente del FA, en la edición del 28 de noviembre del semanario Búsqueda reconocería el terror que tienen los dirigentes cuando el pueblo sale a las calles. Miranda afirma que “La decisión (de no reconocer el ganador) es en función de cómo yo dialogo con mi gente. Cómo dialogo yo con la gente que se movilizó, que hizo una gesta formidable. Cómo la contengo, la sostengo y mando un mensaje.” Y se le pregunta, “Cuando dice “contenga”, ¿a qué se refiere? ¿Se planteó que si se reconocía la derrota podía haber problemas en la calle?” a lo que el dirigente del FA responde “Vos evaluás un montón de escenarios. Obviamente no es el único. Pero uno de los escenarios es en qué estado de ánimo sale y qué consecuencias tiene el estado de ánimo de la gente. Desde luego. No es el único factor pero es uno.”

El derrotismo de los dirigentes del FA y las bases

Sin duda que a esta situación de paridad entre las dos coaliciones no se da porque la dirigencia frenteamplista se pusiera a fondo con la campaña luego de la pérdida de las mayorías parlamentarias en octubre. Por el contrario, el derrotismo de su dirigencia contrastó con una amplia masa de trabajadores que desde los barrios, tomando las consignas “contra el retroceso” y para “que no suba la derecha” revirtieron la baja votación de octubre, recuperaron 180 mil votos y dejaron la elección del domingo en un “empate técnico”.

Yamandú Orsi, jefe de campaña del FA, lo reconoció de esa manera como el resto de los dirigentes, que ya estaban entregados y convencidos de que iban a perder por más del 8% de los votos. Esta recuperación de votos y la militancia se vió fortalecida por otro factor: la llegada de la bancada de ultraderecha al parlamento encabezada por Manini Ríos y otros hechos como la declaración del Centro Militar y el vídeo del propio Manini.

Lea también  FIT-U: un balance político

La impunidad sacude la estabilidad

A pesar de todos los esfuerzos la fragilidad del acuerdo multicolor ya trajo las primeras sacudidas.

No es de despreciar la llegada en Uruguay del partido Cabildo Abierto integrado por sectores de ultraderecha y elementos que reivindican el golpe de estado, que ahora actuarán bajo el amparo del parlamento y servirá de aliciente a algunos de sus seguidores, como ya lo hemos visto con Techera, para que lleven adelante una serie de amenazas y hechos en contra de las libertades democráticas y los derechos humanos.

¿Cómo llegó la ultraderecha al parlamento? ¿Las amenazas y declaraciones son hechos nuevos?

En octubre de 2017 la organización de Familiares expresaba:

Una vez más la búsqueda de los detenidos desaparecidos se ve ostensiblemente hostigada por provocadores». Primero fue el robo de discos duros del Grupo de Investigación de Arqueología Forense de la Facultad de Humanidades en marzo de 2016, y luego el “Comando Barneix”, que planteó
el chantaje de elegir entre cesar los procesamientos de militares o la vida de connotados luchadores por los Derechos Humanos”.

En cuarteles que fueron centro de detención y tortura “tres personas entraron al Batallón 13 –donde se realizan excavaciones para buscar restos de desaparecidos– “con un dron que sobrevoló la zona por 20 minutos”. Y “sucedió algo similar en el predio del Grupo de Artillería Antiaérea N° 1 –La Montañesa– en la ruta 34, donde también se están realizando excavaciones”. Afirmando Familiares que “Estas acciones que repudiamos, llevadas adelante por quienes, con uniforme o sin él, sin duda están emparentados con los criminales del pasado, aquellos que aplicaron el Terrorismo de Estado en nuestro país, tienen impulso en la impunidad de la que gozan.” (1)

Desde IST venimos denunciando desde hace muchos años que esta impunidad tiene como responsables directos a quienes permitieron desde los gobiernos “democráticos” que golpistas, torturadores y asesinos sigan en su enorme mayoría en libertad. Esa situación que tiene como origen el Pacto del Club Naval y la ley de Caducidad, es sostenida hasta el día de hoy y es allí donde hay que buscar las razones de la llegada de C.A. al parlamento. Los dirigentes del FA, que se reivindican de “izquierda” son responsables directos de la actual situación, y no se pueden mostrar asombrados.

En 15 años de gobiernos con mayorías parlamentarias cumplieron, junto a Blancos y Colorados, con el pacto de impunidad. Y fue bajo el gobierno del FA que ascendieron, dando el apoyo parlamentario, para que Manini Ríos se elevara en el cargo de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Los resultados de esa siniestra política hoy quedan a la vista.

Gobierno Multicolor y el rol de los dirigentes del Frente Amplio

Uno de los hombres de confianza de Lacalle Pou es Álvaro Delgado, cuyo nombre aparece como posible secretario de Presidencia o como futuro ministro de Industria. Delgado declaró a la prensa que el próximo Gobierno de Lacalle Pou «no excluirá a nadie, ni siquiera al Frente Amplio». «Estoy convencido de que el FA va a enriquecer a algunos proyectos de ley. Uruguay es un país de diálogo. El mismo Miranda (presidente del FA) lo ha dicho que hemos hablado antes y después de las elecciones. El diálogo hay que tenerlo siempre. Hay que mirar para adelante», Delgado dijo además que Lacalle no ha hablado con Daniel Martínez, pero apuntó que la «institución» está «por encima de las personas». «El relacionamiento con el FA y los legisladores los tuvimos, tenemos y los vamos a tener. El lunes, de hecho, vamos a tener una reunión de coordinación con Lucía Topolansky«, comentó. (2)

El propio Luis Lacalle Pou, en una entrevista el 20 de octubre, afirmaba que «el gobierno que viene necesita fortalezas y estabilidad”, a lo que agregaba que para sostenerla habría para el FA una integración de los organismos de entes autónomos, servicios descentralizados, desconcentrados, como forma de contralor, en las políticas macro de los organismos. Y después un diálogo con las organizaciones sociales, con los sindicatos, con las cámaras empresariales.

¿Cómo se prepara el PIT CNT frente al gobierno de derecha?

Desde la mayoría de la dirigencia del PIT CNT se hizo campaña por el FA y se nos decía a los trabajadores que se venía el retroceso y la onda conservadora, que había que votar al FA para derrotarlos y enfrentarlos. Sin embargo, con el pasar de las horas se va haciendo cada vez más evidente que comienzan a tender puentes, a hablar de diálogo desde la dirigencia de la Central. Ahora nos dicen que todos somos uruguayos y que quieren dar estabilidad al gobierno de Lacalle Pou.

Lea también  Elección general: ¡Vote en candidatos luchadores independientes!

Fernando Pereira, dirigente máximo del PIT-CNT, afirmó al diario El Observador que «la postura de la Central sindical ante el próximo gobierno será de diálogo” A lo que agregó que se reunirá con el presidente electo. Según Pereira esto sería “el puntapié inicial de un diálogo que se extenderá en los próximos 5 años”. Consultado sobre quien podría ocupar el Ministerio de Trabajo Pereira afirma:

«Yo que soy cristiano, lo deseo. Pablo Mieres es un humanista cristiano, tiene sensibilidad con el trabajo, lo escuché en la sede del PIT – CNT hablar de la negociación colectiva y tiene criterios claros. Conrado Ramos es un tipo que conoce mucho de negociación colectiva en el sector público, de reforma del Estado»(3).

Pero Fernando Pereira no se queda acá y se desvive de elogios con los dirigentes Blancos y Colorados: “Tenemos un buen vínculo con Beatriz Argimón, con Álvaro Delgado, tenemos un vínculo de mucha confianza con Jorge Larrañaga, lo hemos cultivado durante 20 años. Tenemos construidos vínculos con la gente más avanzada del partido Colorado.”

Campaña del diálogo con los dirigentes Blancos y Colorados y campaña de miedo y desmovilización con los trabajadores

Los dirigentes del FA nos decían que si ganaba la derecha se venía el retroceso, los conservadores al llegar al gobierno nos robarían nuestros derechos. Pero resulta que en vez de ir organizando la lucha para enfrentarlos ahora nos hablan del buen diálogo, de las buenas relaciones personales que tienen con quien impulsó el plebiscito para sacar a los militares a la calle para apalear a los trabajadores.

Por otro lado dirigentes como Javier Miranda, explotan un hecho real para infundirnos miedo, para que no salgamos a la calle y dejar pasar el ajuste. Por eso al ser consultado de cómo se parará el FA frente al gobierno Multicolor afirmó:

Lo que hay que hacer es fortalecer las fuerzas democráticas. El diálogo democrático, sin duda. Suecia hizo eso. Generó un cerco sanitario. Los conservadores que ganaron la elección hacen una alianza… No digo que en Uruguay haya que hacer eso. Yo no digo que Cabildo Abierto sea Bolsonaro.
Lo que digo es que las dos son manifestaciones de la ultraderecha. Claramente. Y estoy muy preocupado.

Periodista – ¿Cómo tiene que actuar el Frente en ese escenario? ¿Cómo se baja a tierra ese diálogo?
—Discutiendo las leyes. Buscando los acuerdos, sin duda. Como se hace habitualmente. El 85% de las leyes que salieron en los últimos 15 años no salieron con los votos del Frente Amplio nada más. (…) No quiero caer en la polarización(…) ¿Hay un riesgo de empujar a Lacalle Pou hacia sus socios de “ultraderecha”? Claro, totalmente. Sería un error. Por eso hay que dialogar políticamente”, afirmó Miranda.

Esa política desmovilizadora y ‘dialoguista’ que recomiendan Pereira y Miranda, fue la que se demostró siniestra para los trabajadores y el pueblo humilde en la historia. Lamentablemente es la política que comienzan a tejer la dirigencia del FA y acompañada por gran parte de la dirigencia del PIT-CNT.

Pero estos esfuerzos por desmovilizar ya comienzan a mostrar enojo en algunos compañeros de base del FA, los mismos que se reventaron para conseguir remontar la baja votación nos decían: “No nos dejaron cacerolear, ya que favoreceríamos a Lacalle, nos dijeron que no pusiéramos fuerte y a la misma hora el tema “A Redoblar” porque lo verían como provocación y desarticularon la movilización del 27 noviembre que evoca “el río de libertad” a la salida de la dictadura ya que incitaríamos a la ultraderecha”.

¿Cómo se detiene el avance de la derecha y la ultraderecha?

La única manera que se pueden derrotar las políticas de ajuste, recortes y reformas que van contra los trabajadores, jubilados y estudiantes, que se van aplicar desde el gobierno de Lacalle, es organizarnos y movilizarnos. Necesitamos una lucha que vaya en ascenso y derrote los retrocesos que viene a imponer y profundizar el gobierno de los ricos encabezado por Lacalle Pou.

Y de la misma manera que heroicamente el pueblo uruguayo expulsó a los milicos en la dictadura, saliendo a la calle sin miedo y organizando enormes manifestaciones, ese mismo camino es por el que podremos expulsar a la ultraderecha que ahora tiene hasta representación en el parlamento.

Lea también  ¿Frente Amplio o Frente Único Clasista?

Profundizar y fortalecer los 20 de mayo, que no sea un solo día al año, sino que nos mantenga alerta para salir a protestar ante cualquier hecho como fueron las declaraciones del Centro Militar o vídeos como el del milico Techera o el de Manini, esa será la única forma de pararles la mano.

Porque para concretar lo que corean los jóvenes y las bases frentistas “milicos nunca más” hay que imponer con la lucha y la movilización una tarea pendiente, el Juicio y Castigo para asesinos, golpistas, torturadores y violadores de los derechos humanos. Ni uno de ellos debe quedar suelto en las calles, deben estar todos presos en cárceles comunes. El camino propuesto por el FA nos lleva a un callejón sin salida, al crecimiento de la ultraderecha y a la vista está a donde terminaron llevando a Manini Ríos.

Un llamado a la organización desde Izquierda Socialista de los Trabajadores

Ya pasó la elección, pero la unidad no es con los de arriba, es la unidad de nuestra clase trabajadora lo que necesitamos. Más allá de lo que votaron los trabajadores, los jóvenes, la gente humilde necesitamos unirnos para organizar la lucha, contra los oligarcas, los ricos y los que quieren colaborar para despejarles el camino.

Desde IST dijimos antes de la elección a las trabajadoras, a los obreros, a los estudiantes y vecinos de los barrios, que gane quien gane se vendría un gran ajuste junto a reformas que son un robo de derechos y conquistas.

Hoy la forma en que se comienzan a relacionar los dirigentes del FA y las dirigencia del PIT CNT, con el futuro gobierno de derecha, es una política que nos ata frente al enorme ajuste que se viene. Denunciamos el llamado al diálogo y la “paz social” que son una gran trampa para que no salgamos a luchar.

Les decimos a las bases obreras y jóvenes del FA, con respeto pero siendo claros, que quien llevó a la derrota electoral de octubre fueron sus dirigentes. Ahora ustedes con su esfuerzo y militancia, colocaron en un mejor lugar a los jefes del FA, pero ellos en vez de utilizar esos lugares para enfrentar a los ajustadores y oligarcas, vuelven a plantear políticas y diálogos que llevarán a enormes derrotas.

Hay que organizar la lucha: un llamado a las bases trabajadoras y estudiantiles del Frente Amplio

Necesitamos organizarnos, discutir la nueva situación y preparar la pelea. Les decimos a las bases y compañeros honestos del FA que deben rebelarse contra este llamado de sus dirigentes a desmovilizar.

Necesitamos construir una organización de izquierda revolucionaria y socialista, sin patrones, sin burócratas sindicales y sin generales “patriotas”. Esa organización que queremos construir con ustedes la deben dirigir las trabajadoras y los obreros junto a los estudiantes. Y es necesaria para luchar por una nueva dirección sindical que enfrente de forma seria el ajuste que se viene. Queremos con vos construir un enorme partido, capaz de derrotar el capitalismo y que ponga en marcha una revolución que lleve a conquistar un Uruguay Socialista y un gobierno de trabajadores con democracia obrera.

Desde IST y la LIT te hacemos la propuesta de luchar por un mundo socialista, un sistema social que termine de una vez con los feminicidios y liquide el machismo. Para ello ponemos a disposición nuestra humilde organización, te convocamos a debatir, a organizarnos y avanzar en esta nueva construcción que es una enorme tarea. Este es nuestro llamado a todos los honestos luchadores del FA, a luchadores independientes, y a quienes comparten la idea de no ponernos de rodillas frente a los más ricos, la ultraderecha, los capitalistas y el imperialismo.

Notas:

1)https://desaparecidos.org.uy/category/prensa/page/4/
2)ttps://www.montevideo.com.uy/Noticias/Delgado–El-gobierno-de-Lacalle-no-excluira-el-posfrentismo-no-es-sin-el-Frente-Amplio–uc736955
3)https://www.radiomontecarlo.com.uy/2019/11/26/entrevista-930/fernando-pereira-yo-que-soy-cristiano-lo-deseo-a-mieres-como-ministro-de-trabajo/