Compartir

ASESINATO DE SAMIR FLORES Y “CONSULTA” TRAMPOSA

Coraje e indignación nos invaden a millones ante otro crimen aberrante. Miles marcharon exigiendo “¡Agua sí, termo no!”. Samir Flores Soberanes es otro mártir más de la lucha en defensa de la Tierra y el Agua. Lo nuevo es que él cayó luchando contra medidas impuestas por AMLO y su gobierno de la “Cuarta Transformación, que también impulsa megaproyectos destructivos al servicio de las corporaciones multinacionales. Pero la heroica lucha de Samir y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua empezaron a desnudar algunas de sus mañosas armas: las “consultas ciudadanas” y la “democracia participativa”.

Por CST-México

El 20 de febrero, a las afueras de su casa, fue asesinado de 2 balazos en la cabeza el defensor de derechos humanos SAMIR FLORES SOBERANES de la comunidad de Amilcingo, Mpo. Temoac, Morelos… Un día antes, Samir y compañeros de Amilcingo asistieron al foro informativo que el súper delegado de López Obrador en Morelos, Hugo Erik Flores realizó en Jonacatepec. Ahí le cuestionaron las mentiras que está diciendo acerca de la termoeléctrica en Huexca y el Proyecto Integral Morelos.

El FPDTA denunció: “El 10 de febrero AMLO en su discurso descalificó a todos los que nos oponemos al Proyecto Integral Morelos como ‘radicales ultraconservadores’… Hoy el Proyecto Integral Morelos cobró la vida de nuestro compañero, ayer vimos con indignación y coraje como con la fuerza pública y el ejército enterraron los tubos de este proyecto de muerte en Amilcingo y hoy enterramos a nuestro compañero en el contexto de una consulta ilegal, ilegitima e inequitativa que, en lugar de resolver un conflicto que por años ha existido, lo ha acrecentado por no tomar en cuenta a las comunidades afectadas, por no escucharnos”…

“No puede haber consulta cuando se acaba de derramar la sangre de nuestro compañero Samir”

Esa fue la decisión que se tomó en Amilcingo, después del dolor de haber sufrido el asesinato de Samir. La comunidad de Amilcingo, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos, la ONU, la CNDH, pueblos y organizaciones indígenas nacionales, la iglesia de Morelos, centenas de organismos de la sociedad civil, organizaciones sociales, intelectuales y personas en general pidieron al gobierno de la República cancelar o suspender la consulta. López Obrador no escuchó la petición y la exigencia de respeto y justicia para Amilcingo y todos los pueblos afectados por el PIM en la tierra, agua, aire, seguridad y destino de su territorio. Y confirmó: “la consulta va porque hay condiciones, ya la gente está informada”.

El repudio popular y el boicot a la “consulta” desafiaron el cerco represivo militar

Lea también  ¿Cuál es la política del gobierno de AMLO para los migrantes mexicanos?

En Apatlaco, en una conferencia de prensa, se reafirmó la posición: el agua no se va ir para la termoeléctrica y se mantendrá el plantón hasta que se cancele la termoeléctrica. En Puebla, desde el 20 de febrero, el Presidente Municipal de Juan C. Bonilla dirigió un oficio al Delegado Regional del Gobierno Federal en San Martín Texmelucan: “con motivo que no le fue informado, ni notificada la consulta, no había permiso para su instalación”. Similar respuesta de negativa a la “consulta” recibió el delgado Federal el 17 de febrero en una asamblea informativa en Cuanalá. Con base a ello, la población de Juan C. Bonilla suspendió la consulta en las 3 urnas del municipio: Santa María Zacatepec, San Mateo Cuanalá y San Gabriel Ometoxtla.

En San Lucas Atzala, Mpo. Calpan el pueblo se manifestó contra la “consulta” porque no tomaron en cuenta a la comunidad, ni sus usos y costumbres. Dejaron instalar las casillas, pero decidieron un No definitivo al Gasoducto en un Acta paralela, firmada masivamente por sus habitantes.

Alrededor de Amilcingo, se comenzó a crear un cerco de policías y militares por el lado de la Normal Rural de Amilcingo y de la Policía Federal del lado de 4 Caminos y 80 granaderos en Amayuca. Por lo que los miembros del FPDTA decidieron regresar a su comunidad para mantenerse a salvo… Al final de la jornada en la urna de Lomas de Autlan, los pobladores quisieron presenciar el conteo de votos, pero militares vestidos de civil y los encargados de la urna negaron este derecho de transparencia. El conteo de votos fue llevado en total secreto y bajo el control de fuerzas represivas.

Lea también  Cobertura: 1º de Mayo en México

En Tepoztlán, sólo se reportaron 222 votos contra la termoeléctrica y 92 a favor. En Ayala, Morelos: 704, contra y 92 a favor. En San Lucas Atzala, Puebla: 227 en contra y 0 a favor.

En Tlaxcala, Puebla y Morelos denunciaron que votan turistas y cualquier persona que ni está informada sobre el proyecto, ni es del municipio de la urna. En un vox populi, realizado días antes por periodistas sólo 1 de cada 10 personas conocían el tema de la termoeléctrica en Huexca. En Hueyapan, Morelos una asamblea de la comunidad determinó por usos y costumbres: ¡No a la Termo!

El pueblo rechazó la farsa, el gobierno respondió con más agravios y un gran fraude

Al final de la jornada de la simulada consulta el súper delegado Hugo Erik Flores, amenazó que volvería a instalar las casillas en los lugares en donde hoy fueron retiradas. Frente a estos hechos el Presidente López Obrador calificó las protestas como provocaciones, a lo cual el FPDTA volvió a aclarar: “nosotros no queremos provocar más que la paz y tranquilidad de nuestros pueblos… Es esta consulta amañada, bañada de la sangre de nuestro compañero Samir y la constante imposición del Proyecto Integral Morelos, lo que viene a provocar afectación a nuestras comunidades, sin escuchar nuestras razones, el dolor y el coraje que ha causado el PIM en los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala”. Sin embargo, haciendo gala de los peores métodos de falsificación, el gobierno acaba de anunciar: que la “Consulta tuvo un respaldo del 59,6% a Sí a la Termoeléctrica”. El gobierno informa que participaron poco más de 55 mil votantes del estado de Morelos. Es decir, el 3,8% del padrón electoral, que es de 1 millón 444 mil 949 (según datos del INE). El cinismo del gobierno no tiene límites. Muestra como “referencia democrática de la voluntad ciudadana” a un 3,8%, cuando toda la población directamente afectada rechaza la falsa consulta. Y todo eso para “defender las inversiones” de sus patrones imperialistas.