Compartir

Desde la LIT-CI, expresamos  nuestro dolor y solidaridad con Didier, su compañero, y a todos los camaradas de Batay Ouvriye. Reproducimos una de las notas de homenaje a la compañera Rachel, escrita por una sus antiguas alumnas. Rachel !hasta el socialismo, siempre!

Saludo la partida de Rachel Beauvoir Dominique, amiga, que fue profesora mía y para la cual tengo una afección y una admiración enorme. Antropóloga y profesora en la Universidad del Estado, Mambo (sacerdotisa Vodoun) y militante para la emancipación des pueblo haitiano. Saludo la partida de una gran dama, mujer de gran simplicidad, de extrema sensibilidad y de una inmensa generosidad.

A su retorno en Haití, luego de unos estudios de antropología en Tuffts University, Boston-USA, y Oxford, Inglaterra, Rachel ha puesto todo su conocimiento y toda su fogosidad en la búsqueda de su cultura, a la valorización del patrimonio cultural local y a la comprensión de la organización social y espacio-temporal haitiana. Al lado de su militancia sin tregua en defensa de los derechos de los trabajadores y del pueblo en general, paralelamente a su lucha permanente en la organización y la movilización tanto de los obreros que de los campesinos pobres, su enseñanza en la universidad ha permitido a muchos estudiantes (jóvenes y de mayor edad) de descubrir varios aspectos del país tanto tiempo ocultados, de reconciliarse con sus raíces, invitándolos a iniciar unas investigaciones para movilizar la memoria colectiva, siempre con una visión de transformación social.

Más allá de mi tristeza, guardaré en memoria el recuerdo de una mujer de excepción: gran intelectual pero siempre modesta y profunda. Quedará como un modelo. 

Rachel, vete en paz, del lado del sol naciente, ya que has sembrado. El conjunto de tus trabajos y de tus palabras quedará para siempre gravado en nosotros y contribuirán a seguir dándote existencia. Mi más sentido pésame a su compañero de vida y de lucha, Didier Dominique, a sus amigos y a todos los que la han sinceramente amado.

Chantal Ismé