Compartir

La Cámara de Senadores aprobó este martes [7/05], por unanimidad, el proyecto de ley “contra el terrorismo”. La iniciativa fue enviada por el Poder Ejecutivo a fines de 2016, y ahora pasará a la Cámara de Diputados para su final aprobación. Los legisladores del Frente Amplio plantearon que se tenía que aprobar con urgencia, ya que es una exigencia de los organismos Internacionales.

Rubén Martínez Huelmo (FA), expresó que Uruguay tiene un fuerte compromiso en la lucha contra el terrorismo y que hay carencias legislativas que fueron advertidas tanto por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) como por el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional). La ley votada hace énfasis en el financiamento, pero hace parte de un “proyecto integral” que aumentará la represión no contra los verdaderos terroristas, sino contra los trabajadores y el pueblo.

Que es la Ley Antiterrorista

En el año 2011, Cristina Fernández de Kirchner envió un proyecto al Congreso argentino, aprobado en Sesiones Extraordinarias que culminaron confirmando la Ley Antiterrorista. Ese proyecto fue denunciado y rechazado por los organismos de Derechos Humanos, las organizaciones sociales, sindicatos y organizaciones barriales ambientalistas. Todos estos sectores afirmaron que la ley es un “requerimiento del Departamento de Estado de Estados Unidos, que por medio GAFI lo exige para considerarlo como un país seguro de inversiones extranjeras»

La Ley Antiterrorista se aplicará contra las luchas

La aplicación de la Ley antiterrorista será usada contra las luchas, las huelgas y los paros, y tendrá penas altísimas a “cualquier tipo de organización o individuos que cuestionen y se opongan a las políticas estatales, de gobiernos extranjeros o de organismos internacionales, abriendo la puerta de una potestad represiva del Estado mucho mayor” denunciaban los organismos de Derechos Humanos en Argentina.

Lea también  20 de Mayo: a la calle contra la impunidad y sus cómplices

Esta ley fue aplicada con los obreros petroleros de Las Heras, en Buenos Aires. Nora Cortiñas, referente de Madres de Plaza de Mayo, habló frente a la movilización que reclamaba la libertad y denunciaba “estamos convocados porque rechazamos de plano la Ley Antiterrorista que se aplica a estos trabajadores.»

En Brasil, bajo el gobierno de Dilma Rousseff en 2016, el Congreso brasileño aprobó la misma Ley Antiterrorista que tipifica el terrorismo como crimen con penas entre doce y treinta años de prisión. También hubo protestas en Brasil y fue denunciado que esta ley se usaría contra las luchas, las organizaciones sociales y contra nuestro partido hermano el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado.

En Chile se aplica la misma ley que hoy se aprueba en Uruguay y la Universidad chilena discutió y denunció “la aplicación selectiva que se ha hecho de la ley antiterrorista a personas de origen mapuche, especialmente a sus autoridades ancestrales y dirigencias”

Ese es el sentido de la exigencia de la aprobación de esta ley en Uruguay. Las multinacionales y los capitales financieros quieren que el gobierno tenga prontas las disposiciones legales para que cualquier reclamo obrero o popular sea penalizado como “terrorista”, con penas de cárcel muy altas y que en nombre de dicha ley se abra el camino a una violenta represión a quienes quieran enfrentar cualquier injusticia.

Los golpistas, torturadores, verdaderos terroristas siguen en libertad

Mientras esta ley que irá contra las luchas obreras y populares fue aprobada en pocos días, los parlamentarios de todos los partidos y la justicia miran para otro lado y mantienen el silencio y en libertad a la mayoría de los violadores de los derechos humanos en dictadura. Este régimen nacido del pacto del Club Naval desea que la lucha por los Derechos Humanos, para que los verdaderos terroristas vayan presos a cárceles comunes, duerma en los cajones.

Lea también  Uruguay: la crisis abierta y la lucha contra la impunidad

Hoy el torturador y asesino Gavazzo fue premiado por la “justicia” que le quitó su tobillera. Está cómodo en su casa y se da el lujo de conceder entrevistas, reivindicar la tortura, el asesinato y el golpe de estado.

Maninì Ríos, defensor acérrimo de estos torturadores, es candidato para las elecciones y Feola, el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas que dijo que no estaba seguro de que existieran desaparecidos, sigue como jefe máximo de esa institución.

El Frente Amplio está preparando todas las herramientas represivas, muchas de las cuales ha comenzado a usar contra las huelgas, ocupaciones y cortes de calles o rutas. Ahora pega un salto superior con esta ley que profundizará la criminalización de la protesta y traerá una violenta represión.

Sometido totalmente al FMI y los dictados imperialistas, este gobierno, que cuenta con el apoyo de toda la derecha, es el gobierno de la impunidad contra los verdaderos terroristas y es enemigo de los derechos y de la lucha de los trabajadores.

Este 20 de Mayo hay que expresarse masivamente en las calles y en todo el país por el Juicio y Castigo a los verdaderos terroristas. Que Gavazzo vaya a una cárcel común junto a todos los golpistas, torturadores y sus cómplices civiles. También allí debemos denunciar y rechazar activamente esta Ley Antiterrorista y exigir su derogación inmediata. Exigimos al PIT-CNT que se pronuncie en forma inmediata y convoque a un paro de 24 horas con movilización para hacer caer esta nueva ley represiva.