Compartir

La situación del acceso a la vivienda para la clase trabajara cada vez es más complicada en el país.

Por Jouseth Chaves, del PT-Costa Rica

El aumento de la pobreza genera que las nuevas familias no tengas posibilidades de obtener una casa propia, por lo que deben dedicar varios salarios para poder alquiler una casa, compartirla con varias familias o recurrir a caseríos en precarios.

Según los datos oficiales hay un déficit en más de 313 mil viviendas en el país, las cuales necesitan reparaciones o ampliaciones o ser reconstruidas en su totalidad y se estima que para lograr superar los problemas de hacinamiento se deberían construir unas 32 000 nuevas viviendas, justamente porque en ellas vive más de una familia.

Desgraciadamente para el gobierno que hayan más de trecientas mil viviendas con problemas no es prioridad. Recientemente anunció una política de vivienda en la que pretenden abarcar únicamente 44 000 mil viviendas en el periodo del gobierno de Carlos Alvarado, mediante créditos especiales y bonos.

Situación en Los Chiles es crítica

Los Chiles encabeza la lista de cantones con las peores condiciones de vivienda del país, de las cerca de 6 500  viviendas que hay en el cantón, más del 60% están en malas condiciones, mientras que casi un 15% están en condiciones de hacinamiento, donde habitan hasta 4 personas por habitación.

Esa situación se agrava aún más en las comunidades cercanas a la línea fronteriza con Nicaragua, en comunidades como El Triunfo de Medio Queso, el 100% de las viviendas están mal estado, y otras como Coquital, Hernández, Santa Fe, el porcentaje de viviendas en mal estado es muy alto.

Lea también  La deuda pública según el Marxismo (2da parte)

La situación de vivienda en Los Chiles no tiene solución si no es mediante la inversión del Estado, ya que los bajos salarios no les permiten acceder a un préstamo o tener posibilidades de ahorro a pesar de trabajar hasta 10 horas por día.

La única forma de poder solucionar los problemas de vivienda de las familias más pobres es mediante la asignación de un presupuesto estatal adecuado, que logre dar viviendas dignas a las familias trabajadoras.