Compartir
Lea también  ¡Ninguna confianza en el diálogo fraudulento de Ortega y sus empresarios!