Compartir
En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente y ante la ofensiva de Chemours Company con sus cómplices de la corrupta SCJN, sus lacayos en La Laguna y el gobierno del Estado de Durango, se invita a una marcha motorizada y mitin de denuncia y exigencia este viernes 5 de junio de 2020.

Punto de concentración: Comunidad de El Siete 8:30 AM, rumbo a la Presidencia Municipal de GÓMEZ PALACIO.
En fecha reciente, mayo 7 de 2020, vía medios de comunicación, los pueblos de la Laguna recibimos un nuevo y perverso golpe de parte de los fabricantes de muerte y sus sirvientes a sueldos y comisiones. En este último caso ha sido la “Suprema” Corte deInjusticia la que asestó la puñalada, (esos mismos ministros inmorales que se negaron a bajar sus altos salarios).
Su dictamen a favorde la multinacional de EU, The Chemours Company, evidencia que los fajos de dólares de las corporaciones han seducido a “honorables” funcionarios de todaslas instituciones y medios de prensa oficialistas y “opositores”. Queda demostrada la completa falsedad de que “ahora está separado el poder político del poder económico”.
En medio de la pandemia del covid-19, la más grave de esta época, que está afectando a toda la humanidad, y que es parte de la destrucción del medio ambiente a escala planetaria, la codicia de los capitalistas produce nuevas y mayores amenazas a la vida y la salud del pueblo trabajador del campo y la ciudad. Chemours quiere producir 65 mil toneladas del letal Cianuro de Sodio, cuando sólo 0.3 gramos del mismo son mortales para un ser humano.
¡Qué no intenten seguir mintiendo con que su “tecnología de producción es segura y que recuperan el agua usada”! Porque está demostrado en varios países elefecto de daños crónicos, producidos por exposición a bajas dosis, que se prolonga en el tiempo: problemas cardiovasculares, respiratorios, neurológicos, gastrointestinales, endocrinos y reproductivos.
Y no son sólo los daños producidos por el cianuro en el lugar de su producción. Son también y especialmente los daños que produce su empleo en la minería metalífera a gran escala, que tiene áreas concesionadas en la región de la Laguna. Como la de Peñoles (de Bailléres) y la de grupo México (de Larrea) y la Frisco asociada con la canadiense GoldCorp (de Carlos Slim). Esos son los grandes beneficiarios del cianuro y socios de Chemours. Lo usan para separar el mineral de los metales preciosos. Y consumen también enormes cantidades de agua, que queda contaminada e irrecuperable.
Por eso está prohibido el uso de cianuro en la producción minera en los 27 países de la Unión Europea. Y también por eso en EU la empresa Chemoursha tenido frecuentes y graves denuncias por daños en muchos estados y tuvo que pagar infracciones y multas a la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), la Administración Federal de Ferrocarriles (FRA) y la Administración de Seguridad y Salud Minera (MSHA).
Así es como llegaron a México a usar nuestra tierra de tiradero de desechos tóxicos e intentaron instalarse en Salamanca y enel municipio de San Luís de la Paz, Edo. Guanajuato. Pero allí la activa resistencia de las comunidades los obligó a buscar otro lugar y otras víctimas para su proyecto de muerte. Así es como nos caen como maldición a la Laguna y desde hace tres años nos robaronla tranquilidad, quieren condenar a nuestros pueblos con el aval de los gobernantes municipales, estatales y federales
¡Esos mismos que en épocas electorales nos venden la “esperanza” por los votos, diciendo que “para bien de todos, primero los pobres”! Aquí nosotros también venimos resistiendo desde hace 3 años. Y por ello hemos sufrido la sangrienta represión, prisiones y procesos penales. Ahora intentan darnos un “supremo” golpe.
Con la ayuda de la SCJN, los buitres de Chemours y los oligarcas mineros están intensificando un nuevo ataque. Violan así elÁrea Natural Protegida, Las Sierras “El Sarnoso” y “La India”, y afectan a comunidades aledañas a la Zona Metropolitana de la Comarca, en los estadosde Durango y Coahuila, México, con la complicidad de instituciones de educación superior: la Universidad Tecnológicade La Laguna Durango (UTLD), Instituto Tecnológico de Lerdo, Instituto Tecnológico de La Laguna, UTT, UJED y UNIPOLI, entre otras.
Sin embargo, el agua, la vida y la salud de nuestros pueblos no tienen precio. La vida no se negocia, porque los que están amenazados no son sólo nuestras 22 comunidades y sus 20 mil habitantes, que fueron tendenciosamente borrados del mapa, en el estudio de impacto ambiental alterado, sino que están atentando contra la salud del millón y medio de habitantes de la Laguna. Porque las ciudades de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo tienen los niveles más altos de plomo, arsénico y amoníaco del país.
¿Le quieren agregar también el cianuro de sodio? Sres.Ministros, legisladores y gobernantes después de ser ignorados en múltiples ocasiones por sus instituciones, hoy les recordamos que: ¡el pueblo manda!, en ese sentido ratificamos una vez más el rechazo total y absoluto a ese proyecto de muerte que ustedes apoyan. Si ustedes no están a la altura, nosotros, el pueblo y nuestras organizaciones de apoyo, haremos lo conducente para la expulsión definitiva de esa empresa tóxica de nuestro territorio al norte de México.
Llamamos a todo el pueblo trabajador a UNIR todas las luchas para enfrentar la catástrofe que nos amenaza.
En cualquier lugar del territorio ¡Todos a formar Comités de UNIDAD Obrera Campesina y Popular!
Convocamos a la más activa participación de todas las organizaciones sociales, sindicales, culturales y ecologistas, en esta lucha contra los proyectos de muerte depredadores del ambiente.
Si de Guanajuato pudieron echarlos, todos juntos podremos echarlos de todo México. ¡No pasarán!
¡Exigimos diálogo honesto! ¡Mesas resolutivas de alto nivel para solucionar la problemática educativa y popular!
Frente Unido de Pueblos de la Laguna en Defensa de la Vida, el Territorio y el Agua
Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación CNTE-Laguna
Corriente Socialista de los Trabajadores-Liga Internacional de los Trabajadores.
Lea también  ¿La pandemia era inevitable? Lecciones anticapitalistas sobre las zoonosis