Compartir

El domingo 6 de octubre fue un día de intensa movilización y de represión militar en las comunidades indígenas de la región sierra y de la amazonia.

Por Luis Y., del MAS.

Las carreteras principales del país se encuentran bloqueadas, entre ellas la Panamericana, que cruza el país de norte a sur. El servicio transporte es irregular en las ciudades, sobre todo en la sierra y en la amazonia, los productos de primera necesidad suben de precio y empiezan a escasear.

Producto de la represión hubo dos indígenas asesinados en Imbabura, al norte de Quito, un muerto en Molleturo-Cuenca. Ya son 477 detenidos y existen decenas de heridos de gravedad.

Cabe destacar la brutalidad con la que se reprimió en la Esperanza-Imbabura, donde los militares ingresaron con bombas y disparos. Entraron en casas. Pero también la resistencia fue valerosa.  En otras localidades como en la vía Puyo-Macas 200 militares ingresaron al territorio comunitario disparando bombas lacrimógenas, sin importar la presencia de mujeres, niños, jóvenes y ancianos.

Frente a la arremetida, la CONAIE ha declarado el “estado de excepción” en los territorios indígenas, indicando: “Militares y policías que se acerquen a territorios indígenas serán retenidos y sometidos a justicia indígena”, apelando a su autodeterminación.

Esta medida de resistencia ha dado como resultado que el número de detenidos por el movimiento indígena aumente a alrededor de 50 militares. Frente a esto, el ministro de Defensa Oswaldo Jarrín ha respondido en cadena nacional diciendo que “no hay territorios indígenas, el territorio es del Estado ecuatoriano”, llamando al pueblo a “no desafiar ni agredir a las Fuerzas Armadas”, porque “tienen derecho a la autodefensa, como todos los ciudadanos”. Luego de las declaraciones, el Centro Histórico de Quito fue militarizado por tanquetas de guerra.

Por su parte, el Colectivo Unitario que aglutina al FUT y a la CONAIE ha ratificado el llamamiento a la “huelga, el paro y el levantamiento popular” para “detener el paquetazo neoliberal” para el día miércoles 9 de octubre. Para esto, se está organizando la llegada de miles de indígenas a Quito.

Lea también  Ecuador | ¡El paro nacional del pueblo sigue!

La consigna que se plantea es “NI MORENO, NI CORREA, NI NEBOT, NI LASO, LA LUCHA ES CONTRA EL PAQUETAZO”.

Desde el MAS, adherimos a la campaña de recolección de alimentos para el movimiento indígena en el sur de la ciudad y nos sumamos junto a la CUTCOP al llamado a la gran movilización que se dará el 9 de octubre.

¡Viva la huelga, el paro y el levantamiento popular! ¡Fuera Lenin! ¡Fuera el FMI! ¡Abajo el paquetazo! ¡Que la crisis la paguen los ricos! ¡Por una alternativa obrera campesina y popular basada en Asambleas populares!