Compartir

A partir de la escalada en las muertes violentas en el país, ya sean ligadas a la venta de droga o los mismos femicidios, se ha desatado una oleada de declaraciones anti inmigrantes por parte de los principales precandidatos presidenciales.

Por: SocialismoHoy – San José de Costa Rica

Estos buscan culpar a los extranjeros del creciente número de asesinatos ligados a la venta y trasiego de drogas, y utilizar el discurso del “combate” al narco para aumentar las deportaciones y restringir aún más la entrada y estancia de personas extranjeras, sobre todo nicaragüenses, en el país.

Ejemplos de esto fueron las posturas de los cuatro precandidatos del Partido Liberación Nacional en el debate previo a la Convención Interna en donde se abogó por una disminución a la recepción de migrantes. También los coqueteos de Otto Guevara con la campaña xenofóbica de Donald Trump y el llamado de Piza en redes sociales (twitter) a hacer un gobierno que reafirme a los ticos como “Dueños de la Casa” y que haga cumplir a los extranjeros las “reglas que fija el dueño”.

 

El presidente Solís, más allá de rechazos puntuales como el de tres mexicanos supuestamente ligados al Cartel del Sur de México que aterrizaron en un jet privado, aumentó las deportaciones de nicaragüenses y fortaleció la vigilancia en los controles fronterizos para prevenir su entrada al país.

Aunado a esta postura anti-inmigrante, también se ha instalado un discurso pro mano dura de parte del gobierno y todos los partidos burgueses, que busca fortalecer aún más la policía.

A este llamado incluso se sumó el Frente Amplio, cuyo diputado, Gerardo Vargas, propuso, junto al Ministro de Seguridad y al Magistrado Celso Gamboa, una reforma al Código Procesal Penal para que los jueces puedan dictar prisión preventiva a delitos en donde no medien actos violentos tal y como la venta al menudeo de drogas.

Lea también  La violencia contra los chalecos amarillos y la necesidad de la autodefensa

Desde el Partido de los Trabajadores denunciamos este giro xenofóbico y pedido de mano dura en los discursos de los precandidatos presidenciales como una falsa solución al problema de la inseguridad vivido en las calles y barrios populares de nuestro país.

Para nosotros, si no se resuelven problemas como el desempleo masivo, los salarios de miseria de las endeudadas familias trabajadoras y su falta de acceso a vivienda, educación, salud, deporte y arte, no cesará la violencia ligada a la venta de drogas y el narcotráfico.

Mientras los capitalistas y sus gobiernos sigan condenando a cientos de miles de jóvenes a la pobreza y el desempleo, estos seguirán cayendo en las manos de bandas narco, haciendo millonarios a sus líderes, mientras pierden su vida haciendo de vendedores, mulas y sicarios.

Denunciamos la hipocresía del gobierno y los grandes partidos empresariales que al mismo tiempo que culpan a los migrantes de la violencia y fortalecen la represión policial en contra suya y de la juventud de los barrios pobres, permiten que en el país los grandes empresarios evadan cientos de miles de millones de dólares y que ricos narcotraficantes laven otro tanto y se den la gran vida disfrutando de la más completa impunidad.

También, acuerdan políticas que empobrecerán aún más a las familias trabajadoras como el acuerdo entre el PAC y Liberación y el Frente Amplio para aumentar el actual Impuesto de Ventas y convertirlo en Impuesto sobre el Valor Agregado que encarecerá duramente el costo de la vida.

El acuerdo entre el Gobierno y los empresarios para reducir los salarios de la clase trabajadora, negando el pago del salario mínimo, congelando los aumentos salariales 0 inclusive disminuyendo las negociaciones salariales del salario mínimo en el sector privado, de dos a una por año.

Lea también  CSP-Conlutas lanza carta abierta defendiendo la huelga general contra la reforma de la previsión

Y, como si no bastara, también está el acuerdo respecto al aumento de un 1% en la deducción salarial del aporte obrero a las pensiones y la discusión de una nueva reforma que busca disminuir el monto de la pensión y aumentar el aporte de los trabajadores.

No permitamos que los políticos de los grandes partidos empresariales nos engañen con sus discursos anti inmigrantes y de mano dura; ellos, junto a los empresarios, son los verdaderos causantes del incremento en la violencia ligada al narco por generar más pobreza y desempleo con sus políticas.

Artículo publicado originalmente en socialismohoy.com – Costa Rica, 25 de julio de 2017.-