Compartir

Libertad al obrero Sebastián

La imagen de Sebastián tirando un artefacto de pirotecnia de venta libre, atado a un palo, es la imagen que recorrió los noticieros y toda la prensa patronal argentina y ahora la uruguaya. Con esa imagen y llamándolo de forma despectiva y acusatoria el “gordo del mortero” inventaron sus “razones” para su persecución.

El gobierno de Macri en Argentina , el 18 de diciembre de 2017, reprimió de forma violenta y salvaje las manifestaciones que se desarrollaron desde muy temprano en el Congreso y que se extendieron hasta horas de la madrugada a cientos de barrios porteños y barriadas populares. El pueblo trabajador argentino había salido a las calles para evitar el robo a los jubilados que se ejecutaba por medio de la “reforma de la Seguridad Social” en el parlamento argentino y con una bestial represión en las calles.

Varios manifestantes fueron heridos por perdigones: el periodista de Resumen Latinoamericano, Mariano Pacheco, perdió una vista ante el disparo de la policía que apuntó a su cabeza, Roberto Álvarez (jubilado y militante del Partido Obrero), fue herido en la cara y eso le ocasionó el estallido del globo ocular y la pérdida de visión. Ese día hubo cientos de trabajadores heridos de forma bestial por la gendarmería y la policía. Varios detenidos y muchos presos sin pruebas. Así, Macri quiso ahogar en sangre y meter miedo para que los trabajadores no salgan a protestar.

A Daniel Ruiz -dirigente del PSTU y LIT-CI lo detuvieron en una causa armada y sin pruebas, estuvo 13 meses detenido, sin existir juicio ni sentencia, en el Penal de Marcos Paz. Muchos más sufrieron prisión y la persecusión como el caso de Cesar Arakaki del PO. Ahora Sebastián Romero del PSTU argentino se encuentra preso en Uruguay en el Penal de Libertad, siendo este un ex centro de detención de la dictadura militar, donde se torturó y asesinó a presos políticos en nuestro país.

Lea también  Este martes 30 de junio, acto por la libertad inmediata para Sebastián Romero

¿Quién es Sebastián Romero?

Los medios de comunicación patronal dicen mentiras sobre Sebastián, alentando el odio y la condena sin que haya existido ni siquiera un juicio. Sebastián Romero fue uno de los cientos de miles de trabajadores y jubilados que el 18 de diciembre bajo el gobierno de Macri se manifestó ante el Congreso para impedir el robo a los jubilados, donde él también fue brutalmente reprimido.

Durante 12 años, Sebastián fue obrero de la General Motors. De 2012 a 2014 fue delegado de sus compañeros. A principios de 2017 fue referente de la heroica lucha que dieron los obreros de G.M. contra las 350 suspensiones y en esa lucha muchos recuperaron sus puestos de trabajo. Por ser un honesto luchador y socialista, aprovechándose de la persecución que hizo el gobierno de Macri, la patronal de G. Motors lo despidió.

En su barrio, el FONAVI de Rosario, Sebastián se organizó con sus vecinos para protestar por la falta de mantenimiento y de obras, que pone en riesgo la vida de los habitantes. Hace algunos días, finalmente, pusieron las escaleras por las que pelearon, seguro con la intención de “tranquilizar” al barrio que se está organizando también para defender a Sebastián.

Sebastián es un militante socialista y revolucionario. Hace ocho años es parte del PSTU, no sólo para organizar mejor la pelea en la fábrica o el barrio, sino para terminar con este sistema capitalista que somete a la inmensa mayoría de la población a una vida de necesidades insatisfechas, miseria y violencia, al servicio de la ganancia de unos pocos. Esta pelea se asemeja a la lucha como la que se hizo en 1810 en el Río de la Plata para lograr la independencia del imperio español, pero ahora, encabezada por la clase obrera y para instaurar un gobierno de los trabajadores y el socialismo con democracia obrera.

Lea también  Venezuela | Exigimos la inmediata liberación de Sebastián Romero

Libertad a Sebastián Romero ya!!!!

Como dijimos antes, hoy Sebastián Romero está preso en el Penal de Libertad, considerado de máxima seguridad. Desde IST exigimos, en primer lugar, su inmediata libertad.

Hacemos responsable al gobierno de Lacalle Pou, al Ministerio del Interior y la justicia, por su integridad física y psicológica o por lo que pueda suceder con él en la cárcel, en el marco de la pandemia de covid-19.

En nuestro país, también ahora se le niega la libertad y ni siquiera se le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria. Sin embargo, no ha sucedido lo mismo con los involucrados en el caso de abuso a adolescentes de 16 y 17 años, donde hay implicados un Juez de Menores, empresarios y profesionales, a ellos si se les otorgó el beneficio de prisión en domicilio. Otro ejemplo de ello es el caso del empresario uruguayo Martín Mutio, quien luego de haber sido acusado por el caso del cargamento de 4500 kg de cocaína, quedó en libertad y pasó a cumplir prisión domiciliaria, según informó el diario El País.

Sebastián es un militante obrero, perseguido político y ahora está preso por la Justicia uruguaya en el penal de máxima seguridad bajo muchísimo riesgo.

Desde IST llamamos al PIT-CNT, a los sindicatos, a los Comités de Base de fábricas, a la FEUU, a todos los organismos de derechos humanos y todos los partidos políticos, a apoyar la campaña internacional por la que estamos exigiendo la inmediata libertad de este obrero socialista. No es posible que sigan sin juzgar a la mayoría de los golpistas y torturadores y Sebastián esté sufriendo una prisión totalmente injusta.

Lea también  Desde el MIT Chile exigimos libertad inmediata a Sebastián Romero

Todos al paro general y a la calle con los cuidados necesarios el 4 de junio, vamos a decir no a la LUC, y te pedimos te acerques a darnos tu solidaridad con el obrero Sebastián Romero, preso político por luchar.

Libertad a Sebastián Romero!!

No A LA LUC!!

IST-LIT-CI Montevideo, 3/6/2020