Compartir

Hay que seguirla en defensa de la Cuenca del Valle de México

La “minoría rapaz” y las cámaras empresarias se indignan ante el anuncio de cancelación de la obra en Texcoco. Auguran la quiebra de confianza de los inversionistas extranjeros. El peso se devaluó y en la Bolsa Mexicana de Valores caen las acciones de las empresas aeronáuticas y del Grupo Aeroportuario y se desmoronan los bonos del NAICM (Nuevo Aeropuerto de Ciudad de Méxixo), que acaparó el magnate Slim y el “Cartel de Los Pinos”. Citibanamex y BBVA Bancomer repudian lo que ellos llaman  “el error de octubre” y hacen pronósticos apocalípticos. De inmediato, las consultoras financieras imperialistas,  “bajaron su calificación” a México. Según ellos, empieza a ser un país “riesgoso para invertir”. En resumen, los oligarcas y las corporaciones extranjeras vociferan por la derrota de su fraudulento Megaproyecto y exigen su botín y los privilegios que aún mantienen. ¿Y cómo responde AMLO y su gobierno de “transición” a estos chantajes de la “mafia del poder”?… Veamos.

Por CST-México

Desde el 25 al 28 de octubre se realizó la “Consulta Ciudadana” impulsada por AMLO. Poco más de un millón de participantes en diversas ciudades de la mayor parte de los estados, dieron un mayoritario y contundente voto de rechazo al faraónico proyecto del NAIM en Texcoco. Nos solidarizamos con quienes celebran entusiastas esta nueva derrota en las urnas del repudiado gobierno saliente de EPN y sus patrones capitalistas. Sin embargo, esos resultados no son una sorpresa. Más de 747 mil votantes, 69.95% del total, mostraron otra vez más lo que antes fue expresado con 30 millones de votos: ¡Fuera la mafia del poder! ¡Fuera el corrupto PRIAN! ¡Impedir que la minoría rapaz se  enriquezca a costa de la miseria, la represión y el miedo del pueblo trabajador!     

Las “consultas ciudadanas”, la “democracia participativa” y la movilización popular

Muchos mexicanos celebran que por fin una vez se les consultó sobre una importante decisión de gobierno. Compartimos con todos ellos la aspiración de que la voluntad popular sea respectada. Pero muchos otros preguntaron con razón: si 30 millones ya votaron contra el NAICM y todos los agravios del PRIAN, por qué es necesaria una consulta más sobre ese tema. Y tantos otros razonan que se debería haber sometido a consulta sobre la firma del Nuevo TLC 2.0.

Lea también  BDS: carta a Elena Reygadas

¿Y por qué no consultar si debemos continuar o no pagando al FMI y a los usureros la fraudulenta deuda externa?

En realidad lo que ha sucedido, tanto el 1° de julio como el 28 de octubre, es que ha quedado encubierta la heroica lucha de los trabajadores y los pueblos. Para qué movilizarse y organizarse si debemos esperar a un “salvador” –aceptado por el INE, claro está– y que éste después coloque casillas “#Méxicodecide”. Así, aparece como la hazaña de un gobernante y una virtud de la participación electoral, lo que en realidad es la conquista de una lucha popular, que costó vidas y sacrificios durante casi dos décadas.

Son acertadas las palabras del Comité Promotor “Todos Unidos Contra el NAICM”: “Este triunfo es gracias a la movilización de muchos colectivos, organizaciones, así como cientos y miles de ciudadanos que participaron informando e informándose sobre el impacto de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en la Cuenca del Valle de México”…

Pero por otro lado, preguntamos: ¿Cuántos del 69, 95% que votó contra NAICM en Texcoco, sabían lo que necesitan y reclaman los habitantes cercanos a Santa Lucía?

Por eso, también apoyamos la denuncia del Comité Promotor: “…la opción de la base militar de Santa Lucía es inaceptable e improcedente debido a que se encuentra ubicada en el municipio de Tecamac, situado en la Cuenca del Valle de México. Construir las dos pistas e infraestructura aeroportuaria en la base Santa Lucía tiene los mismos problemas básicos que ubicar el NAICM en el lecho del Ex Lago de Texcoco. Esto es, la base militar de Santa Lucía se encuentra en el lecho del Ex lago de Xaltocan, en un lugar con restos arqueológicos patrimonio de México, como el pueblo de San Lucas Xoloc, tendría un fuerte impacto destructivo sobre el equilibrio ecológico e hidrológico de la Cuenca del Valle de México, produciría un ecocidio, un etnocidio y un urbanicidio”…

Sin embargo, ni AMLO, ni Jiménez Espriú los consultaron por qué proponer el NAICM en Santa Lucía. Entonces, esto que nos presentan como “democracia participativa”, es en realidad una manipulación de las aspiraciones populares. Por eso, es indispensable seguir la lucha en defensa de la Cuenca del Valle de México.

Lea también  BDS: carta a Elena Reygadas

¿Indemnizar a los oligarcas que robaron al Estado y destruyeron vidas y el ecosistema? 

Y si hay algo que huele a manipulación es el constante llamado que hace AMLO a Slim y a los empresarios a “que se serenen”, porque, según asegura, “sus inversiones estarán garantizadas y podrán continuar sus negocios en Santa Lucía”… El presidente electo sabe que el pueblo exige terminar con la corrupción y la impunidad. Se lo ha reiterado con indignación el Frente de Pueblos Unidos “Por negarnos al despojo, hemos padecido muerte, prisión, persecución y violaciones sexuales. Así pretendieron doblegarnos, humillarnos, deshacernos… A esta “mafia del poder”, se le suman otros insaciables, como el empresario Carlos Slim, quien ve en el nuevo aeropuerto una forma de multiplicar sus cuentas millonarias en un mundo y en un país de grotesca desigualdad”… Entonces, AMLO advierte: “No soy un florero, no estoy de adorno”.

Pero surge de inmediato un interrogante el nuevo presidente: ¿Quién debe ser indemnizado? ¿El patrimonio de quién debe ser protegido? ¿Los pueblos de Atenco y muchos más de la región Texcoco que han sufrido enormes daños y agravios brutales? ¿O quienes “planeaban quedarse con las 600 hectáreas del actual aeropuerto para hacer otro Santa Fe” y siguen impunes por el saqueo y el daño a las comunidades?  

Lamentablemente, López Obrador optó por garantizar las ganancias de esos oligarcas. ¿Será el precio de la “reconciliación”?..

El jefe de la oficina presidencial de AMLO y multimillonario de Monterrey, Alfonso Romo Garza, indicó a la prensa que ya ha tenido pláticas privadas con los empresarios. Insistió que estas negociaciones continuarán, con la asistencia de Javier Jiménez Espriú, próximo titular de la SCT y Carlos Urzúa, a cargo de la Secretaría de Hacienda.

“Ahorita lo que tenemos que hacer es restaurar la confianza. Por eso el comité es para platicar con todos los inversionistas involucrados y no involucrados”“Vamos a entrar todos… para darles ya el detalle, tranquilidad, vamos a ser el equipo exclusivamente concentrado en tranquilizar a todos los que tienen intereses para poderles cumplir cabalmente, al 100%…Vamos a ir tranquilizando las aguas. No se preocupen. Llevamos tres semanas, para la luna de miel nos quedan todavía tres años”, puntualizó Romo.

Lea también  BDS: carta a Elena Reygadas

¿Usted está de acuerdo en pagarle de su bolsillo a la minoría rapaz?

Según un estudio de Bancomer, redimir bonos, pagar deuda bancaria e indemnizar a los concesionarios del NAIM costará al Gobierno de AMLO más de 10 mil millones de dólares. Estimaciones hechas por BBVA Bancomer, institución que funge como administradora conjunta de la emisión de bonos del NAIM, el monto equivale a 0.9 por ciento del PIB. ”Si los tenedores de bonos y las contrapartes en contratos firmados requieren que el Gobierno pague la deuda del proyecto cancelado al tipo de cambio actual de 20 pesos por dólar, equivale a 0.9 por ciento del Producto Interno Bruto”, destaca en un documento difundido. La distribución de los costos por la cancelación de la obra sería la siguiente: 5 mil 560 millones de dólares por redención de bonos; 930 millones de créditos bancarios y 3 mil 990 millones de dólares por indemnización a los concesionarios, lo que equivale al 30 % del costo total del proyecto. AMLO ya respondió: “El presupuesto 2019 que presentaremos ya incluye ese gasto”. Es decir, propone pagarles con el dinero del Estado, el que pagamos todos.