Compartir

El pueblo haitiano se encuentra en una larga jornada de luchas, desde que en julio de este año, miles de manifestantes tomaron la capital para protestar contra un fuerte aumento en los combustibles.

Por Catalina Ibarra

En esta ocasión, el 17 de octubre los manifestantes volvieron a tomar las calles después que un informe del senado del país, revelara escandalosos casos de malversación de fondos de exfuncionarios del gobierno relacionados con Petrocaribe.

Esta manifestación, que se dio en el marco de la conmemoración nacional de la muerte del héroe de la independencia Jean-Jacques Dessalines, terminó siendo reprimida por las fuerzas policiales del país cobrando la vida de al menos dos manifestantes.

Según informaron las centrales de noticias, los manifestantes levantaron barricadas en distintos puntos, por lo que la policía reprimió con gases lacrimógenos; en respuesta a esto, los manifestantes se enfrentaron con piedras.

En otro incidente, la policía disparó directamente contra los manifestantes para abrir paso a la caravana presidencial.

Convocan manifestación para sacar a presidente

El descontento por los casos de corrupción se suman al malestar generalizado de la población por el alto costos de la vida y la creciente miseria en el país.

Luego de las manifestaciones de octubre, varias organizaciones han levantado otra convocatoria a protestar este 18 de noviembre, bajo la consigna de sacar fuera al presidente Jovenel Moïse.

El reciente escándalo de corrupción del proyecto Petrocaribe, se debe a que el país cuenta con un convenio con Venezuela que vende petróleo a precios más bajos para los países del Caribe. Según el informe, se gastaron más de 3.000 millones de dólares por los gobiernos del 2008 al 2016, y no se cuenta con claridad sobre las inversiones realizadas.

Lea también  Solo el socialismo podrá liberar la salud y la ciencia de las garras del capitalismo

Haití es el país más pobre de América, donde 2 de cada 3 haitianos vive con menos de 1 dólar por día; ocupando el puesto 163 de 188 países en el Índice de Desarrollo humano de la ONU.

Con una población cercana a los 10 millones de habitantes, por lo menos 2 millones y medio viven extrema pobreza; donde el desempleo sobrepasa el 50% de la población.