Compartir

PARA QUE “QUÉDATE EN CASA” NO SEAN PALABRAS HUECAS

Desde el 30 de marzo el gobierno repite diariamente en sus conferencias de prensa “Quédate en casa”… Pero en los hechos el capitalismo mexicano sigue enviando por la fuerza diariamente a los obreros “Directo al matadero”. Esta dura realidad, que se da en muchos países, desnuda la hipocresía del gobierno de AMLO y está comenzando a ser rechazada por la parte más explotada de la clase obrera mexicana, la de las grandes concentraciones industriales de maquiladoras de la Frontera Norte.

CST de México

A fines de marzo se rebelaron y suspendieron su trabajo los obreros en varias plantas de la corporación estadunidense Foxconn de Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, exigiendo que se cumpla la Emergencia Sanitaria Nacional decretada por el gobierno federal. En esta semana, obreros de otras seis empresas maquiladoras de la misma ciudad dijeron ¡Basta!.. En Regal Beloit, TPI Composites, Norma Group, Electrocomponentes, Syncreon y Honeywell se suspendieron las labores para exigir a los patrones que cierren sus instalaciones. Varios trabajadores han contraído el coronavirus y el resto corre el riesgo de contagio e incluso de morir. Todas estas fábricas, productoras de componentes electrónicos y autopartes y armadoras de aparatos electrodomésticos no son consideradas industrias esenciales en la declaratoria de emergencia nacional y, por tanto, no pueden obligar a los trabajadores a asistir ni despedirlos por abandono de trabajo. Las empresas tampoco garantizan medidas sanitarias que eviten el contagio. La abogada Susana Prieto Terrazas, asesora legal de los obreros, denunció al diario La Jornada, 17-04: “Que los trabajadores paren, que paren por sus vidas, no hay un abogado que pueda ir en contra de un paro laboral que debió darse desde el 24 de marzo por un decreto federal”.

Los obreros en paro fuera de las maquiladoras se quejaron de que trabajan sin guantes ni cubrebocas, además de que la empresa obliga a trabajar a empleados que padecen hipertensión y diabetes. Protestan fuera de las naves industriales, pues temen un brote de la enfermedad, como ocurrió en la maquiladora Lear Río Bravo, donde fallecieron 13 obreros y las autoridades aceptaron que hubo un brote de coronavirus. En TPI Composites también hubo protestas. Pero la maquiladora continúa operaciones con empleados que aceptan laborar. Policías municipales de ciudad Juárez acuden de noche para intimidar a los inconformes. En Syncreon los directivos de la empresa ocultan la información, pero los trabajadores denunciaron que dos de sus compañeros han muerto por Covid-19 y otros seis fueron diagnosticados con la enfermedad.

Lea también  México | Migrantes explotados y perseguidos en EEUU

Por otro lado, empresas como Foxconn, que ante la primera rebelión suspendió la producción y envió a los obreros a sus casas, reanudó la producción desde el 13 de abril. Convocó al trabajo ofreciendo pagar el doble del salario básico y el doble por el bono de despensa. A los obreros que no aceptaron reincorporarse en medio de la emergencia por el covid-19, la empresa acepta pagarles el salario mínimo, descontando el plus por presentismo y no les paga el bono de despensa. Estas maniobras ilegales constituyen un delito. Pero no son sancionadas ni denunciadas por ninguno de los niveles de gobierno. Las corporaciones yanquis hacen lo que quieren en territorio mexicano.

“Directo al matadero”

La abogada Prieto Terrazas informó que un trabajador del almacén de la maquiladora Regal Beloit murió de Covid -19 y el riesgo de contagio es alto. “Las maquiladoras son verdaderos sarcófagos. Los trabajadores van directo al matadero. Ningún nivel de gobierno interviene porque los ricos y burócratas están bajo resguardo, y son los pobres los que están muriendo. El alcalde de Ciudad Juárez dio la orden de cerrar restaurantes con aforo de menos de 50 personas, pero no ha dado la orden de cerrar maquiladoras. También ha faltado autoridad del gobernador y del Presidente, y la situación se extiende a otras ciudades fronterizas como Matamoros y Reynosa”, estado de Tamaulipas.