Compartir


Desde mayo de este año los maestros mexicanos, encabezados por sus colegas de los estados de Oaxaca y Michoacán, han venido sosteniendo una serie de severos combates contra las intenciones del Estado para privatizar la educación.


La lucha ha comprendido el paro de actividades, obstrucción de carreteras, tomas de edificios públicos, cierre por horas de grandes centros comerciales y bancos, marchas en más de 40 ciudades y un plantón permanente en la ciudad de México con maestros provenientes de casi todo el país.

A pesar de la intensiva y obscena campaña contra el movimiento que han desplegado los medios de comunicación, extensos sectores de la población se han ido incorporando a la lucha de los profesores. Los padres de familia comprenden los perjuicios que esta reaccionaria contrarreforma causará a la educación de sus hijos y han adherido a la lucha en múltiples formas (la más obvia es acompañar a los maestros en los piquetes que resguardan las escuelas, las marchas y la recolección de víveres para sostener los plantones que se sostienen en varias ciudades).

Los estudiantes de educación superior experimentan el mismo fenómeno y poco a poco se incorporan a la lucha. Ejemplo de ello fue el paro de labores en 20 universidades que llevaron a cabo entre el 19 y el 20 de septiembre en solidaridad con la lucha del magisterio. Aunque un poco más rezagados en algunos sindicatos la solidaridad empieza a extenderse, lo mismo que en las organizaciones populares.

Esta lucha ha sido la más importante presentada por los maestros en 25 años. Ha alcanzado la categoría de movimiento nacional pues abarca a maestros en27 de 32 estados con que cuenta la República Mexicana, en distintos niveles de movilización.

 

Contrarreformapara despedir a miles de maestros

 

La contrarreforma es un proceso de privatización que el Estado quiere pasar de contrabando. Consiste en instrumentar un examen evaluatorio que sería aplicado indistintamente a los profesores y que de ser reprobado en dos ocasiones se harían acreedores al despido del empleo.

El problema no es la evaluación en sí, toda vez que los maestros están de acuerdo en ser evaluados. La dificultad es que el resultado sería punitivo y no indicativo de las deficiencias probables que pueda tener un profesor para que pueda ser canalizado hacia cursos que le ayuden a superar presuntas limitaciones.

Con esta medida el gobierno podría despedir a miles de profesores que la privatización vaya haciendo innecesarios. Para llevar a cabo dicho proceso alentarían el ingreso de miles y miles de estudiantes de educación básica en las escuelas privadas–que han demostrado ser un fructífero negocio toda vez que los empresarios invierten muy poco en salarios y prestaciones para su personal académico—además que no pagarían impuestos ni se les obligaría a impartir (como no lo hacen desde ahora) una educación de calidad.

La otra parte de la privatización es imponer a los padres de familia,de las escuelas públicas, cuotas especiales para mantenimiento de las instalaciones de las escuelas, la adquisición de material didáctico y pago de salarios al personal no docente. Dichas cuotas –aunque el gobierno dice que no serían obligatorias—significarían en la práctica la privatización de la educación o si se quiere ver de distinta forma, el abandono por parte del Estado de su responsabilidad de impartir educación gratuita.

 

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)

El movimiento magisterial está encabezado por la CNTE, organización donde se agrupan los maestros democráticos encasillado en el burocrático Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Agrupan aproximadamente un tercio de un total de 1 millón 300 mil maestros que forman parte del SNTE cuya burocracia mantiene un férreo control corporativo sobre sus agremiados por lo que la lucha de la CNTE –lo decimos sin exagerar—ha sido heroica por el número de muertos, despedidos y desaparecidos que han padecido en más de 30 años de historia.

La Coordinadora, ha sido durante mucho tiempo la vanguardia en la lucha contra los planes de la burguesía,el imperialismo y hoy el gobierno del priistaPeña Nieto, personaje al servicio del imperialismo, elevado a rango de sex simbol, sumamente alérgico a los librose ignorante de la realidad nacional.

La Coordinadoraha sido la organización más consecuente en la oposición a las contrarreformasprivatizadoras (laboral, energética, educativa y fiscal) que impulsan el gobierno de Enrique Peña Nieto ylos partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática (partido de Cuauhtémoc Cárdenas y partido de origen de López Obrador)mediante el llamado Pacto por México.

En el actual conflicto la CNTE ha protagonizado movilizaciones de gran audacia como la toma del aeropuerto de la ciudad de México, marchas todos los días con desquiciamiento del tráfico vehicular, toma de edificios públicos, cerco a las cámaras de diputados y senadores –locual obligó al parlamento a sesionar en otras instalaciones a 25 kilómetros de su sede—y otras acciones por el estilo.

El pasado 11 de septiembre la CNTE convocó a la primera jornada nacional de solidaridad con los maestros parando labores en 26 estados yconvocó a una marcha multitudinaria que se dirigió a la casa de gobierno (Los Pinos) donde se protagonizaron enfrentamientos con la Policía Federal.

El 13 de septiembre la Policía Federal Preventiva, PFP, cercó la plaza central de la ciudad conocido como Zócalo y tras muchas horas de tensión y enfrentamientos con policías vestidos de civil y provocadores infiltrados, los maestros tuvieron que abandonar la plaza prometiendo volver para lo cual cuentan con el apoyo de miles de personas, principalmente estudiantes. Los días 19 y 20 de septiembre convocan a la segunda jornada nacional para oponerse a la contrarreforma educativa, que como señalamos más arriba, fue un éxito.

 

Asamblea Nacional Obrera, Campesina, Indígena y Popular

Hoy el movimiento necesita fortalecerse por lo que es imperativo convocar a todas las organizaciones obreras y populares –principalmente a los sindicatos autoproclamados democráticos—para la realización de una asamblea nacional obrera, campesina y popular que apruebe un plan de lucha contra los planes entreguistas de la clase política compuesta por todos los partidos.

En esta idea es urgente convocar a la Unión Nacional de Trabajadores –llamados a sí mismos democráticos y donde se agrupan telefonistas, mineros, líneas aéreas, trabajadores universitarios, etc.—para que acudan a brindar toda su solidaridad.

También es menester convocar al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que no ha abierto la boca para nada guardando un silencio que agrada mucho a la gente del Estado.

Esta asamblea es urgente pues aunque el movimiento es impetuoso, tiene como fuerza contraria al tiempo.

Lea también  México: ¿“Separar el poder político del poder económico”?