Compartir

En mensaje de Twitter el 25 de marzo, el candidato presidencial francés Jean-Luc Mélenchon, del Parti de Gauche [Partido de Izquierda], dijo lo siguiente: “La Guyane, c’est la France! Sa souffrance et sa colère doivent être entendues!” (¡La Guayana es Francia! ¡Su sufrimiento y su rabia deben ser oídos!”) ¿Es verdad que la Guayana es Francia? No parece.

Por: Cristina Portella

La Guayana llamada francesa es una colonia de Francia en América del Sur, bajo la denominación de departamento de ultramar francés. Y como colonia es tratada por la metrópoli. El desempleo alcanza 22% de la población (entre la juventud sube a 40%), mientras en Francia es de 9,5%; mitad de sus 250.000 habitantes vive con menos de 500 euros por mes, a pesar de que los productos de primera necesidad son más caros que en la metrópoli; 15% de la población no tiene acceso al agua potable; 44% de los niños abandonan la escuela sin completar el primer ciclo; el sistema de salud está dejado en el abandono; el ambiente es degradado por la extracción aurífera; y la tasa de criminalidad es 14 veces más elevada que en Francia, contabilizando 200 violaciones por año.

Contra esta situación, los trabajadores y el pueblo pobre de la Guayana están llevando adelante una lucha muy radicalizada. Hay paralizaciones y a finales de marzo se organizó una huelga general, llamada por la Unión de los Trabajadores Guayaneses (UTG), para exigir mejores condiciones de acceso a la salud y la educación; derecho a la tierra, vivienda y empleo.

La Guayana no es la única colonia de Francia. Esta potencia imperialista todavía posee territorios en las Caraíbas [el Caribe], en América del Norte, en África y en Oceanía.

Lea también  No es lockout. ¡Es huelga!

Al contrario de Mélenchon y, claro, de todos los otros candidatos presidenciales, igualmente favorables a la mantención de la Guayana y de todos los otros territorios bajo el dominio del imperialismo francés, Philippe Poutou, candidato del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), partido dirigido por una corriente trotskista ligada a la IV Internacional, defiende el derecho de los pueblos de las colonias francesas, entre ellos, el de la Guayana, a la autodeterminación.

En un post en Twitter, él escribió: “En Guayane, le problème qui est posé, c’est celui que la population guyanaise reprenne la main sur es richesses et son économie” (“En la Guayana, el problema que se plantea es que la población retome el control sobre su riqueza y su economía”). En entrevista a la prensa (http://outremers360.com/…/presidentielle-2017-philippe-pou…/)

él aclaró: “Consideramos que los [territorios de] Ultramar son los restos del colonialismo francés y, hoy, los trazos del colonialismo francés no acabaron”. Sobre el argumento de que la población de la Guayana es francesa, él responde: “La tasa de desempleo es el doble, la tasa de pobreza es muy superior y las infraestructuras menos desarrolladas que aquí”.

“Todas las economías son dirigidas desde París”, continuó. “A fuerza de aumentar la degradación de las condiciones de vida, la pobreza, y la salud, hay apenas tres hospitales en la Guayana”.

Para Poutou, cuya candidatura apoya la lucha en la Guayana, siendo el único en ir personalmente a las movilizaciones organizadas por los guayaneses en París, en esta lucha hay un lado anticolonial porque “hay una economía dominada por el Estado francés y la población necesita decidir por ella misma”.

Traducción: Natalia Estrada