Compartir

El Frente Guasu y el Partido Paraguay Pyahurã, principalmente, están en la convocatoria de la reunión preparatoria del Congreso Democrático del Pueblo que se llevaba a cabo el 5 de setiembre 2014, en el ex Seminario Metropolitano.

El Congreso Democrático del Pueblo fue y sigue siendo una gran conquista del pueblo trabajador en sus luchas sobre temas de importancia vital y estructural. En su haber se encuentra haber cerrado, allá por el 2002, el camino hacia las privatizaciones o la puesta en vigencia de una Ley represiva, mal llamada antiterrorista. Sin embargo, el ex presidente Lugo volvió a presentar en diciembre 2008, se aprobó entre gallos y media noche y la promulgó sin trámite alguno.

Actualmente, se está barajando el relanzamiento del Congreso Democrático del Pueblo debido a la necesidad de unificar las acciones y las luchas contra las medidas económicas y políticas del gobierno de Cartes.

El proceso preparatorio, sin embargo, nos llena de preocupaciones por lo que definimos como afanes aparatistas y criterios sectarios del Frente Guasu y Paraguay Pyahurã. Se hace esta afirmación porque hemos tomado conocimiento de que ambas organizaciones se atribuyen la potestad de aprobar o desaprobar invitaciones a la presente reunión preparatoria en una actitud sectaria inaudita que lleva a preguntarse sobre los objetivos reales de estos partidos políticos con relación al Congreso Democrático del Pueblo.

De lo que sí estamos seguros es que estamos ante unas conductas políticas complemente erróneas y que de forma irresponsable ponen en riesgo la gran conquista democrática que significó el Congreso del Pueblo como instrumento amplio e incluyente para las luchas al servicio de los intereses coyunturales e históricos del pueblo trabajador. Sabemos asimismo que hay organizaciones que sí tuvieron el privilegio de ser invitadas a la reunión de la fecha que estarían buscando la primacía de la democracia y la participación amplia.

Responsabilizamos a Paraguay Pyahurã y al Frente Guasu de este camino sectario y aparatista que están imprimiendo a un instrumento de todo el pueblo trabajador y que están intentando privatizar para fines que más tienen que ver con políticas electoralistas que para la lucha contra conjunta, unificada y coordinada  de todos los sectores. Creemos que estas conductas son un peligro mortal para la fortaleza que necesita el Congreso Democrático del Pueblo para cumplir con sus propósitos.

Manifestamos, como ya lo hicimos con varios dirigentes de ambos agrupamientos políticos, nuestra voluntad de hacer parte de este proceso y manifestamos desde ya que lucharemos con todas nuestras fuerzas contra la imposición de criterios sectarios que empobrezcan los necesarios procesos de unidades de acción y frentes.  Lucharemos también en contra de intenciones oportunistas enmarcados en proyectos exclusivamente electoralistas, que pretendan utilizar espacios genuinos de la lucha popular desvirtuando su verdadera esencia.

Estamos convencidos de la profunda necesidad de la unidad de todos los sectores: obreros, campesinos, indígenas, juveniles, pobladores barriales, entre otros sectores, para lograr éxitos en la lucha contra los planes antipopulares del gobierno colorado de Cartes. Asimismo, creemos que toda intención de control y copamiento político será un cáncer que matará la gran conquista que representa el Congreso Democrático.

El Partido de los Trabajadores (PT) ratifica su compromiso de lucha con el pueblo trabajador y de propiciar e integrar todo proceso unitario que potencie su fuerza en las luchas centrales de la coyuntura, la justicia social, la libertad y el socialismo.

Lea también  Tratado Itaipú | Declaración del PSTU Brasil y el PT Paraguay