Compartir

El mes de septiembre, en que se conmemora la “independencia de Honduras” no tiene nada que ver con la realidad que vivimos.

Por PST-Honduras

Para empezar es muy difícil hablar de independencia cuando los colonizadores de ayer y hoy no sacan sus garras del país, y peor aún sostienen todo un plan de recolonización que avanza a pasos gigantescos no sólo en Honduras sino en toda la región Centro Americana. Todos los gobiernos sin excepción alguna, siguen al pie de la letra las directrices emanadas desde la nación de Tío Sam, firmando acuerdos de hambre y miseria con los organismos financieros internacionales y en detrimento de las grandes mayorías.

La ofensiva recolonizadora responde a la crisis capitalista mundial que busca rescatarse asfixiando las condiciones de vida de la clase trabajadora. Para ello recure al endeudamiento externo, y los planes de ajuste logrando concentrar sumas exorbitantes de dinero que van directamente al bolsillo del imperialismo desde los países semicoloniales y coloniales. Afortunadamente esta política ha sido enfrentada con una importante resistencia de los pueblos.

Más recientemente en Costa Rica los sindicatos públicos, universitarios y otros sectores hoy se alzan en una huelga general de cinco días en contra de la implementación del Impuesto sobre el Valor Agregado y los recortes en los salarios de los trabajadores públicos. En Guatemala multitudes exigen la renuncia de el gobierno de Jimmy Morales, mientras que en Nicaragua se cumplen más de cuatro meses de protestas contra el gobierno dictador Ortega-Murillo, un régimen sanguinario que lleva sobre sus espaldas la muerte de más de 450 personas, cientos de desapariciones y más de 20 mil refugiados. Ese mismo imperialismo que hoy encarcela y persigue a Daniel Ruiz y Sebastián Romero en Argentina trabajadores que lucharon en jornadas de protesta por los derechos de los jubilados y contra el gobierno de Macri.

Lea también  Honduras | las raíces económicas del nuevo ascenso de la lucha de clases

En el corazón de Centroamérica el imperialismo, no es más que la política entreguista del gobierno usurpador de JOH que en los últimos años se ha dedicado a entregar y explotar los recursos naturales, privatizar las empresas estatales, recortar derechos y salarios, aumentos a los carburantes y la canasta básica acompañada de una política represiva que encarcela, reprime y asesina al que se le opone. JOH y la empresa privada que lo respalda pretenden disfrazar su crisis bajo un dialogo hipócrita y corrupto del que supuestos “opositores y amigos del pueblo” le hacen comparsa. La oposición parlamentaria por su parte se queda inútil ante los groseros ataques que recibe la clase trabajadora desde el Congreso Nacional, espacio del que se sirven para obtener jugosos salarios en el país más pobre de toda la región. Una oposición que hasta el cansancio ha demostrado más de una vez no tener acuerdo en una salida revolucionaria y socialista para el país, y que de gobernar lo harían también en alianza con el imperialismo.

Nuestro partido llama a los obreros, estudiantes, trabajadores del transporte, mujeres, indígenas y todo sector dispuesto a luchar contra JOH a conformar un espacio que recupere el carácter clasista que predominó en la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular, un espacio sin direcciones burguesas y traidoras. Planteamos además que un espacio como este solo se puede erigir bajo un programa revolucionario y antiimperialista que organice la lucha de forma democrática y en solidaridad con los pueblos centroamericanos.

¡Por una coordinadora nacional de lucha contra el continuismo! ¡Por una segunda y Definitiva independencia de Honduras! ¡Por la reunificación Socialista de Centroamérica! ¡Ruptura con todos los acuerdos con el imperialismo! ¡Fuera las bases y milicias Yankees de nuestro territorio!

Lea también  Honduras | Conclusiones y perspectivas de la lucha en salud y educación

PARTIDO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES PST-LITCI