Compartir

3.200 trabajadores sufren las consecuencias. En el marco de la economía casi paralizada en nuestro país -sobre el cual empresarios y analistas sostienen que el panorama es crítico y que estamos viviendo una recesión verificada, entre otros aspectos, en una significativa caída del consumo- se han registrado en los últimos meses una serie de casos de empresas que han solicitado el cierre temporal de sus actividades por distintas razones.

Por PT-Paraguay

La situación es realmente preocupante. Según datos del Ministerio de Trabajo, en los últimos siete meses, 16 empresas ligadas a la agricultura, la maquila y al rubro textil presentaron pedido de suspensión de actividades. Este hecho afecta a más de 3.200 trabajadores los cuales no perciben sus salarios durante la suspensión del trabajo, sea esta total o parcial.

Empresarios y gobierno descargan sus crisis sobre los trabajadores

La argumentación expuesta por los empresarios textiles es que esta situación recesiva se debe a la crisis económica que viven la Argentina y el Brasil y que afecta duramente a nuestro país. Entre las empresas textiles que se han visto afectadas se encuentran McGregor y Manufactura Pilar (importante referente del sector industrial en Paraguay).

Es común que en situaciones como estas, cuando los empresarios se percatan que van a disminuir sus ganancias, en lo primero que piensan es en reducir costos sin importarles la suerte de sus trabajadores e inician las gestiones para dejar de pagar los salarios. Las consecuencias de esta política empresarial son catastróficas para los trabajadores, pues de un día para otro se quedan sin el sustento para sus familias.

Desde el Partido de los Trabajadores, sostenemos que son las empresas las que deben asumir la responsabilidad social de garantizar el pago de los salarios a los trabajadores cuando se ven obligadas a cerrar temporalmente. Estos empresarios, que se han vuelto millonarios con el sacrificio y la explotación de los trabajadores, enceguecidos por la sed de lucro y con la lógica del capitalista explotador, pretenden que la crisis temporal de sus empresas la solucionen los trabajadores dejando de cobrar sus salarios.

Lea también  Honduras | las raíces económicas del nuevo ascenso de la lucha de clases

¡Que muestren sus libros de contabilidad!

A todos los empresarios que cantan miserias y recurren al Ministerio de Trabajo solicitando el cierre de sus actividades para legalizar el despojo a sus trabajadores, les decimos que muestren  a sus trabajadores sus libros de contabilidad, que se haga público los millones y millones que han ganado en los años anteriores.

No creemos, en absoluto, que una fábrica como Manufactura Pilar que ha venido produciendo un promedio de 20.000.000 de metros cuadrados de tejidos planos, así como 400.000 unidades de prendas al año y que declaraba que facturaba un promedio de 27.000.000 de dólares al año, no tenga para pagar un mes de salario a sus trabajadores.

En estos momentos se encuentra en el parlamento un proyecto de ley presentado por el Diputado Silva que plantea que el Estado se haga cargo de un mes de salario de los 600 trabajadores de Manufactura Pilar. Teniendo en cuenta la grave circunstancia por la que atraviesan los trabajadores consideramos que esta ley debe ser aprobada de manera urgente, sin embargo la solución de este problema tiene un carácter más estructural y son los empresarios los que deben responsabilizarse de garantizar el pago del salario y la seguridad social para sus trabajadores.

Desde el Partido de los Trabajadores nos solidarizamos plenamente con los trabajadores de Manufactura Pilar y de las demás empresas afectadas por los cierres y nos ponemos, desde ya, a su disposición para apoyar su lucha.

¡Por una legislación que obligue a las empresas contar con un plan de contingencia para garantizar íntegramente el pago de los salarios en circunstancia de cierre!

Lea también  Acuerdo Mercosur-Unión Europea | una entrega escandalosa

¡Que los empresarios paguen sus crisis y no la trasladen sobre las espaldas de los trabajadores!

¡Por la apertura de los libros de contabilidad a los trabajadores para verificar la situación de las empresas!