Compartir

El horno que cocina arreglos de dudosa constitucionalidad entre el actual presidente Horacio Cartes y el ex presidente Fernando Lugo está a punto. En ese infierno, está en marcha un manjar para la mesa de los barones del usen y abusen, un apetecible plato para la mesa de los Lugo, Sixto y Richer. Sin embargo, y en contrapartida, para el pueblo trabajador será, sin duda alguna, una nauseabunda y podrida comida.

Por: PT – Paraguay

Torcer todo con medidas de dudosa legalidad y acomodar la Constitución Nacional vía la enmienda para habilitar la reelección, sólo es favorable a Cartes, Lugo, Blas Llano y a sus lugartenientes chupamedias y serviles. Para el pueblo trabajador, sus intereses y derechos, muestra un panorama de tenebroso presente y trágico futuro.

Ambos, Cartes y Lugo, fueron probados y el resultado es categórico: no sirven para encaminar y asegurar mejores días para las grandes mayorías de nuestro pueblo. El rekutu solo repetirá lo que ya conocemos: bienestar para una minoría privilegiada y agudos malestares para el pueblo empobrecido.

Y afirmamos esto sin dar ni el más mínimo mérito ni confianza a los Mario Abdo Benítez, Efraín Alegre o Mario Ferreiro que son, en el fondo y en la superficie, hermanos de clase de los anteriores.

Cartes: reelección para apropiarse de todo

De Cartes y sus lugartenientes se puede entender la ansiedad por seguir, porque están apropiándose de todo lo que existe de valor en el país, patrimonio, bienes, servicios, lo que venga, haciéndose ganar dinero a manos llenas entre ellos.

De los barones del usen y abusen, es entendible que hagan firmar a muertos y falsifiquen firmas a diestra y siniestra para intentar darle “calor popular” a su maniobra de imponer medidas lesivas a la misma Constitución Nacional, aun siendo esta una Constitución burguesa de democracia formal. De estos devoradores insaciables, tan comunes en el coloradismo, es lógico esperar que usen como papel higiénico la Constitución Nacional en pos de su enfermiza búsqueda del rekutu para el patrón Cartes.

De Lugo y del Luguismo se podía haber esperado algo distinto, sin embargo, son el mismo presente griego con maquillaje diferente, aun cuando traten de vender una imagen distinta y de presentarse ante el pueblo como “el cambio para mejor”.

Lugo y el Frente Guasú: traición y felonía

Hay que decir, con todas las letras, que la responsabilidad histórica está en manos de Lugo y del Frente Guasú, que, hasta ahora, siguen el rumbo de la traición y la felonía.

En efecto, una de las mayores ruindades políticas en este último periodo es, sin duda, la actitud hipócrita, servil y complaciente de Lugo y sus acólitos -los Richer, Sixto, Carrillo y otros-, con Cartes y el cartismo.

Lugo, con su hipocresía sin límites y tratando de guardar las apariencias, simula que está en contra de la enmienda mientras fomenta (acá y en el más allá) su concreción, ultimando, con sus incondicionales y sus verdugos, su tan ansiada como inútil candidatura.

Richer y los otros, entre tanto, se desviven para habilitar a Cartes para que Lugo  pueda presentarse y, por esta vía, seguir ellos existiendo en su tarea política y parlamentaria de la que mientras ellos sacan ventajas, es inofensiva para los grandes propietarios y ricos de nuestro país y perjudicial para el pueblo trabajador.

Lugo, el enterrador de sueños y el corrosivo número 1 de las dirigencias campesinas y populares, es el más dañino de todos, porque mientras su política y programa adormecen y desarman a las fuerzas populares para entregarlas en el altar de la burguesía, a él sólo le desvive su prestigio, el que utiliza como maquillaje para tapar la podredumbre. Con sus interminables cantinfleos sobre los «días mejores para todos y todas» sirve hasta para chistes, pero es tan profundamente dañino que, como ideología y para el bien de la clase trabajadora, debe ser erradicado de las mentes y corazones populares.

Por un frente electoral clasista, amplio y democrático

A nuestro criterio, es necesario y urgente que las fuerzas populares y de izquierda se manifiesten por todos los medios contra estas maniobras fraudulentas de los reeleccionistas. Duro contra Cartes y Lugo. Sin dar ninguna confianza a Abdo Benítez, Alegre o Ferreiro, debemos salir a manifestarnos contra la acomodación de reglas democráticas burguesas a los antojos privados de conocidos antipueblo trabajador.

Instamos al Frente Guasú a dejar de abonar el terreno a las marabuntas del país y a sumarse al movimiento de masas para impedir por todos los medios y con todas las fuerzas que se abra esta verdadera caja de pandora antidemocrática. ¡NO! rotundo a la reelección de Cartes y de Lugo.

Finalmente y lo más importante y urgente es que en el plano electoral, los trabajadores discutamos un proyecto que responda a los intereses del pueblo. Un gran frente electoral clasista, amplio y democrático que se presente como alternativa electoral, con candidaturas de la clase trabajadora, campesina y popular, con un programa que se oponga por el vértice a todas las variables neoliberales y entreguistas y ponga en perspectiva una sociedad socialista sin opresores ni oprimidos, sin explotadores ni explotados.

[1] Rekutu significa “volver a clavar” y es la que más se aproxima a lo que se quiere explicar, ya que también significa insertar, hincar, meter, hundir y plantar. En términos de proselitismos partidarios, el rekutu se refiere casi con exclusividad al político que pelea en busca de su reelección [N. de E.].

Artículo publicado en El Socialista n.° 188, marzo de 2017.-