Compartir

Desde el Partido de los Trabajadores (PT), saludamos la realización del Congreso Unitario Sindical, así como a todas y todos los delegados que se reúnen con la decisión de enfrentar con éxito la política neoliberal y antisindical del gobierno colorado del presidente Horacio Cartes.

Estamos ante la necesidad de aunar fuerzas y templar el espíritu de lucha, ya que este gobierno, desde la primera hora se situó a favor de las empresas trasnacionales y del gran capital nacional. Toda su política económica y el aparato estatal están al servicio de los ricos, en detrimento del patrimonio nacional, del deterioro de la calidad de vida del pueblo y del cumplimiento de los más elementales derechos del pueblo trabajador del campo y la ciudad. Todos los días somos testigos del incumplimiento de las leyes laborales en los lugares de trabajo, de atropellos a los derechos adquiridos, de violentos ataques a la libertad de organización de la criminalización de las luchas sociales.

El gobierno está convirtiendo al país en un verdadero paraíso para las patronales y una dictadura para los trabajadores. Para la aplicación de su plan neoliberal Cartes necesita que el movimiento sindical sea derrotado y así tener la cancha libre para el saqueo y la precarización total de las relaciones laborales. Pero el plan del gobierno de Cartes y las patronales tiene como respuesta valerosas luchas de resistencia, la más importante fue la huelga general del 26 de marzo del 2014, y luego sucesivas luchas como la huelga de aeropuertos, de los médicos del hospital del cáncer y del Ineram, la Liga Obrera Marítima con sus 11 presos, y otras varias. El movimiento sindical está ante el desafío de votar un Plan de Lucha que busque descarrilar el tren neoliberal de Cartes. Unificar las luchas en curso, buscar afanosamente la coordinación con otros sectores y preparar una nueva huelga general.

Las mesas de diálogo no son el camino A casi un año de la instalación de las Mesas de Diálogo, las reivindicaciones levantadas en la Huelga General del 26 de marzo del año pasado, no fueron atendidas por el gobierno; sigue campante y se profundiza la persecución sindical tanto en el sector público como privado y las organizaciones sindicales tienen innumerables trabas en sus gestiones en el propio Ministerio del Trabajo. A esta altura de los acontecimientos, las Mesas de Diálogo sólo benefician al gobierno, que utiliza ese espacio para vender una imagen dialoguista y de apertura, mientras atropellan a diario el derecho de las y los trabajadores.

En todos estos meses en que la mayoría de las centrales se han sentado en las mesas de diálogo, las condiciones de algunos reclamos han empeorado, como es el caso de la persecución sindical. El verdadero objetivo del gobierno es desviar las luchas y movilizaciones y con ello desmovilizar y desmoralizar al movimiento sindical. En nuestra opinión, la permanencia en las mesas de diá- logo con el gobierno, a un año de su instalación y sin resultado tangible, perjudica la credibilidad de las organizaciones sindicales y juega en contra de la necesidad de luchar sin tregua contra la política económica del gobierno.

Para hacer frente a los ataques del gobierno necesitamos un Plan de Lucha que comience con un Primero de Mayo combativo y unitario, así como también la búsqueda de la coordinación de las luchas en torno a la preparación de otra gran huelga general. Esta coordinación y unificación de las luchas, de las movilizaciones y huelgas son imprescindibles para ir creciendo y fortaleciendo el movimiento y para retomar y aplicar permanentemente el principio de la solidaridad en la lucha, la solidaridad de clase.

Todas y todos los militantes del Partido de los Trabajadores comprometemos nuestros mejores esfuerzos para caminar y luchar junto al pueblo trabajador, en contra de los planes antipopulares del gobierno de Cartes. ¡Por un Primero de Mayo Unitario y Combativo! ¡Coordinación y solidaridad en las luchas! ¡Preparemos una huelga general que desbarranque el plan económico del gobierno!

El Primero de Mayo es y debe ser una jornada de recordación y lucha por la causa de la clase trabajadora y para exigir nuestros derechos, aún negados y violentados por las patronales y los gobiernos de turno. El Primero de Mayo es un día de lucha en homenaje a los Mártires de Chicago, sindicalistas que fueron ejecutados por su participación en la lucha por la obtención de la jornada laboral de ocho horas. En un congreso obrero realizado el 17 de octubre de 1.884, se resolvió que desde el 1 de mayo de 1886 la duración de la jornada laboral debería ser de 8 horas, de no conseguirlo se iniciaría una huelga.

El 1 de mayo de 1886 los trabajadores la iniciaron. El 2 de mayo, la policía ya había reprimido una manifestación pacífica; el 3, frente a la fábrica McCormik (cuyos trabajadores desde febrero estaban en huelga), se montó una tribuna en donde se encontraba el anarquista August Spies, líder de este movimiento.

Sonó la sirena de salida de un turno de carneros (rompehuelgas) y los concentrados se lanzaron sobre ellos. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre los trabajadores produciendo seis muertos y varias decenas de heridos. Esto derivó en una convocatoria para el 4 de mayo.

Se concentraron en la plaza de Haymarket y fueron nuevamente reprimidos. Un artefacto explosivo estalló y un policía resultó muerto; en el incidente, la fuerza represiva abrió fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros. Se declaró Estado de Sitio y toque de queda, detuvieron a trabajadores que fueron golpeados y torturados. El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra treinta y un trabajadores, luego quedaron ocho. Tres de ellos: Fielden, Neebe y Schwab, fueron condenados a prisión; y cinco de ellos: Engel, Fischer, Parsons, Spies y Lingg, a la horca.

Conmemorando estos hechos, las y los trabajadores homenajeamos el Primero de Mayo a todos los caídos en las luchas obreras y populares contra la explotación y la opresión capitalista. Nosotros los trabajadores y trabajadoras de Paraguay debemos sentirnos herederos de los Mártires de Chicago y organizar un Primero de Mayo de lucha y combativo que caliente motores hacia otra huelga general contra el plan económico del Gobierno Colorado de Horacio Cartes ¡Viva la Clase Trabajadora! ¡Solo la lucha cambia la Vida! 

Lea también  Tratado Itaipú | Declaración del PSTU Brasil y el PT Paraguay