Compartir

La noche del 18 de marzo del presente año el líder Bribri, Sergio Rojas fue cruelmente asesinado en su hogar en el territorio indígena de salitre, su tierra natal. Durante varios años él, junto a muchas personas del territorio, participaron de recuperaciones de tierras que se encontraban en manos de usurpadores no indígenas. Estos usurpadores se encontraban en posesión de grandes extensiones de tierra las cuales pertenecen al pueblo Bribri de Salitre.

Por: Ángel Molina

Rojas fue uno de los principales líderes en la recuperación de estas tierras y la denuncia de la usurpación de los terratenientes. Él y otros dirigentes fueron víctimas de amenazas de muerte e intentos de asesinato en varias ocasiones. Debido a los acontecimientos violentos presenciados en la comunidad, a las múltiples peticiones del pueblo Bribri y de las Naciones Unidas para que el gobierno de Luis Guillermo Solís interviniera, sus acciones fueron insuficientes y hasta nulas en la resolución del conflicto, lo que permitió que en los años siguientes la violencia continuara hasta el asesinato de Rojas.

Sin embargo, Salitre no es el único territorio en el que hay recuperaciones de tierra. Muchos otros se han lanzado a la lucha por recuperar sus tierras ancestrales, entre estos: Cabagra, Térraba, Rey Curré, Boruca, China Kichá, entre otros. Al igual que en Salitre, en estos territorios se han dado enfrentamientos en menor o mayor grado. Tal es el caso de Cabagra, en el que muchos de sus líderes han sido amenazados, quemando ranchos y agrediendo personas. Las luchas de los pueblos indígenas se dan contra la minería, los proyectos hidroeléctricos, el monocultivo, la caza furtiva y la tala ilegal dentro de sus territorios ancestrales. Además, los Bribri y Cabécar en Talamanca, así como el pueblo Broran en Térraba luchan por el derecho a la cedulación, al tránsito transfronterizo del pueblo Ngäbe y a una educación tradicional de todos los pueblos indígenas.

Lea también  Costa Rica | #12S Libertad para Daniel Ruiz

Tales poblaciones son un ejemplo de resistencia. Sergio Rojas es uno de los muchos luchadores que han sido asesinados por defender sus derechos en este país y en Centroamérica, donde el gobierno funge como cómplice. Exigimos justicia para Sergio Rojas y repudiamos la campaña de desprestigio que se ha levantado contra este gran luchador.

La Fiscal General Emilia Navas y Carlos Alvarado deben destinar todos los recursos para garantizar que la muerte de Sergio Rojas no quede impune. Es necesario articular todo el apoyo en defensa de las comunidades indígenas y la solidaridad de todo el movimiento social y popular con la lucha por la recuperación de los territorios indígenas, lucha por la que entregó su vida Sergio Rojas y que hoy más que nunca debe continuar.

¡Sergio vive! ¡La lucha sigue y sigue!

¡Juicio y castigo para sus asesinos!