Compartir

Especial para el website de la Liga Internacional de los Trabajadores

En primer término Tania, enviarte nuestro abrazo solidario y ofrecerte nuestra ayuda en lo que esté a nuestro alcance. Así como, desde la LIT apoyamos el llamado de la plataforma Yo También Exijo a la actividad del 30 de diciembre pasado (manteniendo nuestras propias posiciones), hemos denunciado las calumnias de los agentes del régimen  y también tus sucesivas detenciones.

 

Creo que fuimos la única corriente organizada de la izquierda que se sumó al llamado y por ello nos sentimos muy orgullosos, pues aunque la actividad no se realizó se ha abierto un importante debate en la izquierda y sobre todo entre la población cubana. Queríamos hacerte esta segunda entrevista para completar la que te habíamos realizado antes del 30 del diciembre. 

 

1)      ¿Podrías recordarle a los lectores del website de la LIT los objetivos planteados por la plataforma #Yo TambiénExijo para la concentración del 30 de noviembre a las 3:00 pm?

 

El objetivo era muy sencillo:  Demostrar que el pueblo cubano estaba también a la altura del momento histórico que le han propuesto los gobiernos de Cuba y de Estados Unidos, un momento de tolerancia pacífica hacia opiniones diferentes y de participación auténtica como ciudadanos en su destino como Nación.

 

2)      Desde que llegaste a Cuba hubo mucha presión para que desistieras de la obra. Cuáles fueron los argumentos y de parte de quién vinieron?

 

Habían tres argumentos:  Que no era el ´momento adecuado´, que la duración de la obra no la decidiera el público sino que fueran sólo 90 minutos y que los organismos del gobierno en la figura de las instituciones culturales no iban a permitir lo que ellos llaman ´disidentes´ en la obra.

 

El argumento del ´momento adecuado´ ha sido el más utilizado durante los años de la Revolución, culpabilizando la opinión y la duda que uno pueda tener sobre algo, alegando el daño al país que uno pueda hacer al expresar esa opinión o duda en un momento que no es ´adecuado´ lo que sucede es que nunca es el ´momento adecuado´.  Recuerdo como algo histórico el momento en el que Fidel dijo que había que hacer una rectificación de errores a raíz de los eventos en la antigua Unión Soviética fue una pequeña ventana para que las personas dijeran en público lo que decían en privado y en voz muy baja. Pero muy rápidamente se volvió al argumento del ´momento adecuado´ pues teníamos muchos enemigos. Hoy con el anuncio del proceso para restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos ese ´enemigo´ ya no se nos presenta como tal y por eso el performance asumía que ya no había que esperar por una directiva gubernamental para preguntar, dudar o decir lo que se piensa en público.

 

Con el segundo argumento yo estuve de acuerdo, pensé que quizás con 90 intervenciones se podía hacer una buena estadística de opiniones.

 

El tercer argumento: El derecho de admisión a un performance dentro de una institución cultural debido a una opinión sobre la realidad que fuera diferente o cuestionara la versión oficial, es una idea que yo no comparto y que específicamente en este caso va en contra de los preceptos de la obra. Más allá que me parece desafortunado criminalizar un comportamiento que todavía no ha existido y que sólo se imagina de manera predispuesta y prejuiciada por un funcionario.  Aún así yo le dije que él podía si quería convocar a estudiantes y trabajadores con opiniones que alabaran la revolución y que podrían ser mayoría incluso le reté a invitar a uno de los ´cinco héroes´, él no aceptó. La propuesta de esta obra era que se sumara el cubano de a pie que no es el que entra a las instituciones culturales que además como el Museo Nacional de Bellas Artes no son gratis. La idea de la Revolución siempre fue que las instituciones culturales son públicas, no son un espacio para una élite aburguesada, al menos eso fue lo que se me enseñó en la escuela de arte en Cuba, que el arte era para todo el pueblo.

 

3)      Ha circulado mucho por internet, sobre todo por los defensores del régimen una entrevista a   Rubén del Valle donde él explica por qué las instituciones culturales del régimen no te apoyaron. ¿Nos puedes contar que fue lo que realmente pasó en la entrevista con este funcionario?

 

Una cosa que para él era reflejo del carácter ´contrarrevolucionario´ de la propuesta era que se había generado en las redes sociales.  Hay un miedo muy grande al internet, a todo lo que se genere por entusiasmo, como fue la plataforma #YoTambienExijo y a todo lo que pueda parecerse a un movimiento social.

 

Yo recuerdo en 1994 cuando se me llamó la atención por haber impreso un periódico, lo cual es todavía ilegal en Cuba, que el funcionario me decía, después de agotar todos los argumentos estéticos, que en fin lo que a ellos les preocupaba es el poder de convocatoria que yo había generado con el proyecto. Yo nunca entendí, como no entiendo ahora, por qué el gobierno le tiene miedo a que un grupo de personas sin filiación ni agenda política se expresen en un foro que no es controlado por las instituciones centrales de gobierno. A mí no me parece que tenga que ser el gobierno el dueño del concepto de Revolución y el que administre las cuotas de entusiasmo en todo un país.

 

Una cosa que me disgustó mucho entonces fue que el tono abierto, honesto y negociador en nuestras dos conversaciones con el Presidente del Consejo de las Artes Plásticas fuera evaluado en su nota pública institucional como intransigente de mi parte y casi hasta caprichoso, donde se obviaba que yo había incluso propuesto  en la segunda reunión hacer el performance en otro lugar porque La Plaza no me parecía que representaba al cubano de a pie sino a los centros de poder central y a los turistas. Después entendí que esa falsa caracterización de mi persona se había hecho para basar los subsiguientes intentos de difamación sobre mi persona en algún antecedente. No se dijo ni se dice por ellos que yo había realizado gestiones para buscar permisos legales por varias vías.

 

Lea también  Represión a una marcha lgbt en Cuba: dictadura y homofobia en el régimen castrista

Lo que a mí más me afectó de las dos reuniones con Rubén del Valle fue ver que conversaba con alguien que tenía como su prioridad no perder su puesto de trabajo y que ese miedo travestido en argumentos insostenibles era quien conducía toda la conversación.

 

4)      ¿Te extraña la posición de la UNEAC?

 

Me tomó por sorpresa pero no me extrañó. Anteriormente he escuchado los mismos argumentos con otros intelectuales. Lo que me dejó muy desilusionada es que dijeran ´supuesto´ performance porque estaban desviando la posible conversación y eliminando un espacio de diálogo para el análisis estético al sentenciar el performance propuesto como noarte. Me desilusionó que la Unión de Escritores y Artistas de Cuba criminalizó y juzgó sin haberme llamado como miembro al menos a preguntarme, a comprobar y sacar sus propias conclusiones. Me desilusionó que sacaron una nota a nombre de todos pero que nadie firmó.

 

Todo esto también me hizo ver que la respuesta a mi propuesta fue colegiada y que se había preparado antes que incluso yo llegara al país. Se desató una política de ´respuesta rápida´ cultural  que está ya establecida para casos donde la persona hace preguntas o propuestas incómodas. Por eso yo devolví la Condecoración de la Cultura y renuncié a mi membresía de la UNEAC.

 

5)      ¿Podrías explicar por qué razones no se realizó la actividad?

 

Porque el gobierno cubano tiene miedo de lo que no puede controlar.

 

6)      ¿Cómo fue tu detención el 3003? ¿Cómo fue el trato de los agentes de seguridad del Estado? ¿Cuál era el objetivo de su interrogatorio?

 

Llegaron a las cinco de la mañana a tocar la puerta, habían agentes dentro y fuera del edificio y delante de mi puerta. Ellos nunca dijeron que tenían una orden de detención ni una orden de registro por lo tanto yo no abrí la puerta, lo cual es mi derecho de inviolabilidad del domicilio. A las 12:25 abrí al ver que no se iban y les dije que dejaran ir a mi mamá a llamar por teléfono pues habían cortado las líneas del celular y las del teléfono fijo para suspender la actividad y evitar así que sucediera algún acto irreparable. Ellos dijeron que lo harían, incluso les entregué el papel que mi mamá leería, pero nunca lo hicieron. Cuando me llevaron fue bajo el supuesto de conversar conmigo y le dijeron a mi madre que volvería en una hora y media o dos (yo pensé que el objetivo era que pasara la hora del performance para evitar que sucediera) pero al llegar a la estación me piden que pase a cambiarme de ropa y me ponen el uniforme de presa. Todo esto fue filmado sin mi consentimiento y no se sabe para que lo usarán.

 

El trato fue bueno pero me di cuenta que era ´demasiado bueno´ casi un teatro donde ellos no cometerían ningún error que pudiera usarse en su contra, pero se equivocaron en algo, ese buen trato como por ejemplo agua caliente para bañarme en la mañana sólo me lo dieron a mí, no a la otra presa que estaba en la celda conmigo o cuando el día primero entraron a la celda a una mujer borracha y la sacaron inmediatamente pidiéndome perdón, lo cual me hizo sospechar que la otra presa que intentaba ´conversar´ conmigo y crear una empatía aún cuando yo le había dicho que me disculpara que no quería hablar con nadie, muy probablemente era una técnica de interrogación. 

 

El objetivo del interrogatorio era que yo confirmara cosas que son mentiras y que son la única manera en la que el gobierno ve cualquier proyecto que cuestiona; básicamente querían confirmación de que mi proyecto y la Plataforma habían sido ideados desde las oficinas de la C.I.A. lo cual me pareció un insulto no sólo a mí y a los creadores de la Plataforma, sino un insulto a los miles de cubanos que querían que se hiciera el proyecto, que trabajaron de forma voluntaria y que daban no dinero sino su tiempo de sueño y sus ilusiones para este proyecto. No puede ser que lo que busca y acepta el gobierno de los cubanos es su dinero y no sus ideas.

 

7)      ¿Esperabas que el régimen decidiera detenerte?

 

Pensábamos que no me iban a dejar entrar al país, desde que entré había un ambiente hostil hacia mí como por ejemplo una persona con carnet de prensa nacional tirándome fotos en el aeropuerto sin mi autorización a quien le pedí que no lo hiciera más y continuo haciéndolo. Ahora, una vez que las instituciones culturales se desentendieron de las consecuencias de mi performance sabía que la detención y la maquinaria de descrédito reduciéndome a una traidora eran una posibilidad muy clara.

 

8)      Hubo una serie de detenciones en masa el 3003, los números varían entre 18 y 50 ¿Tienes idea de cuantos detenidos pudo haber el 30? ¿Te explicaron o les explicaron las razones por las que se encontraban detenidos?

 

A mí me llegó una lista de más de veinte personas. Llamé a los teléfonos que pude conseguir unos cuatro ya habían regresado o no los habían dejado salir de sus casas, pero la inmensa mayoría estaba todavía presa una veintena. Averigüé dónde estaban y fui para allá a preguntarle al jefe de la unidad cuáles eran las razones. Fui con la esposa de uno de los detenidos, al único que conocía, los demás eran nombres que oía por la primera vez, cosa que trató de usar la Seguridad del Estado como razón para que yo no me interesara por ellos a lo cual yo respondí que era al público de la obra a quien habían metido preso. A mí también me desilusionó mucho ver la ética anti-solidaria que me proponían como la correcta, cuando esos no fueron los principios en los que se ha basado mi educación ni los ejemplos que nos ponían en la escuela de los héroes que deberíamos venerar. Como si la única solución ética posible era no ser ético. 

 

Lea también  Represión a una marcha lgbt en Cuba: dictadura y homofobia en el régimen castrista

9)      ¿Puedes explicarle a los lectores la serie de detenciones que sufriste después del 3003? Si ya había pasado la fecha de la convocatoria, por qué seguían deteniéndote?

 

Pues me volvieron a detener el día 31 a unas pocas horas de mi salida porque al enterarme que habían personas detenidas debido a causa de la participación en el performance yo convoqué una nueva ida a La Plaza hasta que los sacaran. Esa fue la segunda vez que estuve sólo unas horas detenida y donde ellos me dijeron que la persona por la que había preguntado ya estaba libre, les pregunte tres veces si todos estaban libres ellos me dijeron que si, pero era mentira pues al otro día como te comentaba antes, me llegó una lista de una veintena de personas.

 

La tercera detención fue al tratar de averiguar con el jefe de la unidad sobre los nombres de la lista que tenía. Siempre alegan que hay escándalo público lo cual no es cierto, allí llegó un grupo, quizás una docena de personas entre los cuales estaban dos familiares más de personas presas y nadie gritó nada ni hizo ningún escándalo. Yo le pregunté al Mayor que me atendió que me mencionara la ley por la cual no se podía estar en la entrada de la unidad de detención a la hora de la visita a los prisioneros. Y si existía, que me dijera a cuántos metros debíamos estar para que fuera legal. Nunca me respondió ni él ni el agente de la Seguridad del Estado que vino muy grosero a tratarme despóticamente.

 

He estado preguntando a muchas personas sobre las leyes cubanas y lo que he sacado como conclusión es que se necesita un sistema transparente por el cual el ciudadano de a pie conozca las leyes y pueda participar en su creación o modificación, porque se sabe que no conocer la ley no te exime de que sea ejercida sobre ti, pero actualmente es muy difícil conocer las leyes cubanas.

Hay en Cuba mucha vulnerabilidad legal.  Constitucionalmente, el Partido Comunista es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado. La democracia participativa que formalmente se propugna a través de los órganos de Poder Popular no garantiza participación real y efectiva de los ciudadanos. Las organizaciones políticas tienen mucha más influencia que los poderes judiciales.

 

10)   ¿Por qué crees que el régimen actuó de esta forma?

 

Porque no fue algo planificado por ellos.

 

11)   Se te acusó de “querer arruinar las nuevas relaciones entre Cuba-USA”, de ser “contrarrevolucionaria” y de recibir apoyo de agencias extranjeras? ¿Tienes algo que decir sobre eso? 

 

Todo eso es absolutamente mentira, no son más que respuestas gastadas y automáticas que se dan antes de comprobarse, lo cual me parece de una irresponsabilidad legal inmensa y de una bajeza moral que no es digna de una Revolución.

 

12)   Con tu detención se desencadenó un movimiento de solidaridad y de denuncia muy importante, con una gran resonancia en la prensa mundial, que incluyó editoriales del New York Times y del Washigton Post, pero lo que me parece más importante fue la carta dirigida a Raúl Castro y firmada por casi mil intelectuales, activistas y ciudadanos. ¿Existe registro anterior de una actividad de solidaridad tan extendida y tan rápida con una persona detenida en Cuba?

 

No lo sé pero ahora que lo dices así me recuerda aquéllas declaraciones de Sartre y de las respuestas que tuvieron los intelectuales de izquierda a medidas como la detención y encarcelamiento masivo de homosexuales en las UMAPs y algunas otras decisiones desatinadas, por las que de hecho todavía el gobierno no ha dado sus disculpas.

 

13)   Nos llama la atención que esta misma carta si bien tiene muchas firmas de cubanas y cubanos, muy pocas de estas personas residen actualmente en Cuba. ¿Tuviste algún apoyo a lo interno de Cuba? ¿De quiénes?

 

Muchas personas no tienen un acceso fácil al internet, algunos me llamaron para que se incluyera sus nombres, no sé cuántos lo supieron. Pero lo que ha estado claro a partir de esta experiencia es que existe también una parte de los artistas que van a proteger la posibilidad que le da ´estar bien´ con el gobierno para tener acceso a los coleccionistas norteamericanos que vendrán a buscar su ´nueva´ mercancía cultural, para tener acceso al ´nuevo boom´ de arte cubano que inevitablemente vendrá y los hará ricos.  Lo más triste es que los que no han mostrado apoyo han sido los artistas que ya tienen muchos privilegios en Cuba y mucho dinero, a quienes de hecho no les afectaría posicionarse y hacer algo con sus privilegios. Ahora esto también responde a una política institucional donde se estimula el uso de una estética contemporánea pero sin el aparato crítico que supone, se hace arte público sin ser político, se hace arte comunitario sin ser social,  se hace arte sobre la vida cotidiana sin cuestionar, en fin la política institucional es de un manierismo vacío bajo supuestos argumentos universalistas que no son más que una evasión de la responsabilidad social del artista.

 

Lea también  Represión a una marcha lgbt en Cuba: dictadura y homofobia en el régimen castrista

Por suerte hay un gran grupo de artistas jóvenes en su mayoría que todavía quieren y creen que el arte es algo más que una fuente de ingreso de dinero y que quieren ser parte de una sociedad que se piensa a sí misma desde nuevas perspectivas.

 

14)   De lo que pudiste notar: ¿Cómo fueron recibidos estos hechos en el interior de Cuba por la población que no es cercana al medio artístico intelectual? , ¿Crees que se ha enterado de lo sucedido?

 

Cuando estábamos anunciando la obra le pedimos a los cubanos que nos seguían que le avisaran a sus amigos y familiares. Se mandaron tantos SMS que la empresa telefónica, única y estatal, hizo una declaración pública sobre los SMS no deseados y contrarrevolucionarios a sus clientes. Pero aunque haya llegado o no a muchos creo que todavía hay miedo. Es triste una revolución donde sus ciudadanos tienen miedo.

 

Con la difusión en la prensa especialmente de Miami después del 30 de diciembre hay más personas que lo saben y que lo comentan porque aquí circula mucho de forma underground, la copia de esos programas de noticias. Pero, hay que entender el gran control que tiene el gobierno sobre la información, es su bastión más fuerte porque es así como le infunden miedo a las personas. Es el resultado de cincuenta y siete años diciendo las cosas a media y rellenando los vacíos informativos con propaganda. A mí me ha afectado algo muchísimo, le hablaba el otro día a alguien en la calle y mencioné la palabra derechos humanos y enseguida palideció y me pidió por favor que no la metiera en problemas y que eso era un invento de los enemigos de Cuba, yo todavía no salgo de mi tristeza.

 

15)   En una de las comunicaciones de la Plataforma se informa que tu caso será analizado en los próximos días por un fiscal. Eso qué significa en concreto? ¿Hay un proceso judicial abierto en tu contra? ¿Cuáles son los próximos pasos en este ámbito? 

 

Después de preguntarles me dijeron que el fiscal tenía diez días hábiles para decidir si se procedía a juicio, si él decía que sí tenía que buscar un abogado que me representara y habían sesenta días para preparar el caso. Me he reunido con varios abogados, no es fácil que un abogado que trabaja para el estado que son los únicos que me pueden representar prepare una defensa contra el estado. Uno de los abogados que vi me dijo que él pensaba que no llegaría a juicio por el despliegue mediático y porque así procedían siempre con este tipo de delito de conciencia para dejar abierto el caso y en cualquier momento volverlo a sacar. Para mí lo más importante es no irme de Cuba hasta que todo esté legalmente finalizado.

 

16)   ¿Cuáles son los próximos pasos de la plataforma Yo También Exijo?

 

Hemos comenzado a abrirnos un poco más a los temas que trataba la performance, como libertad de expresión y justicia social, siempre desde una posición pacífica y de tolerancia. Estamos viendo a otros artistas en Cuba a quienes les han expulsado del trabajo por querer participar en el performance, otro artista que está preso por querer hacer unan obra pública, en fin represalias por decir algo que no es lo que quiere ser escuchado por el gobierno.

 

En #YoTambienExijo exigen justicia no para mí, sino para todos los que por su arte, por su palabra y su opinión son perseguidos, denigrados o incluso asesinados como tristemente ha ocurrido en París. El arte debe ser libre y su protección, garantizada por los gobiernos aunque les incomode.

 

En mi caso particular quiero concentrarme en que se cree una ley para que las personas puedan pedir permiso y se les dé, para manifestarse ya sea cultural o políticamente en el espacio público sin tener que ser sugeridas o gestionadas desde los órganos centrales del Estado.

 

17)   ¿Algún mensaje final para los lectores del website de la LIT?

 

Dar mi agradecimiento en nombre de la plataforma #YoTambienExijo por el apoyo y el espacio para conversar sobre la actualidad de Cuba, especialmente sobre nuestras inquietudes en temas de la justicia social y las nuevas redistribuciones de paradigmas en Cuba.