Compartir

Después del anuncio del retorno de Zelaya, Opinião Socialista, periódico del PSTU, realizó una entrevista a Thomas Andino, integrante del Frente de Resistencia Contra el Golpe, en momentos en que estaba frente a la embajada, junto con otros miles de activistas.



Opinião Socialista: ¿Como está la situación en este momento en Honduras?
Thomas Andino: Hoy, llegó secretamente a Tegucigalpa el presidente depuesto, Manuel Zelaya, que está refugiado en la embajada de Brasil. Desde entonces, está llegando una gran cantidad de personas de aquí de la capital, que se está reuniendo frente a la embajada. Hay también miles de personas de otros departamentos del país que están viniendo para aquí en caravanas. Vamos a hacer mañana (día 22) un acto con centenas de millares de personas de todo el país.

En este momento, el gobierno de la dictadura impuso un estado de sitio para impedir que las personas lleguen a Tegucigalpa. Hay mucho entusiasmo del pueblo, que está aquí para proteger al presidente. Hay una situación un poco diferente en el ejército. No hay mucha presencia de militares aquí, de momento. Sospechamos que algo, algún tipo de movimiento, puede estar ocurriendo internamente en las Fuerzas Armadas.


OS: En este momento, ¿cuántas personas están ante la embajada?

TA: Hay entre 8 y 10.000 personas aquí. Muchos están dispersos, en piquetes en diferentes calles y avenidas de la ciudad. La energía eléctrica y el agua  fueron cortadas en toda esa región para intentar dispersar a las personas. Sin embargo, con paciencia y creatividad, están improvisando una iluminación. Hay un gran entusiasmo. Las personas no están amedrentadas, nadie tiene miedo, y todos están dispuestos a defender con todo lo que se puede la lucha contra el golpe.

 

OS: ¿Existe algún temor con respecto a una ola de represión?

TS: La gente no tiene miedo de la represión. El gobierno nos reprimió duramente por 85 días, pero el pueblo aprendió a soportar y, hoy, existe una enorme disposición de enfrentar cualquier represión con sus propios medios. No hay miedo, sino disposición de luchar.

OS: ¿Cuál es su expectativa con relación a los próximos días de lucha contra el golpe?
TS: El presidente Zelaya, así como la OEA [Organización de los Estados Americanos], dijeron que su retorno al país sirve para abrir un diálogo con los golpistas. Pero el pueblo aquí movilizado no quiere diálogo algún con ellos. Queremos derribar a los golpistas. Cuando el presidente reasuma sus funciones, queremos que todos los diputados y funcionarios que participaron de este golpe, que son prácticamente todos, sean castigados. Por ello, la burguesía tiene horror a este tipo de movilización. Los únicos que los protegen son las Fuerzas Armadas. Pero, si el ejército es derrotado por la movilización, podrá desatarse una revolución democrática en el país, cuyas consecuencias serán destructivas para el actual Estado hondureño.

Lea también  Militares protegen a los que deforestan y quieren promover nuevo genocidio indígena en la Amazonía