Compartir

Luchemos por un transporte al servicio de los trabajadores

El mes pasado el intendente Daniel Martínez anunció que el boleto subirá nuevamente en setiembre. La indignación pasó algo desapercibida entre los partidos de la Copa América, pero es necesario hacerla patente. ¿Todavía más caro un servicio ineficiente y sobrecargado? Todo indica que no será la última suba, así como tampoco es la primera. Los trabajadores estamos cansados de usar este pésimo servicio privado, viajar en coches sucios, amontonados y con un boleto que cada vez cuesta más.

Por: Katia

Lo que diga Salgado

En los días siguientes a la noticia de que el boleto aumentaría, Daniel Martínez se reunió con Juan Salgado, presidente de Cutcsa [Compañía Uruguaya de Transportes Colectivos S. A.], así como amigo y asesor de Vázquez. Según las declaraciones en la prensa, trabajarán para crear una nueva paramétrica. Salgado dice que viaja menos gente, entonces la suba del boleto debe compensar esas ganancias perdidas por la patronal. El gobierno del Frente Amplio no solo subsidia con millones a Cutcsa, sino que la Intendencia tiene una larga trayectoria en esto de pensar poco en los usuarios, manteniendo o aumentando las ganancias de los patrones.

Cada vez hay menos gente tomando ómnibus…y con razón

Una de las quejas de Salgado y los grandes empresarios del transporte es que cada vez tienen menos clientes (6,9% menos de ventas en comparación a 2015). ¿No será justamente porque es demasiado caro para lo poco que ofrece? Una persona para viajar en un día necesita al menos 56 pesos, lo cual es demasiado para volvernos locos en un ómnibus atestado de gente, mal cuidado y con pocas frecuencias.

Lea también  Uruguay | La lista 1917 supera el piso proscriptivo ¡Vamos por una alternativa obrera y socialista!

Lo que tampoco dicen es que esta baja venta de boletos tiene una relación directa con las personas que han dejado de viajar, no solo porque es extremadamente caro, sino también porque no tienen un trabajo para pagarlo. La crisis ha traído una ola de desempleo que va en aumento, miles de trabajadores han perdido su fuente laboral.

Necesitamos otro tipo de transporte, que no esté en manos de empresas privadas. Hay que organizarse y luchar por la estatización del transporte público sin indemnización y bajo control de sus trabajadores. Poner nuevas unidades y más frecuencias: ¡basta de viajar como animales!

Por un boleto popular de 10 pesos para todos los trabajadores y gratuito para todos los jubilados y estudiantes, incluidos todos los secundarios y universitarios.

Eliminarán puestos de trabajo sacando a los guardas

El Intendente afirma que “mucho antes de lo que se piensa, en meses, la tarjeta de STM [Sistema de Transporte Metropolitano] o el celular van a ser formas de pago y va a desaparecer el dinero de los taxis y de los ómnibus, por lo tanto, el guarda. No es que yo quiera, es la realidad, la evolución tecnológica y desde el punto de vista de los costos va a incidir positivamente en el precio del boleto.”

Lo que no dice Martínez es que muchos coches ya funcionan con un conductor cobrador que debe hacer doble trabajo, prestando atención a dos tareas y que pone en riesgo la seguridad de los pasajeros. Esto lo único que persigue es aumentar las ganancias de los empresarios y generar más desempleo.

¿Y las promesas electorales?

Cuando fue candidata a la Intendencia de Montevideo en la elección pasada, Lucía Topolansky, había hablado de “una medida revolucionaria” en el transporte de pasajeros. Varios dirigentes del MPP hablaban de boleto gratuito para los trabajadores. El Frente Amplio (FA) gobierna la Intendencia de Montevideo y no solo no hay boleto gratuito, sino que no para de aumentar.

Lea también  Uruguay | Construyamos un partido obrero socialista e internacional

Artículo publicado en Rebelión n.° 34, julio de 2016.-

Lea más en: www.ist.uy