Compartir

La juventud pobre y trabajadora es el sector más explotado y golpeado en el capitalismo. Nos someten al desempleo, a trabajos tercerizados, precarios, y extenuantes.

Por Federico

Esta situación es todavía peor cuando se trata de mujeres jóvenes, quienes además de la mayor explotación y desempleo, sufren el acoso, la vulneración de los derechos por maternidad y la violencia machista en el ámbito laboral. Los jóvenes sufrimos también el deterioro de la educación pública, la violencia policial en los barrios populares y en los espectáculos artísticos y deportivos.

El desempleo, los bajos salarios, el alto precio de los alquileres y el costo de vida hacen que sea extremadamente difícil no ya solo el lograr la independencia, sino el tener una perspectiva a futuro de nuestras vidas. La miseria social que se ve en los barrios golpea especialmente a la juventud, sobre todo a la más pobre.

En la tan valorada “democracia uruguaya” elogiada por la burguesía local y extranjera, los jóvenes no tenemos derecho siquiera al trabajo digno ni la educación. Es una “democracia” que no brinda perspectiva alguna para la juventud.

Jóvenes: Explotación y desconfianza en el régimen, una bomba de tiempo

Comprendiendo este contexto, no es casualidad que la última Encuesta Nacional de Juventudes destaque que solo un 12% de los jóvenes de entre 12 y 34 años manifieste confianza en los partidos políticos del Uruguay (1). Tampoco es casualidad que el órgano de la aristocracia financiera (como lo catalogó Marx) (2) de Inglaterra, The Economist, en un trabajo donde analiza a partir de varios indicadores, los factores que pueden hacer posible nuevas explosiones sociales e inestabilidades políticas en los diferentes países de Latinoamérica, coloque en Uruguay el problema del desempleo juvenil como de alto riesgo, y advierte: “el gobierno entrante de Luis Lacalle Pou ahora tendrá que administrar recortes de gastos en un momento en que el desempleo está en su nivel más alto en una década. Hacerlo sin provocar ninguna reacción violenta será un desafío” (3).

Lea también  Para los trabajadores hay dos guerras: contra el coronavirus y contra la burguesía

En el marco del ajuste que se viene de la mano del gobierno “Multicolor”, este problema (junto con muchos otros) tenderá a profundizarse y cualquier chispa puede encender el pasto seco y hasta llegar a la pradera. La juventud está saliendo a las calles, realizando masivas movilizaciones contra la barbarie climática que provoca este sistema y encabezando la lucha en Chile, en Hong Kong, en Colombia, en Nicaragua, en el Líbano, en Irán, y. La desigualdad social, la explotación y la opresión a la juventud es el elemento común y Uruguay no escapa a ella.

¿Hasta cuando podrá acumularse el pasto seco sin encenderse? No lo podemos saber con exactitud. Pero si sabemos que nuestra “sacrosanta democracia” nacida del régimen de impunidad del 84 que dejó libres a los genocidas de la dictadura, profundiza a cada paso las contradicciones y la miseria por abajo, con los, y sobre todo las jóvenes como sector más golpeado.

La burguesía observa asustada las rebeliones del continente. Quieren y deben aplicar el ajuste pero temen que la reacción popular “se descarrile”, y para evitarlo tejen pactos por arriba entre Multicolores, Frente Amplio y burócratas sindicales, mientras se vanaglorian de su “republicanismo” basado en la defensa de este régimen de explotación. ¡Esa es la base de sus pactos “democráticos”!.

Nosotros llamamos a los jóvenes trabajadores a no tener ninguna confianza en esos pactos ni en sus “diálogos”, ni en su “democracia”. Por el contrario, llamamos a preparar la lucha por abajo y a seguir el ejemplo de los jóvenes y el pueblo chileno. Una lucha en el camino por lograr la emancipación de la juventud pobre y trabajadora. Desde IST convocamos a los y las jóvenes a que vengan con nosotros para construir un partido revolucionario y socialista que luche por terminar con la opresión y explotación de la juventud.

Lea también  Uruguay | Gran paro nacional de los trabajadores de la carne

Notas:

1) https://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/encuesta-nacional-de-juventud-datos

2) https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/brumaire/brum6.htm

3) https://www.eiu.com/n/latin-america-will-have-to-brace-for-more-turbulence-in-2020/


Algunas cifras oficiales

– Los jóvenes menores de 25 años tienen un 25.5% de desempleo.

– En las mujeres menores de 25 años el desempleo alcanza un 33%.

– Solo uno de cada tres jóvenes menores de 25 años que trabaja logra seguir estudiando.

– El 70% cobra menos de 20.000 pesos y un 43% menos de 15.000. Los jóvenes tienen ingresos 50% más bajos que el resto que la media de los ocupados.

– El 25% de los jóvenes trabaja más de 10hs por día y son quienes trabajan más los fines de semana.

– El trabajo informal (en negro) alcanza al 35% de los jóvenes menores de 25 años (10 puntos por encima de la media nacional).

– Los tan mentados y difundidos programas sociales de empleo juvenil apenas llegan a cubrir al 1% de los trabajadores entre 15 y 24 años.

– Los jóvenes fueron protagonistas del 20% de los siniestros laborales y la cifra asciende a 50% si tomamos los trabajadores de 15 a 34 años

Fuentes: Datos obtenidos de la publicación de la OIT , de abril de 2019, “La seguridad y salud laboral de los trabajadores jóvenes en Uruguay” https://www.ineed.edu.uy/images/EncuestaSaludOcupacional/wcms_seguridad-y-salud-laboral-trabajadores-jovenes.pdf

https://es.scribd.com/document/433913525/ECH-Setiembre-2019#from_embed