Compartir

El movimiento de huelgas obreras iniciado en esta ciudad fronteriza con EU en enero de este año está marcando un camino al resto de la clase obrera mexicana y del resto del mundo.

Por CST-México

Surgido de las bases de las fábricas maquiladoras de varios parques industriales, presionó y rebasó a los charros sindicales de la CTM y conquistó el 20% de aumento salarial y un bono anual de 32 mil pesos, para la mayor parte de más de 90 mil obreras y obreros que laboran en esa ciudad de casi un millón de habitantes. Y de ese resultado ganó también su nombre que ya hace historia: Movimiento 20-32.

La clase patronal, sus gerentes y sus gobiernos, que aún poseen las fábricas y dominan el municipio, el estado y el país –y manejan los medios masivos de difusión–, odian este resultado y a sus protagonistas. Por eso han ordenado una represión cada vez más violenta, que se ha cobrado un muerto y decenas de heridos. Y desde febrero iniciaron el ataque que tiene un efecto social más letal: despidieron a casi cinco mil obreras y obreros, entre los que se cuentan muchos activos impulsores de las huelgas, que son la principal amenaza potencial para los charros vendidos y factor fundamental para la construcción de un Nuevo Sindicato Independiente en Matamoros que defienda a los obreros y no a las empresas.

El contraataque de los patrones y gobiernos

El presidente AMLO simula –con bastante dificultad por cierto– no intervenir en esta dura confrontación de clases. Intenta aparecer imparcial y al margen de este grave conflicto que ya tiene y tendrá más réplicas en todo el país. Pero su sigilo no alcanzó para evitar que el Secretario General de la CTM y senador por el PRI, el decrépito charro, Carlos Aceves Del Olmo, afirme que “La CTM saldrá adelante con la Cuarta transformación” … Y que explique de esta manera su relación con AMLO: “Por el tamaño de nuestra organización, por la importancia que tiene la CTM, yo he tenido ya tres contactos con él y ha sido muy amable”… Y aseguró que “el presidente López Obrador tiene más intereses por entablar un diálogo con la CTM que con otras organizaciones políticas”. (El Universal 24/02/19). Y, luego de una reunión privada con AMLO, declaró públicamente que tiene el encargo de terminar, cuanto antes y como sea, con las huelgas en Matamoros: «Hace dos días, estuve platicado con el presidente López Port… López Mat… López Obrador… Perdón, con el presidente López Obrador… Es que está uno acostumbrado a tantos años de… Yo soy priísta… le decía al señor presidente, amabilísimamente e hicimos varios compromisos que vamos a cumplir… En lo que queda de esta semana y la próxima se acabó el problema de Matamoros, no puede haber más de esos». (Milenio 14/03/19)

Lea también  México: ¿Seguridad para quién?

Es evidente que con este “encargo presidencial” a la CTM, las patronales de las 5 empresas que aún mantenían el conflicto y el gobernador Cabeza de Vaca de Tamaulipas y sus policías estatales entendieron que podían endurecer sus posturas y la represión. La primera que entendió ese mensaje fue Coca-Cola, cuyos gerentes irrumpieron en la empresa con lujo de violencia e hiriendo gravemente a obreros en huelga y a sus familiares. O la violencia de los estatales contra los plantones en Mecalux y Avances Científicos, con un saldo de obreros heridos y algunos compañeros detenidos. Éstos lograron ser liberados por la firme acción y tenaz resistencia de centenares de obreras y obreros, encabezados por la Licenciada Susana Prieto. También se abalanzaron los granaderos armados sobre el plantón de los obreros de FluxMetals, que vienen en paro desde el 6 de febrero. Sabia fue la decisión de los compañeros de replegarse ante al ver que había 4 policías por cada obrero. La represión patronal y policial se aprovecha de un relativo reflujo en las luchas, que no se debe a que los trabajadores estén derrotados ni a que olviden que todo lo logrado fue por la movilización, sino por el desgaste y cansancio después de ¡Tres meses! de duros combates de clase. Nadie tiene derecho a reprocharles nada ni a menospreciar lo conquistado.

El movimiento 20-32 sigue haciendo historia

Aunque la coyuntura de lucha es defensiva, el movimiento está vivo y mantiene con orgullo su independencia política de los patrones, sus gobiernos y sus partidos. El 20-32 es la vanguardia de la lucha obrera de todo el país. Por eso es que ante las elecciones a diputados estatales en Tamaulipas, convocadas para el próximo 2 de junio, los miles de obreros de Matamoros repudian enérgicamente a todos los partidos del régimen, incluido el del presidente AMLO. Y así surgió la iniciativa de no quedarse sólo en el rechazo a los partidos patronales y sus candidatos, sino de postular candidatos obreros independientes para enfrenta a la patronal también en el terreno político. Es decir, disputar la representación de los trabajadores y el pueblo pobre, aún en un terreno ajeno y hostil a los obreros, el terreno de las instituciones del estado patronal.

Lea también  ¿Crisis para quién? Lucro de las empresas duplica mientras crece el desempleo

Aunque los plazos para registrar candidatos independientes ya se vencieron, en la asamblea realizada el domingo 7 de abril, esa iniciativa fue aprobada con entusiasmo. Las consignas que se cantaban en ese momento y en la manifestación posterior hacia la Secretaría de Trabajo local hablan por sí mismas: “¡Luchar, luchar hasta vencer! ¡Luchar hasta llevar obreros al poder!”

Mientras en algunos parques industriales aún se movilizan cientos de obreros y vecinos en apoyo para enfrentar la represión, desde las fábricas ya comenzaron a postular algunos precandidatos. Se acordó garantizar que fueran por igual tanto obreras como obreros.

Los trabajadores de Matamoros han aprendido mucho de esta dura experiencia con esas podridas “instituciones” del estado patronal. Por eso mismo no sorprendió a nadie que desde el día siguiente a la asamblea se pusiera de manifiesto el pánico del régimen de la 4T ante este desafío de la clase obrera a los partidos burgueses y a su “democracia” para ricos, con su tramposa reglamentación electoral. Urgido por el espanto el INE salió a decir: “que descarta la opción de candidatos sin registro” y que “los candidatos del movimiento 20-32 podrán registrarse hasta las próximas elecciones y sólo por esa vía”…  El INE llegó a reconocer que “los no registrados pueden llegar a obtener más votos que todos los de los partidos, pero no valdrá la representación que tengan”.

Y los periodistas a sueldo de los medios masivos salieron a “explicar” que este intento de los obreros “no tiene validez”, porque ya se cerraron los plazos y que si desean postular candidatos independientes, tendrán oportunidad la próxima elección.

Pero lo que estos burócratas y charlatanes no pueden ocultar ni cambiar para esta elección es que las actuales boletas electorales tienen impreso –además de los candidatos de todos partidos con registro– un recuadro especial para consignar el nombre de candidatos no registrados. Es decir, por más que traten de confundir a los obreros, de disuadirlos o desmoralizarlos, no podrán evitar que los candidatos obreros “no registrados” del Movimiento 20/32 aparezcan anotados en las boletas por los votantes. Y no podrán evitar que esos votos se cuenten. Porque esos votos no son considerados nulos. Y eso demostrará que los trabajadores repudian a los partidos del régimen patronal y no votarán por sus verdugos. Y que la clase obrera y los explotados y oprimidos repudian esta falsa “democracia de los patrones”. Y que sí pueden tener su propia y genuina representación política, distinta y opuesta a la de sus explotadores y represores.

Lea también  Cae aprobación del gobierno Bolsonaro. Es hora de preparar la Huelga General contra la reforma de la previsión

El tiempo dirá si esta experiencia política independiente de nuestra clase ayuda a madurar, no sólo la organización sindical, sino la construcción de un verdadero partido de la clase obrera que se desarrolle a nivel de todo el país, de “Norte a Sur y de Este a Oeste” que con el método de la movilización y las decisiones democráticas concrete la verdadera Transformación social que el pueblo trabajador de México necesita.