Compartir

El 8 de junio, detuvieron y en trámite expreso dictaron prisión “preventiva” a la Licenciada Susana Prieto Terrazas, abogada laboral de las obreras y obreros de fábricas maquiladoras de la frontera de México con Estados Unidos y asesora legal del recientemente fundado Sindicato Nacional Independiente, SNITIS 20/32. Esta emboscada fue planeada por el gobierno del estado de Tamaulipas, en la ciudad de Matamoros, por orden de las patronales de las corporaciones transnacionales, que explotan a la fuerza de trabajo barata de cientos de miles de mexicanos. Desnuda quién tiene el poder real del régimen de México y en qué consiste la “democracia” mexicana.

Por CST, México

A Susana Prieto le “fabricaron” delitos penales y la encarcelaron con el fin de seguir violando leyes y los derechos laborales y humanos de la inmensa mayoría de los obreros mexicanos. La farsa judicial montada por la Fiscalía del estado de Tamaulipas, que la acusa de “motín y amenazas y agresiones a servidores públicos”, presuntamente sucedidos meses antes. El objetivo de las empresas es descabezar primero y desarticular luego el naciente Movimiento Obrero Matamorense 20/32, que desde inicios de 2019 protagonizó la ola de huelgas fabriles más importante de las últimas décadas. Que arrancó a las empresas un aumento salarial de 20% y un bono anual de 32 mil pesos. Pero ese primer logro económico se multiplicó con el gran paso hacia la independencia política de la clase obrera, cuando por iniciativa de las bases, en junio de 2019 postularon candidatos obreros independientes no registrados, que enfrentaron a todos los partidos patronales. En aquel momento, la furia antiobrera de esos empresarios y sus partidos tuvo su máxima expresión en los ataques calumniosos a Susana Prieto, por parte de la señora Yeidkol Polevnsky, presidenta del oficialista partido Morena. ¡Pero de nada les sirvió! El MOM 20/32 logró un gran apoyo popular y un éxito político electoral, acumulando así una valiosa experiencia que marca el camino para toda la clase obrera de México.

En los meses posteriores el nuevo sindicato logró la toma de nota, es decir el registro formal del SNITIS 20/32 en la Secretaría de Trabajo a nivel federal. Se abrió entonces la durísima etapa de lucha por la titularidad de los contratos colectivos en cada empresa. Una verdadera guerra contra todas las empresas, los charros vendidos y sus “contratos de protección” patronal. Todos ellos, amparados por las “honorables instituciones” de gobierno, como las Juntas de Conciliación y Arbitraje y la policía estatal. En estas batallas hubo numerosos despidos de valiosos líderes y activistas obreros, que hasta hoy están esperando que los tribunales del régimen den curso a sus demandas. Y también no pocos obreros y obreras fueron heridos por la violenta represión policial. ¡Cruel e indignante ironía, que sean esas mismas “instituciones” las que hoy acusan “amenazas y agresiones a servidores públicos” por parte de Susana Prieto!

Lea también  México | Migrantes explotados y perseguidos en EEUU

Su mayor delito: la lucha por la salud y la vida de los trabajadores

Desde que se inició la pandemia y, a partir del 31 de marzo, se estableció la Ley Nacional de Emergencia Sanitaria. Según ésta era obligatoria la suspensión de actividades no esenciales. Sin embargo, las empresas extranjeras y locales de la zona fronteriza de Chihuahua, Baja California, Nueva León, Coahuila y Tamaulipas, violaron la cuarentana de múltiples maneras fraudulentas, para mandar a la clase obrera al “matadero” en la producción de ganancias capitalistas. Y además dejaron de cumplir con el pago completo de los salarios, incluso en diversos casos, suspendiendo trabajadores sin goce de sueldo alguno o despidiendo ilegalmente a los que no trabajaran amparados en la cuarentena. La situación se agravó por la creciente presión de las empresas maquiladoras de la industria automotriz, espacial y militar de Estados Unidos, para reanudar la “normalidad del trabajo” a inicios de mayo.

Todos estos agravios y abusos patronales, contaron la activa complicidad de los charros sindicales traidores de la CTM, que presentaban como “grandes logros” cuando negociaban un pago del 50-60 % de los salarios, cuando por ley correspondía pagar el salario completo. Y esos parásitos enquistados en los sindicatos cetemistas son los socios predilectos para las corporaciones extranjeras y locales. A ellos sólo les aterra que la masiva simpatía por Susana Prieto, favorezca que el Sindicato Nacional Independiente, SNITIS 20/32 haga raíces profundas en las fábricas de toda la frontera. Por eso actúan como perros de policía, buscando y “cazando” a las obreras y obreros que no agachan la cabeza.

La “Lic”, como llaman a Susana Prieto los miles que la siguen y apoyan, encabezó las protestas en defensa de la salud y la vida de miles de trabajadoras y trabajadores. Hubo marchas y paros de labores en algunas maquiladoras. El SNITIS 20/32, mostró su importante razón de ser. Pero desde el gobierno Federal, aquel que en campaña electoral había dicho “para bien de todos, primero los pobres”, miraron para otro lado y sólo hicieron algunas declaraciones desde la Secretaría de Trabajo, sin ninguna sanción efectiva contra las empresas violadoras.

Lea también  México | Cianuro o vida !Fuera Chemours!

Se evidencia así que en México poco o nada ha cambiado con el gobierno de la “Cuarta Transformación”: patrones gringos mandan, gobernantes mexicanos obedecen y obreros mexicanos son obligados a trabajar y a contagiarse y, si no resisten el ataque del virus, condenados a morir. Entonces, queda en evidencia la grosera falsedad de otra afirmación permanente del actual presidente: “El poder político ya no está más al servicio del poder económico”.      

¡Basta de simulaciones y abusos! ¡Susana libre ya!

Susana Prieto se encuentra en prisión en ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, ya casi 20 días. Un masivo movimiento de protesta y exigencia de su inmediata libertad se está generando en todo México y atrae el apoyo creciente en el movimiento sindical de muchos países. Las muestras de solidaridad se multiplican. El repudio al ataque del gobierno estatal de García Cabeza de Vaca se extiende y presiona al propio presidente, que se vio obligado a reconocer en una de sus conferencias de prensa mañaneras, que a la Licenciada “le han fabricado delitos”.

Sin embargo, antes de decir eso a AMLO le pareció importante aclarar que “es una decisión del gobierno de Tamaulipas”, dando a entender que él no tiene poder para intervenir. A muchos –no sólo a sus seguidores– les habrá parecido una respuesta sincera y basada en que México es un estado federativo. Es decir, que los gobernadores tienen cierta autonomía de decisión en sus estados. Pero, justo en estos mismos días AMLO hizo alarde de su poder, recordando cuando fue detenido Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo, en Culiacán, estado de Sinaloa. Remarcó “yo di la orden de liberarlo”. En aquel momento se argumentó que al narcotraficante se lo liberó “para salvar vidas inocentes”. Hoy Culiacán vuelve a las primeras planas de los medios de prensa. Y al escuchar esa explicación del propio presidente surgen agudos interrogantes:

Lea también  México | !100 días de huelga y plantón de las y los trabajadores de SUTNOTIMEX!

¿Por qué para liberar al hijo del Chapo uso todo su poder presidencial y para liberar a una abogada defensora de trabajadores a la que “le fabricaron delitos” se mantiene como pasivo espectador? ¿Por qué López Obrador acepta en silencio los abusos de las empresas maquiladoras extranjeras en tierra mexicana? ¿Por qué deja correr las persecuciones políticas a manos del gobernador García Cabeza de Vaca? ¿Acaso aquí no hay vidas inocentes en peligro, que son las de los obreros obligados al contagio en el matadero de las maquiladoras?

Para nosotros, y para la mayoría de los trabajadores, las vidas de las obreras y obreros importan. ¡Por eso, Susana libre Ya!